Pasar al contenido principal

Telegram se convierte en un coladero de películas pirata y cuentas robadas de Netflix y Spotify

El fundador de Telegram, Pavel Durov
Flickr/TechCrunch
  • Según una investigación llevada a cabo por The Outline, la popular aplicación de mensajería Telegram se ha convertido en un paraíso para quienes comparten películas pirata, además de cuentas robadas para plataformas como Netflix y Spotify.
  • The Outline ha accedido a algunos de los grupos y canales creados para compartir contenido ilegal y, en algunos casos, para obtener los datos de acceso a plataformas en streaming de pago.
  • Telegram también ha sido noticia la semana pasada por una prohibición judicial cursada en Rusia.

La popular aplicación de mensajería Telegram se ha convertido en un paraíso para quienes comparten películas pirata, además de cuentas robadas para plataformas como Netflix y Spotify, según una investigación llevada a cabo por The Outline.

The Outline ha accedido a algunos de los grupos y canales creados para compartir contenido ilegal y, en algunos casos, para obtener los datos de acceso a plataformas en streaming de pago.

También han entrevistado a más de una docena de creadores de esos canales y grupos. ¿El resultado? Aquellos que usan Telegram de manera ilícita consideran que Telegram es una plataforma que ofrece más anonimato que otras alternativas y que no está tan vigilado como otras plataformas cuando se trata de eliminar grupos o canales dedicados a compartir material pirateado o ilegal.

El principal punto fuerte de Telegram ha sido siempre la privacidad, por lo que no es del todo descabellado que quienes desean compartir material ilegal se encuentren en esta red social. Eso sí, usar Telegram para compartir material robado o pirateado viola los términos de la aplicación, los cuales dejan clara la política de "tolerancia cero" de la empresa en este sentido.

A través de un comunicado a The Outline, un portavoz de Telegram ha reconocido que la app ha experimentado "nuevos retos conforme ha ido creciendo". En mayo de 2017, la plataforma alcanzó los 200 millones de usuarios activos mensuales.

Mientras que sus características centradas en la privacidad del usuario han atraído a periodistas, políticos y otras personas celosas de su privacidad, la compañía también ha recibido críticas cuando grupos terroristas como el ISIS empezaron a usarla. En septiembre de 2016, The New York Times desvelaba que Telegram era ampliamente usado por grupos terroristas como el ISIS e, incluso, la compañía se vio obligada a 'limpiar' los canales que incluían contenido relacionado con el terrorismo a raíz del ataque del junio anterior en París.

Además, Telegram ha sido noticia la semana pasada por una prohibición de uso ordenada por un juez en Rusia. El pasado viernes, un tribunal de Moscú ordenó cerrar el popular servicio de mensajería en Rusia tras una larga disputa legal en relación al acceso del gobierno del país a los mensajes de los usuarios. El tribunal había exigido el acceso a las claves de cifrado y los mensajes de Telegram, arguyendo que eran necesarios para investigar los crímenes y los ataques terroristas. Telegram se negó y señaló que lo que el tribunal le estaba demandando era imposible de lograr debido al modo en que estaba construida la plataforma.

Como The New York Times señala, este hecho coloca al gobierno ruso una posición poco usual, ya que se ha sabido que la aplicación de mensajería ha sido utilizada por miembros del Ejecutivo, incluyendo al jefe de gabinete del presidente Vladimir Putin.

Te puede interesar