Pasar al contenido principal

21 señales ocultas que confirman que estás estresado, incluso aunque pienses que no lo estás

¿Eres de los que come por estrés?
  • A medida que nuestro estilo de vida se vuelve cada vez más ajetreado, el hecho de estar bajo estrés constante puede empezar a sentirse como algo normal.

  • El estar estresado a menudo está bien visto e incluso se entiende como un mérito, pero puede afectar tu salud mental y física.

  • Existen varias señales que revelan que simplemente estás bajo demasiado estrés y es posible que ni siquiera te hayas dado cuenta.

En nuestra cultura "siempre activa", el estar en un estado de estrés constante puede empezar a sentirse como algo normal para muchos de nosotros. A medida que nuestros horarios se vuelven más y más ocupados, nos ajustamos a un estilo de vida más agitado sin darnos cuenta de que necesitamos reducir la velocidad.

Puede que no te sientas agotado, pero hay una buena posibilidad de que haya algunas maneras sutiles con las que tu cuerpo te está diciendo que estás estresado, y pueden impactarte tanto mental como físicamente.

Es aterrador pero cierto: hay muchas señales silenciosas que te indican que el estrés te está enfermando, o simplemente está afectando a tu bienestar de formas en las que, quizás, no seas del todo consciente. 

A continuación puedes descubrir algunas señales reveladoras de que el estrés te está afectando, incluso si crees que te encuentras perfectamente.

#1 - Te duelen los dientes o la mandíbula en general

Dolor de dientes
Getty Images

Si has notado sensibilidad o dolor en la mandíbula o en los dientes, es posible que te encuentres bajo un estrés bastante intenso. Rechinar los dientes, un fenómeno conocido como bruxismo, es algo que puedes estar haciendo, te estés dando cuenta o no: muchos lo hacemos mientras dormimos, lo que puede llevar a provocar un dolor grave.

Consulta con tu dentista para asegurarte de que el problema no empeore con el tiempo.

Leer más: 7 cosas que sueles hacer a diario y te impiden ser feliz

 

#2 - Tu memoria está destruida

Lenguaje corporal - joven pensando
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

A medida que nuestras agendas se llenan más y más, es fácil pasar por alto los problemas con nuestra memoria o el olvido, pero a menudo es una señal clara de un problema mayor: estás demasiado estresado.

Ya sea que te resulte difícil concentrarte o que te olvides de cosas que antes recordabas con facilidad, es posible que estés totalmente agotado. Prestar atención a tu línea de pensamiento (o a la falta de ella) puede ayudar a determinar si tienes demasiado en tu plato, y si necesitas seriamente reducirlo.

#3 - Tu ciclo menstrual se ha vuelto loco

Tu período está fuera de tiempo.
Sarah Schmalbruch/INSIDER

Para muchas mujeres que menstrúan, los períodos irregulares pueden parecer lo más normal del mundo. Al fin y al cabo, los periodos son impredecibles. Pero los cambios repentinos en tu ciclo pueden indicar que estás soportando demasiado estrés, y debes prestar atención.

Al hacer un seguimiento de tus síntomas físicos y emocionales todos los meses, sabrás si tus menstruaciones llegan tarde o están repentinamente ausentes, una señal segura de que podrías estar lidiando con estresantes emocionales ocultos.

#4 - Tienes problemas digestivos

Dolor de cabeza
Getty Images

Puede que no pienses que tu estómago y tu cerebro tienen mucho en común, pero resulta que la salud digestiva está estrechamente ligada a tus niveles de estrés, lo que da una abundancia de efectos secundarios desagradables que incluyen acidez estomacal, diarrea o estreñimiento.

Deborah Rhodes, Doctor en Medicina, dedicado a la medicina interna en Mayo Clinic, le dijo a Parents.com que el estrés puede aumentar la producción de ácidos digestivos de tu cuerpo."La ansiedad y el estrés pueden hacer que el cuerpo produzca más ácido digestivo, lo que lleva a la acidez estomacal", señaló Rhodes.

