Qué son las posiciones cortas y qué riesgos tienen para los inversores en bolsa

Trader observando su pantalla de ordenador.
Reuters
  • En los últimos tiempos seguro que te has familiarizado con el concepto de las posiciones cortas: Es un mecanismo muy utilizado por los inversores de bolsa que se extiende, especialmente, en los momentos en los que se produce una mayor volatilidad.
  • Las posiciones cortas o bajistas, o simplemente “los cortos”, se utilizan por los inversores cuando creen que el mercado va a descender y quieren aprovechar para sacar rentabilidad contra la tendencia y así proteger su cartera.
  • El método habitual es tomar prestados títulos de una compañía, generalmente a un bróker, fondo o inversor institucional, que tendrá que devolver en un futuro, y venderlos en el mercados como si se tratase de acciones que el inversor tuviera en su cartera. 
  • Sin embargo, esta operativa entraña riesgos ya que el inversor no tiene el control completo de cerrar la posición cuando lo desee y puede perder más dinero del previsto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En los últimos tiempos seguro que te has familiarizado con el concepto de las posiciones cortas. Es un mecanismo muy utilizado por los inversores de bolsa que se extiende, especialmente, en los momentos en los que se produce una mayor volatilidad. Por ejemplo, en escenarios como el desplome del mercado por la crisis del coronavirus. 

En ese momento, la CNMV tomó la decisión el pasado 16 de marzo de prohibir las posiciones cortas. Una prohibición que se ha levantado ahora. Según explica el organismo hay razones suficientes para este levantamiento “tras analizar la evolución del mercado y de las circunstancias que motivaron su adopción”. Así, considera también que al tomar la decisión se han mantenido contactos “con los supervisores de valores europeos que tienen adoptada una medida similar”. 

Este mecanismo bursátil es muy común en la operativa. Sin embargo, muchos usuarios no conocer qué son estas posiciones bajistas y qué riesgos pueden entrañar. A continuación, puedes encontrar lo más esencial para que este concepto deje de sonarte raro cada vez que lo escuches. 

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

En qué consisten los cortos en la bolsa

Las posiciones cortas o bajistas en bolsa, o simplemente “los cortos”, se utilizan por los inversores cuando creen que el mercado va a descender y quieren aprovechar para sacar rentabilidad contra la tendencia y así proteger su cartera en momentos en los que existe una alta volatilidad.

Ejemplos hay muchos: las turbulencias tras el referéndum del Brexit, la burbuja puntocom, el estallido del mercado inmobiliario en 2007-2008, o la pandemia del COVID-19.

Frente a estos episodios, que suelen ajetrear mucho los índices mundiales, hay muchos operadores que buscan proteger sus posiciones operando en corto.

¿Cuál es el mecanismo que utilizan?

El método habitual es tomar prestados títulos de una compañía, generalmente a un bróker, fondo o inversor institucional, que tendrá que devolver en un futuro, y venderlos en el mercados como si se tratase de acciones que el inversor tuviera en su cartera. 

Por tanto, la filosofía que hay detrás de esta estrategia es comprar de nuevo esas acciones cuando los títulos hayan descendido hasta los niveles esperados para a continuación devolver esas acciones a la entidad o inversor que te las había prestado. Esto se conoce como una venta de crédito. 

Uno de los ejemplos más comunes lo realizan los hedge funds (fondos de cobertura). Mediante la venta en corto expresan su opinión de que una empresa está siendo sobrevalorada por el mercado.

En el momento en el que se abren posiciones cortas los valores se toman prestados de un tercero para después venderlos. El préstamo ocurre automáticamente al abrir la posición. El beneficio o las pérdidas al operar en corto procede de la diferencia entre el precio de venta del activo y el que se paga posteriormente para adquirirlo.

Teniendo en cuenta estos factores, surge la siguiente cuestión que muchos pueden hacerse: ¿Es seguro invertir a la baja? ¿Cuáles son los riesgos que tienen?

Leer más: Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

El riesgo es completamente ilimitado

Antes de nada, cabe decir que las operativas en corto entrañan riesgos que no son simétricos con los que asumen los que compran y venden acciones habitualmente, puesto que estos últimos pueden mantener su exposición en horizontes temporales amplios. Pueden decir cuándo vender (cerrar la posición), además de cobrar dividendos. El deshacer en el momento que se desee, el riesgo se reduce considerablemente. 

Si se invierte en corto, por el contrario, te cuesta dinero ya que hay que pagar por tener los títulos prestados. A ello hay que sumarle que este “crédito” no es perpetuo, por lo que existe el riesgo de que se tengan que devolver las acciones en cualquier momento, obligando a cerrar la posición. Esto puede generar pérdidas o ganancias inferiores a lo que esperabas. 

De este modo, puede ser una estrategia arriesgada, dado que en teoría no existe un límite para la cantidad de dinero que se puede perder. Al tener una posición larga, las pérdidas máximas podrían tener un tope cuando el activo alcanzara un cero en su valor. Sin embargo, al tener una posición corta, los precios pueden incrementar su valor de forma indefinida.
 

LEER TAMBIÉN: La compra de oro físico: una opción interesante para inversiones largo plazo

LEER TAMBIÉN: Las bolsas mundiales se exponen a nuevas caídas generalizadas por el coronavirus: los analistas de JP Morgan, Capital Group y Vontobel señalan los mejores sectores para refugiarse a largo plazo

LEER TAMBIÉN: De tener más de 70.000 euros a pensar en la quiebra: un 'trader' que compró en pleno derrumbe del petróleo pasa a deber a su bróker más de 8 millones de euros por un error de software

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”