Los médicos están encontrando sorprendentes similitudes entre el síndrome de fatiga crónica y los síntomas del coronavirus a largo plazo

Sandra Cabreras, 57, rides an exercise bike to strengthen muscle tone while suffering from post-COVID fatigue.
Marco Di Lauro/Getty Images
Marco Di Lauro/Getty Images
  • Muchos pacientes de COVID-19 que tienen síntomas a largo plazo informan de que se sienten débiles o aturdidos después de demasiada actividad física.
  • Eso es un rasgo distintivo del síndrome de fatiga crónica, una enfermedad a menudo debilitante que puede durar varios años o más.
  • Los investigadores están empezando a entender la relación entre el coronavirus y la fatiga crónica.
  • Es necesaria una investigación más exhaustiva de las similitudes para el cuidado a largo plazo de los pacientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Antes de que Marissa Oliver, una ejecutiva de 36 años de edad de una organización artística en la ciudad de Nueva York, aterrizara en California en mayo, por fin empezaba a sentirse recuperada del COVID-19. Su respiración había mejorado: podía hablar por teléfono durante media hora o dar un paseo de 40 minutos sin muchas molestias. Pero viajar la hizo retroceder casi instantáneamente.

"Básicamente recaí al llegar", dijo a Business Insider.

Últimamente, tareas simples como hacer llamadas de trabajo seguidas pueden dejarla "completamente destruida". 

No es raro que los pacientes de COVID-19 sufran un gran revés en su recuperación después de demasiada actividad física. De hecho, los médicos dicen que sentirse débil o confundido después de realizar tareas normales se ha convertido en un patrón distintivo entre los pacientes con síntomas duraderos. Esto les recuerda otra condición que también es algo misteriosa: el síndrome de fatiga crónica.

Los pacientes con fatiga crónica, conocida clínicamente como encefalomielitis miálgica, a menudo se "estrellan" o "recaen" por actividades simples como ducharse, ir al supermercado o recoger el correo. Pueden sentirse mareados o débiles por ponerse de pie demasiado rápido, o les cuesta pensar con claridad. Algunos pacientes pueden quedarse en la cama durante varios días o semanas, sin sentirse mejor después de dormir o descansar.

"Se habla en la comunidad médica de una enfermedad similar al síndrome de fatiga crónica que podría ocurrir después padecer coronavirus", dijo a Business Insider el dr. Nate Favini, jefe médico de Forward, un consultorio de atención primaria que está recopilando datos sobre pacientes con coronavirus en Estados Unidos. "Desafortunadamente, habrá un pequeño subconjunto de personas para las que este será el caso y estos síntomas realmente se convertirán en algo crónico con lo que tendrán que lidiar durante años".

Pero los pacientes de COVID-19 necesitan estar enfermos por lo menos 6 meses para que se les diagnostique fatiga crónica, y muchos aún no han alcanzado esa marca. Aunque eventualmente reciban ese diagnóstico, no les espera ninguna cura o tratamiento aprobado. Los médicos todavía están trabajando para comprender la fatiga crónica, que a menudo es impredecible y puede tener un sorprendente parecido con otras enfermedades como la fibromialgia.

Leer más: La OMS advierte que la vacuna contra el coronavirus no acabará con la pandemia por sí sola

Aún así, la pandemia ha atraído una renovada atención sobre la fatiga crónica. Eso podría significar mejores tratamientos en el futuro para los recién diagnosticados —y para aquellos que han luchado contra la fatiga durante años. 

Fatiga crónica: mal explicada y mal tratada

No hay ninguna prueba que confirme que alguien tiene el síndrome de fatiga crónica.

"Está muy mal explicada y es mal tratada", dijo la dra. Frances Williams, reumatóloga y profesora de epidemiología genómica en el King's College de Londres, a Business Insider. "La comunidad médica todavía no acepta del todo su existencia".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que hasta 2,5 millones de estadounidenses sufren fatiga crónica, y la mayoría están sin diagnosticar. La condición le cuesta a la economía de Estados Unidos hasta 24.000 millones de dólares al año en facturas médicas e ingresos perdidos, según la agencia. Los datos sugieren que los blancos tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico de fatiga crónica que otras razas.

Los médicos no están muy seguros de qué es lo que causa la fatiga crónica, pero el síndrome puede ser desencadenado por enfermedades infecciosas como la enfermedad de Lyme o el virus de Epstein-Barr. Algunos pacientes pueden estar enfermos durante varios años, mientras que otros nunca recuperan completamente su salud. Otros pueden no ser capaces de volver al trabajo.

Artur Widak/NurPhoto/Getty Images

Aunque los investigadores están empezando a estudiar la relación entre la fatiga crónica y el nuevo coronavirus, tienen algunas pistas del pasado de pacientes con SARS que fueron infectados en 2003.

Un estudio en Hong Kong encontró que el 27% de pacientes que habían superado el SARS cumplía con los criterios clínicos del CDC para el síndrome de fatiga crónica 4 años después del comienzo de su enfermedad. Otro estudio de 109 personas en Toronto determinó que más de la mitad de ellos no habían regresado al trabajo debido a la persistente fatiga y debilidad un año después de haber sido dados de alta de la UCI.

Algunos médicos sospechan que los pacientes de COVID-19 también pueden terminar sin trabajo por largos períodos. 

"Se puede anticipar —y esta es una predicción— que una proporción significativa de la población que estaba empleada cuando se enfermó con [COVID-19] puede no ser capaz de volver a trabajar de manera significativa", dijo el dr. Harvey Moldofsky, profesor emérito de la Universidad de Toronto que estudió a los pacientes de SARS, a Business Insider. "¿Puedes imaginar el impacto económico?".

