Basecamp ha prohibido las discusiones políticas en la empresa y se enfrenta a la huida masiva de sus empleados: un tercio de la plantilla ya se ha marchado, incluidos algunos altos cargos

Jason Fried, cofundador y director ejecutivo de Basecamp
Jason Fried, cofundador y director ejecutivo de Basecamp
Flickr- Jason McELweenie
  • EL CEO de Basecamp, Jason Fried, anunció el pasado lunes la prohibición de que sus empleados hablasen de temas políticos y sociales durante su jornada de trabajo, al considerar que son asuntos que distraen y agotan la energía.
  • Sólo unos días después, la empresa se enfrenta a un éxodo masivo: un tercio de los trabajadores ya se han marchado, incluido algunos altos cargos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La empresa de desarrollo de software Basecamp, propietaria de herramientas de gestión de proyectos, vive estos días una polémica que le está causando graves problemas.

Jason Fried, cofundador y CEO de Basecamp, anunció el pasado lunes que quedaban prohibidas las discusiones sobre temas políticos y sociales durante la jornada de trabajo. Lo hizo a través de un post en su blog, en el que explicaba que discutir sobre estos asuntos es "una gran distracción que redirige el diálogo hacia lugares absurdos".

"Hacemos software de gestión de proyectos, comunicación en equipo y correo electrónico. No somos una empresa de impacto social", hizo hincapié Fried en su comunicado. 

Esta decisión sufrió fuertes críticas en las redes sociales, por lo que horas después el propio Fried tuvo que matizar su mensaje, aclarando que la prohibición sólo se centraba en los canales de comunicación internos de la empresa, y que sus trabajadores podrían seguir hablando de lo que les apeteciese en cualquier momento, por supuesto también en su vida privada.

Pero el enfado y la crispación entre sus empleados era ya incontrolable, no sólo por esta medida, sino por otros cambios que había anunciado la empresa el mismo lunes: Basecamp va a dejar de ofrecer a sus empleados ciertos beneficios relacionados con el acondicionamiento físico o la formación, aportando en su lugar un extra de dinero en efectivo.

"No es asunto de Basecamp lo que haces fuera del trabajo, y el papel de la empresa no es fomentar ciertos comportamientos, independientemente de que sean bienintencionados. Al proporcionar fondos para ciertas actividades, estamos condicionando las decisiones individuales de las personas", expuso Fried en su carta. 

Ambas decisiones han terminado desembocando en un éxodo masivo de empleados. Este pasado viernes un tercio de la plantilla ya había acordado su marcha, según ha desvelado el redactor de The Verge Casey Newton. Esto supone que 19 trabajadores de la compañía se han marchado en una sola jornada.

Una década de política en redes sociales: así han transformado las plataformas las campañas y así se evidencia en las elecciones madrileñas del 4M

Los empleados de Basecamp han aceptado las condiciones de la empresa para firmar el finiquito, entre las que se incluye una indemnización de 6 meses de salario para aquellos que llevaban más de 3 años en la compañía, y 3 meses de salario para los que hayan estado menos tiempo.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta Basecamp es que se han marchado 3 altos cargos de la empresa: el jefe de marketing, el jefe de diseño y la jefa del departamento de atención al cliente. Algunos, además, han expresado su opinión en redes sociales, perjudicando todavía más a la reputación de la compañía:

"Debido a los cambios recientes en Basecamp, he decidido dejar mi trabajo como Jefe de Diseño", ha explicado Andy Didorosi en su cuenta de Twitter, horas después de abandonar su cargo.

Basecamp está formada por 59 trabajadores, por lo que en estos momentos contaría con 40 de ellos, según la información de la que dispone The Verge. Además, según adelanta TechCrunch, el equipo de desarrollo de iOS podría dimitido en bloque, y muchos de los empleados que han decidido irse llevaban años trabajando en la compañía.

Esta situación recuerda a la que se produjo en Coinbase a finales del año pasado, cuando 60 de sus 1.200 empleados optaron por abandonar la empresa después de que se prohibiesen los debates sobre "causas y candidatos políticos" durante la jornada de trabajo. Sin embargo, el éxodo en Basecamp está siendo mayor, teniendo en cuenta que la plantilla es más corta, y está por ver si en los próximos días se producirán más salidas.

Otros artículos interesantes:

Las 25 mejores empresas para trabajar en España en 2021 (por las oportunidades de crecimiento profesional que ofrecen)

Cómo mejorar tu currículum sin mentir para conseguir un puesto de trabajo

Más de un tercio del sueldo de los españoles se destina a impuestos

Te recomendamos

Y además