Pasar al contenido principal

7 grandes diferencias en las propuestas económicas entre PSOE y Unidas Podemos de cara a su Gobierno de coalición

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.
Pedro sánchez y Pablo Iglesias firman su preacuerdo para formar Gobierno. REUTERS/Sergio Pérez
  • El próximo Gobierno de coalición tendrá que encajar dos modelos económicos, que aunque se enmarcan dentro de unos partidos del bloque progresista difieren en algunos aspectos importantes. 
  • PSOE y Unidas Podemos firmaron este martes un acuerdo de Gobierno para la próxima legislatura.
  • Los límites a los precios del alquiler, derogar la reforma laboral o la mochila austriaca son algunos de los principales escollos entre los dos partidos.
  • Otros puntos donde no convergen sus programas son el impuesto a la banca o el futuro de Bankia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los problemas que oculta el abrazo.

El preacuerdo de Gobierno de coalición firmado por los candidatos de PSOE y Unidas Podemos, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, recoge en un documento unas líneas maestras sobre cómo afrontar la próxima legislatura, esta vez sí, con ambos sentados en el mismo Consejo de Ministros como presidente y vicepresidente, respectivamente.

Pero no todo es color de rosa para la coalición. La materia económica se planta frente a ellos como un escollo para llegar a acuerdos, con posiciones radicalmente distintas en materias como las pensiones, la vivienda, los impuestos o la reforma laboral. Programas distintos para dos partidos, PSOE y Unidas Podemos, destinados a darse la mano.

El proceso de negociación dejará en evidencia el enfrentamiento entre la ortodoxia económica impuesta por Bruselas, representada por Nadia Calviño, y las políticas contra la austeridad y la reforma laboral de Pablo Iglesias.

Los dos líderes, que ocuparán sendas vicepresidencias del Gobierno, tendrán que aprender a entenderse. Estos serán los temas en los que más les costará hacerlo:

La reforma laboral

Pablo Iglesias, en un pleno del Congreso, frente al ahora expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.
Pablo Iglesias, en un pleno del Congreso, frente al ahora expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. REUTERS/Paul Hanna

Una de las materias más discutidas en los últimos tiempos

Derogar la reforma laboral fue uno de los principales impedimentos para firmar un acuerdo tras las elecciones del 28-A. El PSOE apuesta por elaborar a largo plazo, mediante los sindicatos y la CEOE, un nuevo Estatuto de los Trabajadores y "de forma inmediata" también dialogar para "derogar, durante el primer año de legislatura, los aspectos más lesivos de la reforma laboral".

Leer más:4 motivos por los que el Banco de España asegura que la reforma laboral no ha reducido la temporalidad y la desigualdad

Las medidas que propone Unidas Podemos en materia laboral son más concretas que las del partido liderado por Pedro Sánchez. La formación aboga por derogar no sólo la reforma laboral de Mariano Rajoy (2012), sino también la de 2010 de José Luis Rodríguez Zapatero.

Además de los "elementos lesivos" para la imagen socialista, la formación morada apuestan por derogar las facilidades de despido y el abaratamiento de su coste, materias en las que el PSOE no se ha mojado hasta el momento.

Las pensiones

Pensionista
REUTERS/Albert Gea

La revalorización de las pensiones según el IPC, una de las mayores reclamaciones de las manifestaciones de jubilados, está presente en los dos programas. También coinciden en que se incrementen las pensiones mínimas y las no contributivas. Pero con diferencias.

Unidas Podemos reclama que se garantice "por ley" por el momento para, en un futuro, "blindar esta garantía constitucionalizándola de forma expresa".

El PSOE, por su parte, no entra tanto en detalle en medidas concretas y detalla que propondrá ante el Pacto de Toledo este blindaje en la Constitución. Hasta que se llegue a un acuerdo, promete la revalorización según los precios.

