Pasar al contenido principal

Telefónica busca un acuerdo con sus competidores para repartirse el operador brasileño Oi

José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica. Telefónica
  • Telefónica negocia con sus competidores en Brasil, América Móvil y Telecom Italia, para comprar conjuntamente Oi, el cuarto operador de este mercado, y repartirse sus activos, según Expansión.
  • Oi se encuentra en concurso de acreedores desde 2016 y estaría interesado en deshacerse de su división de telefonía móvil para reducir su deuda.
  • Para poder llevar a cabo esta operación, con la que reduciría la competencia que afronta en el mercado brasileño, Telefónica necesita de la aprobación de los reguladores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Telefónica parece haber encontrado la solución para aumentar su cuota de mercado en Brasil sin chocar con los reguladores de la competencia. Desde principios del mes pasado, la prensa local insiste en que la filial de la multinacional española en este país, Vivo, está negociando la compra de la división móvil de su rival Oi, que se encuentra en concurso de acreedores pese a ser la mayor operadora de telefonía fija de Brasil. 

Aunque ambas partes han desmentido esta posible operación, los rumores persisten e implican a cada vez más compañías. Si en septiembre, las informaciones apuntaban a que Telefónica estaría estudiando asociarse con su rival Telecom Italia para esta operación, este lunes Expansión asegura que la multinacional española también quiere implicar a América Móvil, la compañía fundada y controlada por el multimillonario Carlos Slim.

Leer más: Así es el nuevo operador que Telefónica y Facebook acaban de crear para llevar Internet a zonas remotas de América Latina

De este modo, Vivo, la filial brasileña de Telefónica, estaría negociando un acuerdo con América Móvil y Telecom Italia para comprar conjuntamente Oi y posteriormente repartirse sus activos. Para llevar a cabo esta operación, según Expansión, sería necesario llegar a un pacto a 3 bandas entre los principales operadores de telefonía del país que convenza a los accionistas de Oi y al juzgado que gestiona su suspensión de pagos.

En principio, la compra solo implicaría a la división de telefonía móvil de Oi, dado que esta compañía necesita liquidez para hacer frente a sus deudas si quiere mantener a flote sus negocios de telefonía fija y de gestión de redes. Además, Telefónica, Telecom Italia y la mexicana América Móvil se harían con la infraestructura de Oi, al tiempo que se desharían de un competidor.

Leer más: Telefónica estudia reducir un 20% de su plantilla en España mediante unas 5.000 bajas voluntarias para mayores de 53 años

Precisamente, el mantenimiento de la competencia en el mercado de telecomunicaciones brasileño es una de las principales barreras para que se complete esta operación. Los reguladores brasileños podrían oponerse a la desaparición del cuarto mayor operador móvil a manos de sus 3 principales rivales, especialmente después de que América Móvil comprase a la operadora Nextel en marzo, reduciendo aún más el mercado.

Sin embargo, Expansión alude al carácter "proempresa" del Gobierno conservador de Jair Bolsonaro y asegura que es probable que rebaje la normativa sobre competencia para facilitar esta compra. Además, Oi se enfrenta a una situación crítica, con una deuda de más de 12.500 millones de euros y unas pérdidas en el segundo trimestre de más de 350 millones de euros.

Y además