"También pueden retrasar el vaciado de los alimentos del estómago, lo que causa gases e hinchazón, e incluso puede aumentar el número de veces que se contrae el colon, lo que conduce a calambres y diarrea".

#5 - No puedes beber suficiente agua

No puedes tomar suficiente agua.
Sean Gallup / GettyImages

Si te encuentras dirigiéndote a la máquina de agua más a menudo que de costumbre y no puedes averiguar por qué, podrías estar deshidratado a causa de demasiado estrés.

El Dr. Robert Kominiarek, doctor en medicina osteopática, médico de familia en Springboro, Ohio, explicó a The Huffington Post en 2014 que el estrés hace que tu cuerpo "bombee" esas hormonas del estrés, haciendo que tus glándulas suprarrenales estén sobrecargadas y fatigadas.

Las glándulas suprarrenales también se encargan de producir una hormona llamada aldosterona, que ayuda a regular los niveles de líquido y electrolitos del cuerpo. "La fatiga suprarrenal progresa, la producción de tu cuerpo de aldosterona cae, provocando deshidratación y bajos niveles de electrolitos", según el Dr. Kominiarek.

Por lo tanto, aunque aumentar el consumo de agua (H2O) te ayudará a corto plazo, sigue siendo un problema crónico que necesita ser abordado.

#6 - Tus músculos están doloridos y tensos

Chica sentada en una mala postura
Getty Images

Cuando estás bajo una tonelada de estrés, tus músculos responden tensándose involuntariamente, lo que puede llevar a que sientas mucho dolor corporal en el momento. Cuando tu cuerpo está constantemente en modo de "pelear o huir", produce un exceso de cortisol, una hormona del estrés.

Por lo tanto, de la misma manera en la que podrías tener dolor por el rechinamiento de los dientes, podrías luchar contra una gran cantidad de otros dolores y molestias, incluyendo dolor de espalda y cuello. El masaje regular ayuda, pero encontrar maneras de reducir la cantidad de estrés en tu vida es la manera más segura de volver al combate.

#7 - Estás durmiendo demasiado o no duermes nada

La falta de sueño puede hacer que las sean más propensas a sufrir accidentes cardiovasculares, caer enfermas y aumenta el estrés en su corazón.
Omar Havana/Getty Images

Si estás bajo mucho estrés, lo primero que debes hacer es dormir bien por una noche, y tiene sentido el por qué: Terminas llevándote a la cama cualquier ansiedad o preocupación del día, y tu cerebro sabe cómo traerlas de vuelta cuando deberías estar durmiendo lo necesario.

Así que si te es difícil quedarte dormido por la noche, es bastante obvio que podría deberse al estrés. ¿Pero qué pasa si estás durmiendo demasiado? Eso también podría ser una señal de que estás lidiando con algo más grande.

Si de repente quieres quedarte en la cama todo el día, o si te resulta imposible levantarte de la cama por las mañanas últimamente, es posible que estés experimentando signos de depresión, que pueden estar relacionados con el exceso de estrés. Consulta con tu médico, quien puede ayudarte a determinar qué está sucediendo y hacer que vuelvas a sentirte como tú mismo.

#8 - Estás teniendo sueños raros

Stranger Things
Netflix

Las personas que duermen profundamente rara vez cuentan que recuerdan sus sueños, y hay una razón sólida del por qué: cuanto menos estímulos responda tu cerebro por la noche, menos podrás recordar tus sueños. Así que si ves que despiertas con sueños vívidos o de otra manera sueños malos, tu cerebro podría estar inconscientemente trabajando en cosas con las que aún no has lidiado durante el día.

Si estás teniendo sueños locos, Robert S. Rosenberg, doctor en medicina osteopática, especialista certificado en medicina del sueño, explicó el por qué en una entrevista en 2016 con la revista Women's Health. Dijo: "Es durante el sueño de movimientos oculares rápidos que creemos que la mayoría de las modificaciones emocionales tienen lugar", lo que significa que tu cerebro podría estar manejando emociones negativas o estresantes mientras tú sólo estás intentando dormir.

