El fundador de Fisker, que ha creado un coche con paneles solares, cree que estamos "lejos" del coche 100% solar, aunque dice que en el futuro esta energía permitirá hacer recorridos de 15 ó 20 kilómetros

Henrik Fisker, fundador de Fisker Inc, con el modelo Ocean, en el MWC 2022 de Barcelona.
Henrik Fisker, fundador de Fisker Inc, con el modelo Ocean, en el MWC 2022 de Barcelona.

Business Insider España/Abraham Andreu

Nadie duda ahora que los coches eléctricos son el futuro. Pero en 2008 no estaba tan claro. El diseñador danés Henrik Fisker fue uno de los primeros en crear un coche enchufable, el deportivo Fisker Karma, que vendió unos 2.000 vehículos justo cuando Tesla comenzaba a vender las primeras unidades del Roadster, su primer modelo.

Pues bien, Henrik Fisker está de vuelta. El diseñador de vehículos y empresario ha recuperado su apellido para crear una nueva compañía, Fisker Inc —de la anterior, Fisker Automotive, salió en 2013 por discrepancias con la dirección, justo antes de que se declarara en bancarrota— y con una nueva propuesta: el FIsker Ocean, un eléctrico centrado en la sostenibilidad, del que destaca su techo solar.

"Queremos estar a la vanguardia de los paneles solares", asegura a Business Insider España el empresario y diseñador —responsable de varios vehículos icónicos de marcas como BWM o Aston Martin, entre otras—, que reconoce que el sueño de un coche 100% impulsado por energía solar es lejano aún.

El coche solar podría ser una realidad, especialmente para viajes urbanos y 'carsharing': 4 startups ya tienen sus prototipos listos para salir al mercado en 2022 y 2023

"En lugares con buenas condiciones como California o España puedes conseguir unos 3.000 kilómetros al año, por lo que te puede dar 4 ó 5 kilómetros de autonomía al día. Para un pequeño recado te puede valer, pero para estar impulsado solo por energía solar, estamos todavía lejos", admite Fisker, que estuvo en España para presentar el Ocean en el Mobile World Congress de Barcelona.

No obstante, esto podría mejorar mucho si se contara con paneles más sofisticados, como los que utiliza la NASA estadounidense en la Estación Espacial Internacional, capaces de generar más de 20 kilovatios durante un ciclo orbital diario a la Tierra

"Eso son, creo, dos veces y media más potentes. Así que imagínate que un día pudieras obtener 15 ó 20 kilómetros al día. Podrías ir al trabajo o hacer pequeños recorridos. Así que por eso empezamos ahora con los paneles solares", agrega Fisker.

El Fisker Ocean comenzará a producirse en noviembre y pretende entregar 45.000 vehículos en 2023

El Fisker Ocean, en el MWC 2022 de Barcelona.

Sin haber puesto aún un solo vehículo en las calles, el Ocean, un todocamino (SUV) eléctrico, con 440 kilómetros de autonomía en su versión inicial (630 en la Extreme) y fabricado con materiales sostenibles, ha despertado una tremenda expectación con más de 30.000 reservas de vehículos.

Los planes de Fisker pasan por que la producción de su primer vehículo —que estará a cargo de la empresa Magna, en su fábrica de Graz (Austria)— comience en noviembre de 2022.

"Nuestro primer año de entregas será el próximo (2023), y esperamos entregar 45.000 vehículos", asegura. Los primeros compradores que recibirán el Ocean serán los de Estados Unidos y en 6 países europeos, que no ha especificado. "En 2023 lo ampliaremos a toda Europa y probablemente a China", agrega. 

El Fisker Ocean tiene un precio de venta de entre 37.500 dólares (34.425 euros) en su versión básica a 68.900 (63.250) en la más avanzada. También tendrán un programa de suscripción denominado Flexee Lease. "Por un pago bajo podrás alquilar el vehículo y devolverlo en cualquier momento, y no cuenta para tu historial crediticio porque lo harás directamente con nosotros", señala el fundador de Fisker.

No es Tesla, es Fisker: por qué esta startup que descarta fabricar su propio vehículo podría ser la más disruptiva de la industria del automóvil

"Creemos que mucha gente joven va a querer utilizar este modelo porque hoy no quieren comprar un coche o tener un leasing de tres años", apunta el emprendedor, que asegura que su propuesta incluye el mantenimiento hasta 45.000 kilómetros al año. En Estados Unidos esa modalidad requiere un pago inicial de 2.999 dólares (2.750 euros) y un coste mensual de 379 dólares (348 euros), en la que se podrán añadir funcionalidades a través de actualizaciones inalámbricas (over-the-air).

El Ocean no es el único modelo en el que trabajan, ya que la compañía prepara el Pear, un vehículo urbano más asequible (por debajo de los 30.000 euros) que van a construir con la taiwanesa Foxconn que sonó como candidato a fabricar el Apple Car— y esperan comenzar a entregar en 2024. 

"La idea es crear algo totalmente diferente, no solo otro coche", asegura Fisker, que pretende producir 250.000 vehículos de este modelo cada año, cuyo diseño se conocerá en 2024. "Es difícil hacer algo muy diferente en el segmento de coches pequeños, pero creo que es revolucionario", afirma.

Las baterías de estado sólido, un sueño lejano

Fisker, con su primer modelo, Ocean, en su espacio del MWC 2022 de Barcelona

Las baterías de estado sólido son una de las grandes esperanzas de la industria para ofrecer vehículos con mayor autonomía, más duraderos y asequibles. Henrik Fisker trabajó durante años en esta tecnología, pero decidió dejar de apostar por ella en 2020.

"Teníamos grandes esperanzas en ello, pero no creo que vaya a ser una realidad pronto. Por eso paramos de trabajar en ellas. Se puede conseguir el 90%, pero el último 10 tiene que ser inventado y nadie sabe si puede funcionar y si se podría escalar", explica el ejecutivo.

Estas 5 startups de baterías para coches eléctricos retan a Panasonic y LG Chem por el dominio de un mercado de más de 100.000 millones de euros

Para Fisker, incluso si se consiguiera diseñar una batería de estado sólido que cumpliera las expectativas, las actuales de iones de litio tienen un volumen industrial que las hace imbatibles. "No creo que veamos ninguna tecnología de baterías nueva alcanzando un volumen de producción importante en coches antes de 2030", pronostica.

Otros artículos interesantes:

No es Tesla, es Fisker: por qué esta startup que descarta fabricar su propio vehículo podría ser la más disruptiva de la industria del automóvil

El próximo Papamóvil será eléctrico: lo construirá la estadounidense Fisker como una versión especial de su modelo Ocean y lo entregará al Papa Francisco en 2022

El coche solar podría ser una realidad, especialmente para viajes urbanos y 'carsharing': 4 startups ya tienen sus prototipos listos para salir al mercado en 2022 y 2023

Te recomendamos