Un vínculo entre el coronavirus y la fatiga crónica

Según lo que los médicos saben hasta ahora, los coágulos de sangre pueden ser una de las razones por las que algunos pacientes de COVID-19 se sienten agotados.

"Si la gente tiene un montón de pequeños coágulos en sus pulmones, eso puede seguir causando fatiga durante un largo período de tiempo, incluso después de que los coágulos hayan desaparecido, si hay daño en los vasos sanguíneos", dijo Favini.

Una respuesta inmunológica agresiva al virus también podría desencadenar una inflamación en el cuerpo que dañe el tejido sano.

"Creemos que el sistema inmunológico de base de las personas predice quiénes sufrirán de fatiga crónica", dijo a Business Insider la Dra. Frances Williams, reumatóloga y profesora de epidemiología genómica en el King's College de Londres. Su equipo de investigación está examinando actualmente la relación entre el coronavirus y el síndrome de fatiga crónica en gemelos adultos.

Associated Press

Williams señaló un estudio de 2018 que mostró cómo las moléculas inflamatorias pueden predecir el síndrome de fatiga crónica en pacientes con hepatitis C.

"Los que tuvieron la mayor reacción a ella y fabricaron más citoquinas inflamatorias fueron las personas más propensas a tener fatiga crónica", añadió. "Parece muy probable que eso sea lo que encontremos en COVID, pero aún no sabemos la respuesta".

Una respuesta inflamatoria hiperactiva podría perjudicar el sistema nervioso, resultando en energía agotada, debilidad muscular, o problemas de concentración o sueño. El estudio de 2011 de Moldofsky sobre pacientes con SARS en Toronto encontró evidencia de que el virus había cruzado las barreras hematoencefálicas de los pacientes, dando lugar a problemas neurológicos de larga duración que interrumpieron su sueño y la cognición. El nuevo coronavirus podría funcionar de manera similar.

Leer más: La contaminación en las ciudades puede aumentar la mortalidad por coronavirus en un 6%, y las minorías étnicas son las más vulnerables

"Es una enfermedad inflamatoria que está interfiriendo con la conducción de las vías normales del sistema nervioso", dijo Moldofsky.

El dr. Noah Greenspan, un fisioterapeuta de la ciudad de Nueva York que trabaja con pacientes con coronavirus de largo trayecto, dijo que ha visto a muchos pacientes para los que el simple hecho de sentarse o caminar por una habitación hace que su corazón se acelere o que su presión sanguínea disminuya. Es probable que esto se deba a que el coronavirus está alterando su sistema nervioso autónomo, dijo, que regula la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal.

"Uno solo va a sanar tan rápido como su sistema más lento, y desafortunadamente el sistema neurológico es uno de los sistemas más lentos en sanar", dijo Greenspan. "Hasta que esa inflamación desaparezca, puede que no veas el cambio".

Entendiendo cómo tratar los casos post-COVID

Marco Di Lauro/Getty Images

Oliver dijo que, últimamente, ha encontrado formas de hacer más manejables sus mareos, dolores de cabeza y fatiga. Los ejercicios de respiración diarios parecen ayudar, así como tomar un descanso cuando el trabajo se vuelve estresante. También trata de limitar su actividad en las redes sociales a menos de 5 minutos por día.

"Solo siento esta fatiga —que dicen que es parte del síndrome post-COVID— si me excedo, como si estoy caminando demasiado o hablando demasiado", dijo. 

Los médicos dicen que tomarlo con calma será clave en el proceso de recuperación de los pacientes de COVID-19 con síntomas de fatiga crónica.

"Hay que ir extremadamente despacio con los pacientes de COVID-19 porque a veces pueden sentirse perfectamente bien durante un tratamiento o pueden sentirse perfectamente bien durante una actividad, pero si se da ese paso por encima del límite, entonces podrían quedar noqueados durante una semana después de eso o pueden tener un brote en sus síntomas", dijo Greenspan.

Sin embargo, a muchos les resulta difícil saber cuándo han llegado al límite.

"No hay una forma fácil de decirle a alguien o predecir cuál es su tolerancia al ejercicio", dijo Williams. "Lo mejor es escuchar a tu cuerpo. Si sabes que algo te ha llevado al límite en el pasado, entonces no lo repitas. Haz algo activo, pero por menos tiempo o con menos esfuerzo".

Cuanto más entiendan los médicos la fatiga crónica, añadió, más podrán encontrar formas de tratar a los pacientes.

Ya se están llevando a cabo algunas nuevas investigaciones: en mayo, una coalición de científicos de la Fundación de Medicina Abierta inició un estudio de varios años para ver si el COVID-19 desencadenaba el síndrome de fatiga crónica. El representante Jamie Raskin, demócrata de Maryland, también ha copatrocinado un proyecto de ley en el Congreso que pide 15 millones de dólares de financiación anual hasta 2024 para apoyar la investigación de casos de fatiga crónica relacionados con el COVID-19. 

Tener un diagnóstico adecuado también ayudaría a los pacientes de coronavirus con fatiga a largo plazo a recibir una mejor atención.

"Los reumatólogos en general no están interesados en lidiar con cosas que no son inflamatorias, y estamos asumiendo que esto será una especie de condición post-inflamatoria", dijo Williams. "Nos corresponde averiguar dónde y quién debería ayudar a esta gente".

LEER TAMBIÉN: ¿Habrá confinamiento el 18 de septiembre? La verdad sobre el rumor que circula en internet

LEER TAMBIÉN: Muere un trabajador en un Carrefour y tapan su cadáver con sombrillas para ocultarlo al público y seguir abiertos

LEER TAMBIÉN: Cómo limpiar la plancha rápido: trucos caseros que serán de gran utilidad

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Ciencia
  4. Salud
  5. Medicina
  6. Trending