De la generación Alfa a los boomers: 6 terapeutas revelan de qué habla cada generación en terapia

Kim Schewitz
| Traducido por: 
Nos encanta indagar en otras generaciones, pero tenemos más en común de lo que pensamos.
Nos encanta indagar en otras generaciones, pero tenemos más en común de lo que pensamos.

Getty, Tyler Le/BI

  • A las distintas generaciones les encanta quejarse unas de otras, pero los terapeutas consideran que todas están luchando contra algo.
  • Las generaciones más jóvenes lidian con la identidad, la amistad y la necesidad de forjar su propio camino. Las mayores se enfrentan a los retos de la paternidad y el equilibrio de responsabilidades.

Los baby boomers heredaron una economía próspera y la arruinaron para el resto de nosotros. Los millennials son ansiosos comedores de aguacates que nunca podrán comprarse una casa, mientras que los de la generación Z son ofendiditos deprimidos que se toman todo tipo de libertades en el trabajo. En cuanto a la generación X, casi nadie se acuerda de que existe.

Es demasiado pronto para saber cómo se juzgará a la generación Alfa, pero prácticamente salieron del vientre materno viendo TikTok y ya utilizan productos antienvejecimiento para el cuidado de la piel, así que las cosas no pintan bien.

O eso dicen los estereotipos.

Así que, con el ánimo de encontrar un terreno común en medio de todo este lodazal, Business Insider preguntó a 6 terapeutas de qué suelen hablar en terapia sus clientes de distintas generaciones. Los temas incluyen sentirse insuficientes, las relaciones y la dificultad para navegar por las transiciones de la vida.

Resulta que la generación Z no es la única que tiene problemas de salud mental. En 2022, el 37% de la población española presentó algún problema de salud mental, siendo los más frecuentes en las consultas de atención primaria los trastornos de ansiedad, seguidos de los problemas de sueño y la depresión, según el Informe Anual del Sistema de Salud 2022 del Ministerio de Sanidad.

No importa la edad que se tenga, todos estamos lidiando con algo, ya sea personal o colectivamente. Las relaciones internacionales son tensas y parece como si estuviéramos constantemente a punto de entrar en recesión o de ver cómo la inteligencia artificial nos roba el trabajo, por no hablar de las bombas de texto que nos enviamos unos a otros.

"Cada generación está luchando por encontrar un sentido a su vida en este momento. Lo que eso parece para los diversos grupos de edad es diferente", cuenta Israa Nasir, psicoterapeuta con sede en Nueva York y autora del libro Toxic Positivity (Positividad tóxica).

Pero todas las generaciones pasan por las mismas etapas vitales necesarias para convertirse en seres humanos plenamente formados.

Así que, aunque los titulares y las tendencias en internet te hagan creer que la generación Z es de Venus y los boomers de Marte, probablemente seamos más parecidos que diferentes.

Generación Alfa

Los miembros de la generación Alfa nacieron alrededor de 2010 o después. Los mayores cumplen 14 años este año, así que todavía son niños.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU casi uno de cada 5 niños padece un trastorno mental, emocional o del comportamiento, siendo el TDAH y la ansiedad los más prevalentes. 

Georgina Sturmer, consejera con sede en el Reino Unido miembro de la Asociación Británica de Consejería y Psicoterapia, considera que este grupo de edad fue "duramente golpeado por una tormenta perfecta" —la pandemia de COVID sumió al mundo en la agitación y la incertidumbre y los separó de sus compañeros, considera—.

La Generación Alfa está aprendiendo a manejar las emociones.
La Generación Alfa está aprendiendo a manejar las emociones.Elena Popova/Getty Images

En un sentido más general, los niños menores de 13 años suelen estresarse más por las cosas que ocurren en su entorno inmediato, "a menudo por lo que pasa ese día o esa semana", explica Amanda Macdonald, terapeuta británica miembro del BACP.

Los padres suelen desempeñar un papel importante en la vida de sus hijos a esta edad, y existe un tira y afloja entre lo que se permite, cómo se hacen las cosas y el deseo del niño de una mayor independencia, explicó. La generación Alfa también está formando amistades fuera de su familia e independientemente de sus padres o cuidadores, y eso se refleja en lo que preocupa a los niños.

Thai Alonso, psicóloga clínica afincada en Nueva Jersey (EEUU) , explica que la preocupación más común entre los niños que se encuentran en los últimos cursos de primaria o secundaria es el conflicto con sus padres. Las expectativas de los padres sobre el comportamiento de sus hijos y su forma de gestionar las emociones pueden provocar enfrentamientos, explica.

Entre los que están aún en edad preescolar, demasiado jóvenes para la terapia individual, Alonso asegura que recibe muchas remisiones de niños que luchan con dificultades de comportamiento como la regulación de las emociones, la ira y el TDAH.

Generación Z

La generación Z suele tener entre 14 y 26 años. Los terapeutas afirman que la identidad, la imagen corporal y los problemas de amistad son preocupaciones comunes en este grupo de edad, y a menudo se enfrentan contra la ansiedad y bajos estados de ánimo.