Leer más: 7 trucos para ser más productivo y lidiar con una gran carga de trabajo

#9 - Tomar decisiones, tanto grandes como pequeñas, se vuelve un desafío

Tomar una decisión
Getty Images

Ya sea que estés decidiendo qué comer o si vas a hacer un cambio que cambiará tu vida, como solicitar un nuevo trabajo, el estar bajo un estrés extremo puede hacer que tu cerebro actúe de manera extraña, pero sutil.

Puede que no pienses nada de tu incapacidad para tomar pequeñas decisiones a lo largo del día, pero un artículo publicado en 2012 en Current Directions in Psychological Science, una revista de la Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica, mostró que el estrés cambia la forma en que la gente toma decisiones... y puede que no sea de la forma en que tú lo piensas.

Según los investigadores, el estrés puede hacer que te concentres en resultados más positivos. Encontraron que las personas podrían tratar de bloquear cualquier resultado negativo cuando ya se sienten estresadas, lo que suena genial hasta que aceptas una nueva oferta de trabajo sin considerar cuidadosamente el impacto que tiene en tu desplazamiento diario al trabajo, o algo similar.

Los investigadores descubrieron que "el estrés parece ayudar a la gente a aprender del feedback positivo y perjudica su aprendizaje con el feedback negativo", que podría ser la forma en que tu cerebro te protege de la sobrecarga de estrés.

#10 - Te duele continuamente la cabeza

dolor cabeza
Business Insider España

Ya te dijimos que cargar con demasiado estrés lleva a que los músculos se tensionen, y que eso se irradia de la cabeza a los pies... literalmente.

Las jaquecas tensionales y las migrañas son un efecto secundario común, aunque doloroso, del estrés, pero las personas que las padecen pueden no darse cuenta de que están relacionadas, especialmente si ya están predispuestas a padecerlas.

Si estás luchando contra más dolores de cabeza o migrañas de lo normal, o estás experimentando nuevos dolores de cabeza, puede ser que tu cuerpo te esté enviando un mensaje sutil de que estás demasiado estresado... lo cual no es bueno.

#11 - Estás experimentando cambios de apetito o de peso

Celebrando una comida
GettyImages

Cuando estamos estresados, a menudo se nota más claramente en nuestro apetito. Y con el tiempo, esto puede llevar a cambios de peso en cualquier dirección.

Según Reader's Digest, "Dos tercios de las personas comen más bajo estrés, mientras que el resto come menos. La hormona del estrés glucocorticoide estimula el apetito, y puede tomar horas para limpiar el torrente sanguíneo, provocando una sobrealimentación emocionalmente cargada cuando estamos estresados".

Puede que ni siquiera te des cuenta de que de repente estás encontrando menos tiempo para comer, o por el contrario, que estás comiendo por estrés, pero como se mencionó anteriormente, nuestros sistemas digestivos están tan estrechamente relacionados con nuestra salud mental, que no es de extrañar que nuestro apetito pueda estar inextricablemente ligado a nuestros niveles de estrés.

#12 - Te vuelves nervioso e irritable

Joven enfadado con su smartphone
Getty Images

Enfrentémoslo: demasiado estrés es francamente desagradable, por lo que no es un secreto que te sientas extra tenso o irritable.

Es todo gracias a nuestro cableado y evolución, así que cuando nuestros cuerpos están bajo estrés, nuestros cerebros reaccionan entrando en "modo de supervivencia", de acuerdo con Reader's Digest, que señala que "el estrés está estrechamente relacionado con el miedo". Estar en ese "modo de pelear o huir" con demasiada frecuencia puede hacer que nuestras emociones, especialmente las negativas, se acentúen.