Leer más: El Gobierno espera tener unos nuevos Presupuestos a principios de 2020: pensiones, funcionarios y comunidades, los más afectados si hay otra prórroga

El PSOE subraya por su parte la reducción de la brecha de género en las ayudas. Unidas Podemos se distingue con políticas como la derogación del factor de sostenibilidad, que entrará en vigor en 2023 si nada cambia; que se pueda elegir libremente los años de cotización y eliminar las penalizaciones a la jubilación anticipada de los trabajadores con más de 35 años de cotización, entre otras.

Todas estas medidas aumentarían el gasto que el Estado tiene que invertir en el sistema de pensiones, que ya cuenta con un importante déficit (unos 16.000 millones de euros). Para aumentar los ingresos, Unidas Podemos sugiere revisar las reducciones y bonificaciones a las empresas que paga la Seguridad Social y eliminar los topes máximos de cotización, que limitan la aportación de los salarios más altos pero que luego también tienen establecido un tope de pensión, entre otras medidas.

Vivienda

airbnb busca nuevas opciones de negocio el alquiler de larga duración
Getty Images

En materia de vivienda hay diferencias incluso más importantes. En lo relativo a los costos, Unidas Podemos propone limitar el crecimiento del precio de los alquileres entre contrato y contrato, uno de los principales puntos de fricción entre las formaciones en su pacto presupuestario de la pasada legislatura.

El PSOE, por su parte, todavía confía en el índice estatal para controlar la evolución de los precios del alquiler, pero Unidas Podemos defiende intervenir el mercado del alquiler para impedir subidas abusivas mediante el control de precios e implantar un contrato de arrendamiento indefinido, "estableciendo causas claras de rescisión justificada".

Leer más: El precio del alquiler ha subido 30 veces más que el salario en los últimos 5 años

 

Los de Pablo Iglesias también son más ambiciosos en sus planes para incrementar el parque público. En concreto, Iglesias considera que se debe incrementar en 50.000 viviendas al año, durante toda la legislatura, el parque de vivienda en alquiler social. El PSOE, por su parte, recalca que quiere impulsar la promoción de vivienda pública con 10 veces menos perspectivas: 5.000 al año durante 4 años.

El programa de los socialistas plantea la cesión de suelo público durante 50 años a empresas o cooperativas para la construcción de viviendas de alquiler asequible. Esta medida, que ya se ha experimentado en otros gobiernos, puede acabar con los pisos en manos privadas a menos que la protección sea perpetua

Unidas Podemos rechaza estos planes de colaboración público-privada en su programa electoral, abogando por la paralización y reversión de la privatización de viviendas públicas y la venta de suelo público.

Bankia

José Ignacio Goirigolzarri, presidente ejecutivo de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente ejecutivo de Bankia. Bankia

Uno de los escenarios de mayor conflicto entre los equipos negociadores de ambos partidos es el relativo al futuro de Bankia, cuya cotización lideró las caídas en el Ibex este martes.

Podemos propone "impedir su inminente privatización" y relevar de sus funciones al presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri. La formación morada tiene una idea propia de "lo que debe significar la banca pública" en España, por lo que reclama que una mayoría del Congreso elija a un nuevo presidente que no permita más puertas giratorias en el banco.

Leer más: Así ha logrado este banco tradicional que más de la mitad de sus clientes sean ya digitales

El PSOE, por contra, no menciona a la entidad en su programa electoral, aunque durante su Gobierno ha seguido adelante con el plan de privatización previsto. Queda pendiente, por tanto, saber cuál será su postura para atender las reclamaciones de Podemos.

En lo que respecta a la posición de la entidad de Goirigolzarri, el banco no espera que un gobierno de coalición pudiera afectar a la cotización de la acción.

"Tanto el gobierno actual del PSOE como el anterior del PP han sido exquisitos en cuanto al respeto de la independencia del Consejo de Administración en la gestión de Bankia y han mantenido su compromiso de privatización de la entidad cuando las condiciones de mercado sean favorables", indicó el banco.

La mochila austriaca

Nadia Calviño
La ministra de Economía, Nadia Calviño. REUTERS/James Lauwler

Durante la campaña electoral para estas últimas elecciones, Unidas Podemos centró gran parte de sus ataques contra los socialistas a cuenta de una medida laboral: la mochila austriaca.