Jill Owen, psicóloga clínica de Reino Unido, matiza que los jóvenes de la generación Z que están en el instituto o en la universidad se preocupan por las jerarquías y dinámicas sociales, como quién es "cool" y quién no, lo que puede provocar angustia y una sensación de no ser lo bastante bueno. Los pacientes suelen compararse con sus iguales, sobre todo en lo que se refiere a lo "populares" o atractivos que son. En su opinión, el auge de las redes sociales en la última década ha empeorado esta situación.

La generación Z ha crecido en las redes sociales y a menudo se compara con los demás.
La generación Z ha crecido en las redes sociales y a menudo se compara con los demás.Getty Images

"La generación Z más joven está desarrollando su propio sentido de la identidad, con su forma de vestir, hablar y pasar el tiempo, esencialmente lo que significa ser 'ellos'", postula Owen. "Con este sentido de independencia viene la ansiedad por convertirse en adulto, y la conciencia de problemas más amplios como el cambio climático y las injusticias globales".

Diana García, terapeuta en Florida (EEUU), trabaja principalmente con Gen Zers mayores, de entre 18 y 26 años. "En esta etapa de la vida, están empezando a explorar qué es importante para ellos, si tienen valores similares o diferentes a los de su familia de origen", explica. Están pensando en sus carreras o al principio de ese camino y eso puede crearles sentimientos de ansiedad, añade.

Millennials

Al igual que la generación Z, los millennials, que tienen entre 20 y 40 años, también se sienten inseguros porque comparan las "vidas perfectas" que ven en las redes sociales con la suya propia, explica Owen.

Además, muchos se convierten en padres por primera vez o se plantean tener hijos, lo que puede generar muchos sentimientos diferentes.

Las generaciones pasadas no eran tan conscientes de hasta qué punto los estilos de crianza pueden afectar a la salud mental de un niño. Las redes sociales han generalizado esta información, y los millennials piensan más en cómo les afectó emocionalmente su educación y cómo pueden evitar perjudicar a sus hijos, aclara Israa Nasir.

La generación millennial está sometida a la presión de casarse, comprar una casa y tener hijos.
La generación millennial está sometida a la presión de casarse, comprar una casa y tener hijos.Maskot/Getty Images

"He observado mucha motivación para mirar hacia dentro y empezar a desentrañar los traumas de la infancia en un esfuerzo por proteger a sus propios hijos", afirma Alonso.

Nasir también lo ha observado. "La gente viene directamente a terapia y dice: 'Creo que tuve muchos problemas emocionales con mis padres cuando era más joven', o 'Necesito resolver mis problemas con mis padres'", añade Nasir.

Muchos millennials también están alcanzando hitos tradicionales como comprar una casa, casarse y tener hijos más tarde. Los que no han cumplido estas expectativas sociales o simplemente han elegido un camino diferente pueden acudir a terapia para hablar de esas presiones, explica Sturmer.

Generación X

Los miembros de la generación X tienen entre 44 y 59 años.

Tienen ingresos más altos que los millennials, pero también gastos, cuidan de padres mayores, tienen familias más grandes y se espera que "den un paso al frente" como líderes comunitarios, según un análisis de Gallup de 2019. "Es una tormenta perfecta de estrés financiero, emocional y de presión de tiempo", matiza el informe.

La generación X tiene que cuidar de sus hijos y de sus padres mayores.
La generación X tiene que cuidar de sus hijos y de sus padres mayores.Moment/Getty Images

Sturmer, que trabaja principalmente con mujeres, dice que todas estas presiones, junto con el impacto emocional de la menopausia, pasan factura mentalmente.

Muchos de sus clientes de la generación X también intentan ayudar a sus hijos a afrontar problemas de salud mental.

Confiesa que ve "padres cansados, abrumados y estresados que hacen todo lo posible por ayudar a sus hijos a navegar por los servicios de salud mental, al tiempo que hacen frente a todo lo que ocurre en sus propias vidas".

Boomers

Los baby boomers tienen entre 60 y 70 años. Aunque acumulan buena parte de la riqueza, muchos miembros de esta generación se consideran económicamente inseguros y no tienen suficientes ahorros para la jubilación y los cuidados a largo plazo.

Los boomers se están adaptando a una etapa más avanzada de la vida.
Los boomers se están adaptando a una etapa más avanzada de la vida.Halfpoint Images/Getty Images

Se están adaptando a una etapa posterior de la vida, y algunos temen que, a medida que envejecen, empiecen a perder su identidad o a sentir una pérdida de rumbo.

"La jubilación puede conllevar una pérdida de identidad, confianza y sentido. Las situaciones de nido vacío pueden tener un impacto similar", afirma Owen.

El hecho de que los hijos crezcan y formen sus propias familias puede provocar sentimientos difíciles. "Si siempre hemos entendido nuestro papel desde el punto de vista de nuestro trabajo o nuestra vida familiar, es lógico que nos cueste entender quiénes somos", sostiene Sturmer.

"A menudo oímos a la gente bromear sobre lo afortunados que son los boomers, lo que nos deja con la imagen estereotipada de una pareja sin deudas que navega hacia la jubilación. Pero esta no es necesariamente la realidad", afirma.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.