Gracias a la evolución, estar preparados y ser capaces de luchar contra los depredadores nos ayudó a sobrevivir. Pero según la revista, "Esto es muy cierto si te enfrentas a un oso pardo", pero dado que la mayoría de nosotros no nos enfrentamos a la amenaza de ataque de los animales salvajes en estos días, "nuestra inmersión en un estado emocional agitado es uno de los signos de que estás estresado por una amenaza imaginaria que no existe". .

#13 - Estás encontrando menos placer en las cosas divertidas

Chica joven aburrida
Getty Images

Si de repente encuentras menos placer, o incluso temores, en cosas que normalmente te hacen feliz (por ejemplo, una cena con tus amigos o tu actividad física favorita), puede ser una señal de que tienes demasiadas cosas en el plato. Esto se debe a que el estrés afecta seriamente a tus hormonas.

Según Reader's Digest, "durante situaciones de alto estrés, las interacciones entre una hormona del estrés llamada glucocorticoide suprarrenal y los receptores de serotonina en el cerebro interfieren con nuestra capacidad de experimentar placer y permanecer motivados. "Los niveles de serotonina que están constantemente desequilibrados producen la química cerebral que lleva a la depresión."

Si te encuentras aislándote socialmente, o evitando actividades o, en realidad, cualquier cosa que una vez te dio alegría, debes hablar con tu médico o con un consejero o terapeuta autorizado en quien confíes.

#14 - No paras de sudar

Te centras en la dieta e ignoras el ejercicio físico. [RE]

Hay una razón por la que sudamos cuando estamos estresados y en realidad no es la misma por la que transpiramos cuando tenemos calor o nos esforzamos físicamente.

Según The Wall Street Journal, "el sudor por estrés es provocado por las mismas hormonas que el sudor por el calor, principalmente la adrenalina, que nos incita a reaccionar rápidamente ante una situación amenazante".

"Está muy ligado a la respuesta de pelear o escapar", dijo George Preti, miembro del cuerpo docente del Centro de Sentidos Químicos Monell, una institución de investigación científica de Filadelfia a Journal George Preti. Así que si tu cuerpo está sintiendo regularmente esos picos de adrenalina, podría responder por medio de glándulas sudoríparas hiperactivas, que pueden localizarse en puntos particulares, como las axilas, las manos o los pies, o la transpiración total.

Si el exceso de sudor (conocido como hiperhidrosis) te está molestando, puedes visitar a un dermatólogo o a tu médico para explorar las opciones de tratamiento, incluyendo antitranspirantes recetados, inyecciones de Botox u opciones de medicamentos para ayudar a disminuir la velocidad de tus glándulas sudoríparas.

#15 - Tienes vicios arriesgados

Conductor alcohol
A partir de 0,61 mg/l de alcohol en aire, el positivo se considera delito. Attitudes.

Muchos de nosotros tomamos un cóctel al final de una larga semana, o una copa de vino por la noche para relajarnos, pero cuando te encuentras dependiendo del alcohol, las drogas u otras sustancias para aliviar la presión, podrías estar entrando en territorio potencialmente peligroso.

Las sustancias nunca deben ser tu forma de manejar el estrés, por lo que debes encontrar técnicas saludables que te ayuden a lidiar con el mismo, tales como escuchar música o podcasts, leer o meditar.

#16 - Las tareas fáciles de repente se sienten imposibles

Una mujer trabaja en una oficina de una empresa tecnológica
Getty Images

Cuando estás crónicamente estresado, incluso cosas simples como las tareas domésticas en tu rutina o las llamadas telefónicas pueden sentirse como si estuvieras escalando una montaña. Según Reader's Digest, puedes culpar a las hormonas del estrés que se están acelerando.

"Las hormonas del estrés aumentan el químico cerebral dopamina, que puede crear una disminución en el rendimiento cognitivo. Una de las señales de que estás estresado es que incluso las tareas fáciles (por ejemplo, hacer malabares con la lavandería, vaciar el lavaplatos y firmar los permisos de los niños) se sienten difíciles de manejar", según la revista.

