Pasar al contenido principal

Qué supone marcar la X de la Iglesia o Fines Sociales en la declaración de la Renta

Miembros de una ONG en un banco de alimentos
Getty Images
  • En la declaración de la Renta, tienes la opción de que destinar un 0,7% de tus impuestos a la Iglesia o a Fines Sociales marcando la X en la casilla correspondiente.
  • También existe la opción de marcar las dos casillas o ninguna de ellas.
  • Ninguna de las opciones tiene coste para el contribuyente, dado que lo que se reparte es un porcentaje de la recaudación de la Hacienda Pública.

En la declaración de la Renta, además de ajustar cuentas con el fisco sobre los pagos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), los contribuyentes tenemos la posibilidad de decidir a qué se va a dedicar un porcentaje de lo recaudado por Hacienda durante la campaña. Se trata de una cantidad modesta, un 0,7% de los ingresos fiscales, que se puede destinar a causas solidarias de distinto tipo, aunque no es obligatorio.

De hecho, esta posibilidad nos la encontramos en el capítulo de asignación tributaria, en la que se nos ofrecen dos opciones no excluyentes entre sí, destinar un 0,7% de la cuota íntegra "al sostenimiento económico de la Iglesia Católica" o a "actividades de interés general consideradas de interés social". Ambas casillas son independientes y, si ninguna de las dos opciones te convence, no es obligatorio rellenarlas.

Leer más: Declaración de la Renta: Así funciona la asignación tributaria a la Iglesia y a fines sociales

Marcar la casilla de la Iglesia, la de Fines Sociales, las dos o ninguna

Estas opciones, que puedes encontrar en las casillas 105 y 106 de la declaración, no suponen coste para el contribuyente, dado que lo que se reparte es un porcentaje de la recaudación total de la Hacienda Pública. Así, si marcamos una casilla, se asigna un 0,7% de lo recaudado, si marcamos dos casillas, corresponde a un 1,4%, y si no marcamos ninguna, el dinero permanece en las arcas del Estado.

No hay que confundir estas asignaciones con los datos sobre donaciones o aportaciones a ONG que se incluyen en la declaración, ya que, además de que no proviene de los ingresos de la persona que rellena la declaración, tampoco tiene ninguna repercusión en su resultado, como sucede con las aportaciones que ya hayamos realizado y que hayamos hecho constar en el borrador.

Leer más: 11 consejos a tener en cuenta a la hora de repasar el borrador de la Renta

De este modo, nos encontramos ante cuatro opciones respecto a la asignación tributaria:

  1. Marcar la casilla de la Iglesia: si marcamos únicamente la casilla 105, el 0,7% del IRPF pasa a manos de la Conferencia Episcopal, que afirma que dinero se dedica a “sostener los fines propios de la Iglesia Católica: mantenimiento del culto y del clero, ejercicio del apostolado y caridad”. En la campaña del año pasado, esta casilla recaudó 267,83 millones de euros para la Iglesia, según la propia Conferencia Episcopal, que asegura que 1 de cada 3 contribuyentes eligió esta posibilidad.
  2. Marcar la casilla de Fines Sociales: eligiendo la casilla 106, el 0,7% del IRPF va a parar a las organizaciones no gubernamentales o de interés social que elijan la administración central y las autonomías, que reparten un 80% del total. 
  3. Marcar ambas casillas: en caso de que elijamos simultáneamente las dos opciones anteriores, cada una de ellas recibirá su correspondiente 0,7%, por lo que se reducen en un 1,4% los ingresos tributarios.
  4. No marcar ninguna: si optas por esta opción, el IRPF permanece en las arcas del Estado, que será el encargado de distribuirlo conforme figure en los Presupuestos Generales del Estado. Esta es una opción en auge, especialmente entre los nuevos contribuyentes, que la han elegido en un 45% de los casos en la campaña de la Renta 2017.

Te puede interesar