Este epígrafe no aparece explícitamente en el programa del PSOE para el 10-N, aunque sí es una de las medidas favoritas de la actual ministra de Economía y posible vicepresidenta económica del nuevo Gobierno, Nadia Calviño. La economista, del ala más liberal del PSOE, incluyó la mochila en el Plan Nacional de Reformas que el Ejecutivo envió a Bruselas en abril.

Aunque no está desarrollado, el modelo es muy simple: parte del sueldo de cada trabajador queda embargado en un fondo de capitalización y, cuando le despiden o se jubila, accede a él para afrontar la pérdida del sueldo. Podemos ve esto como inadmisible y se opone a cargar los costes del despido a los trabajadores.

La transición ecológica

cambio política de energías renovables
Teresa Ribera, Ministra de Transición Ecológica. Europa Press

La actual ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, es una de las que podrían perder su puesto en pos de un ministro de Unidas Podemos.

En materia de energía, una de las propuestas estrella de Pablo Iglesias es crear una empresa pública de energía "para llevar a cabo la transición ecológica, luchar contra el cambio climático y bajar la factura de la luz". Este ente, gestionado por el Gobierno, asumiría la explotación de las centrales hidroeléctricas cuando sus concesiones caducasen. La posible creación de una empresa pública no aparece en los planes del PSOE. El programa socialista sí coincide en apostar decididamente en las energías renovables, aunque sin concretar.

Leer más: Por qué es importante la descarbonización de la economía, según la ministra para la Transición Ecológica
 

Pablo Iglesias es mucho más ambicioso. Plantea que las renovables supongan el 100% de la producción energética primaria en 2040 y augura "objetivos de cierre de las centrales de carbón antes del final de 2025 (garantizando el uso de carbón nacional) y de las centrales nucleares antes del final de 2024". Y, para garantizar que los trabajadores no pierdan sus puestos: que se creen "previamente dos empleos por cada uno que se pierda".

"Movilizando un 2,5% del PIB anualmente de capital público y privado podríamos reducir nuestras emisiones de CO2 a la mitad en una década y en un 90% para 2040, y crearíamos 600.000 empleos netos a lo largo del proceso", asgura textualmente el documento de la formación morada. Además, el plan permitiría "rehabilitar al menos 500.000 viviendas al año para promover la eficiencia energética y la reducción de la factura de la luz". 

La reforma fiscal

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo Europa Press

PSOE y Unidas Podemos reconocen que es necesaria una reforma fiscal y de la financiación autonómica y local. La clave, en este caso, está en cómo abordarla, ya que el PSOE es mucho menos específico sobre a quién debería afectar y en qué medida.

Los socialistas aseguran que la reforma de la fiscalidad "permitirá superar la anomalía de la escasa tributación de las grandes corporaciones, así como del sector financiero y de las grandes empresas tecnológicas, y la insuficiente e ineficaz fiscalidad ambiental" en consonancia con el resto de países de la OCDE "sin ningún perjuicio para las familias de ingresos medios y bajos", sin concretar. También proponen el tipo mínimo de Sociedades del 15% y del 18% para bancos y petroleras.

Leer más: Estas son las claves de la reforma fiscal que Podemos le ha planteado a Pedro Sánchez

Unidas Podemos coincide en el mínimo de un 15% en Sociedades, pero lo subiría hasta el 20% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. A la vez, rebajarían el tipo para las pequeñas empresas (con menos de un millón de euros de facturación) del 25% al 23%. El partido morado también propone establecer un IRPF de 47% para rentas de más de 100.000 euros anuales (ahora llega al 45%) y del 55% para rentas superiores a 300.000 euros anuales. El IRPF no se menciona en el programa socialista.

La formación de Pablo iglesias pretende, además, aumentar 10 puntos el tipo impositivo de las entidades financieras en el impuesto sobre sociedades para recuperar el rescate bancario de 60.000 millones de euros, el llamado “impuesto a la banca” que los socialistas descartaron.

Todo lo que debes saber sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además