Y cuando tu cerebro está sobrecargado como está, tu cerebro recurre a viejos comportamientos, que pueden no ser productivos para tu "yo" actual.

#17 - Estás encontrando nuevos problemas en una relación que de otra manera sería feliz

Discusión de pareja
Getty Images

Si el estrés te hace más irritable, no es de extrañar que te encuentres con problemas con tu pareja, ya que las personas más cercanas a nosotros a menudo soportan la carga emocional cuando no nos está yendo tan bien.

El estrés puede tener muchos impactos perjudiciales para tu relación, y a menudo son sutiles, por lo que es posible que ni siquiera te dés cuenta de que están ocurriendo. Si te encuentras buscando peleas sin ninguna razón, mirando tu teléfono en lugar de conectarte con ellos, o incluso distanciándote de tu pareja, es posible que en general estés agotado.

#18 - Estás encontrando más pelo de lo habitual en tu desagüe o cepillo

Perder pelo
Getty Images

Todos nos despojamos de cabello todos los días, es una parte totalmente normal del proceso de crecimiento del cabello. Pero, ¿qué pasa si empiezas a perder más cabello del que estás acostumbrado, si encuentras más mechones en tu cepillo, en el desagüe o en toda tu ropa?

El estrés y la pérdida de cabello están vinculados de tres maneras: una, llamada efluvio telógeno, es cuando el folículo piloso es expulsado prematuramente antes de completar un ciclo completo de crecimiento, lo que resulta en un exceso de pérdida. La alopecia areata es la pérdida sistemática de cabello en la cual tu sistema inmunológico está atacando tus folículos pilosos, causando que se caigan.

La tricotilomanía es un trastorno en el cual alguien se hala o se arranca su propio cabello, el cual a menudo se ve exacerbado por altos niveles de estrés o ansiedad. Es un trastorno repetitivo del cuerpo estrechamente relacionado con el trastorno obsesivo compulsivo.

#19 - Te está saliendo urticaria

Urticaria
Getty Images

Una manera segura de saber si estás constantemente muy cansado es si desarrollas un "sarpullido por estrés", que puede ser urticaria o ronchas que tienden a picar o ser dolorosas, pero no siempre lo son.

Si tu piel pierde el control repentinamente y notas manchas o parches rojos, tu cuerpo podría estar lidiando con el estrés al darte urticaria o un sarpullido, que pueden empeorar para las personas que tienen condiciones de la piel como psoriasis o rosácea.

#20 - Tu apetito sexual ha disminuido un poco

Pareja bicicleta
Pixabay

Cuando estamos bajo mucho estrés, una de las primeras cosas que hay que hacer es tener relaciones sexuales, a pesar de que se ha comprobado que el sexo reduce el estrés.

Si te encuentras deseando tener relaciones sexuales con menos frecuencia de lo normal, podría deberse a un aumento en el cortisol, esa molesta hormona del estrés. Un deseo sexual bajo es a menudo resultado del estrés, así que si tu deseo sexual se está retrasando, tú y tu pareja querrán saber cómo pueden reducir sus niveles de estrés.

#21 - No puedes protegerte de los resfriados tan fácilmente

Enfermo tomando una aspirina
Gettyimages

El estrés afecta a nuestro sistema inmunológico, haciéndolo más propenso a enfermarse. Y luego, una vez que estés enfermo, te será más difícil luchar contra la infección.

Como dijo Jan Kiecolt-Glaser, psicóloga de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio, en 2014, "las hormonas expresan biológicamente nuestras emociones", así que "si el estrés es crónico todos los días, bombeando hormonas sin escapar ni luchar, entonces no es bueno para tu sistema inmunológico".

Cuando esas hormonas son liberadas en nuestros cuerpos, nuestro sistema inmunológico se suprime, haciéndonos más susceptibles a la enfermedad. Si está luchando contra los resfriados con más frecuencia, podría ser la forma en que tu cuerpo te dice que algo está sucediendo.

Y además

Lo más popular