Una sola inyección de la vacuna COVID-19 de Pfizer y BioNTech reduce el riesgo de infección en un 70%, según los primeros datos de Reino Unido

BI
  • Una inyección de la vacuna de Pfizer y BioNTech reduce el riesgo de infección por coronavirus en un 70%, según un estudio realizado en Reino Unido.
  • La investigación revela que la eficacia de la vacuna aumenta al 85% en aquellos que reciben 2 inyecciones.
  • Los datos sugieren que la vacuna funciona contra la variante B.1.1.7. detectada por primera vez en Reino Unido.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La vacuna COVID-19 de Pfizer y BioNTech, de 2 dosis, proporciona una fuerte protección contra la infección con una sola inyección y probablemente ayuda a evitar que las personas propaguen el virus, según sugieren los primeros datos de un amplio estudio en el mundo real realizado en Reino Unido y publicado el lunes.

"Los datos muestran que una dosis reduce el riesgo de contraer la infección en más de un 70%, que se eleva al 85% después de la segunda dosis", señala Public Health England en un comunicado de prensa en el que resume los resultados. "Esto sugiere que la vacuna también puede ayudar a interrumpir la transmisión del virus, ya que no se puede propagar el virus si no se tiene la infección".

Los autores del estudio afirman que la "protección significativa contra la infección" comienza 10 días después de la inyección y se estabiliza después de 21 días.

AstraZeneca asegura que cumplirá con el suministro prometido y la UE afirma que están poniéndose al día con la vacunación

El estudio ha descubierto que la vacuna funciona contra la variante del coronavirus B.1.1.7., que tenía una alta prevalencia en Reino Unido durante el periodo de estudio, dicen los autores. Esa variante, que se calcula que es hasta un 50% más contagiosa, se ha extendido a más de 70 países y 44 estados de EEUU, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

Hasta ahora se han administrado más de 32,8 millones de dosis de la vacuna de Pfizer en Estados Unidos, según los CDC.

El estudio Siren de PHE ha seguido a más de 23.000 trabajadores sanitarios de Reino Unido durante dos meses, haciéndoles pruebas semanales de COVID-19 independientemente de si tenían síntomas. Se les hicieron pruebas periódicas de PCR y pruebas rápidas de antígeno.

A continuación, el estudio analizó el tiempo transcurrido hasta la infección por COVID-19 y comparó a los que estaban inmunizados con los que no lo estaban. Gracias a la frecuencia de las pruebas, los investigadores pudieron detectar a personas infectadas que no mostraban síntomas, lo que utilizaron como "indicador de la reducción de la transmisión": aproximadamente 1 de cada 3 personas que se infectan con COVID-19 no presenta síntomas y podría transmitirla sin darse cuenta.

El estudio todavía no ha sido analizado por otros expertos para que examinen sus métodos y conclusiones antes de publicarlo en la revista médica Lancet.

Las variantes amenazan la campaña de vacunación: cuáles han sido detectadas en España y qué obstáculos suponen para la inmunidad de rebaño

Un estudio sobre trabajadores sanitarios en Israel publicado en The Lancet concluye que la vacuna de Pfizer era eficaz para proteger contra la infección sintomática entre 15 y 28 días después de la primera dosis, pero no evaluó su efecto sobre la transmisión asintomática.

Los participantes en el estudio Siren eran en su mayoría mujeres, en edad laboral, en su mayoría de raza blanca, y tres cuartas partes de ellos no tenían enfermedades coexistentes, por lo que los resultados podrían no ser generalizables a la población o a las personas mayores.

PHE señala que los primeros datos de las pruebas rutinarias sugieren que una dosis de la vacuna de Pfizer tiene una eficacia del 57% en la protección contra la COVID-19 sintomática en personas mayores de 80 años, entre 3 y 4 semanas después de la inyección, que aumenta a más del 85% con una segunda dosis.

La cifra de eficacia más baja en comparación con los resultados del estudio Siren podría deberse a que el sistema inmunitario responde peor a la vacunación a medida que envejecemos.

Europa baraja ampliar el uso del remdesivir a los pacientes menos graves: así beneficiaría a la compañía y a la lucha contra la pandemia

PHE estima que "la hospitalización y la muerte por COVID-19 se reducirán en más del 75% en aquellos que hayan recibido una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech".

Un estudio realizado en Escocia analiza las tasas de hospitalización tras la vacunación y revela que la vacuna de Pfizer reduce el riesgo de hospitalización hasta en un 85% cuatro semanas después de la primera dosis.

La Dra. Mary Ramsay, jefa de inmunización de PHE, señala que hay "evidencia sólida de que la vacuna de Pfizer-BioNTech está impidiendo que la gente se infecte, al tiempo que protege los casos contra la hospitalización y la muerte".

Otros artículos interesantes:

Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

AstraZeneca asegura que cumplirá con el suministro prometido y la UE afirma que están poniéndose al día con la vacunación

Te recomendamos

Y además