Pasar al contenido principal

Trump estudia imponer aranceles a Europa después de que Francia haya aprobado este jueves la tasa Google

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense, Donald Trump
El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense, Donald Trump Reuters
  • La administración Trump anuncia una investigación sobre la legalidad de la tasa Google aprobada este jueves por el Senado de Francia de la tasa Google.
  • El Senado francés aprobó esta medida una semana después de que recibiera el visto bueno del Parlamento galo.
  • El impuesto gravará un 3% a los beneficios a las compañías tecnológicas que superen los 750 millones de euros en volumen de negocio global y los 25 millones en Francia.
  • El Departamento de Comercio de EE.UU. determinará ahora si la tasa Google francesa discrimina a empresas de EE.UU. y, si fuese así, Washington podría aprobar la imposición de aranceles contra Francia, que afectarían a toda Europa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

EE.UU. ha amenazado este miércoles con abrir un nuevo frente en su escalada proteccionista. Mientras siguen los acercamientos con China para negociar una salida a la guerra comercial entre ambas potencias y las tensiones con México, Canadá o Japón parecen haber quedado atrás por el momento, la administración Trump centra ahora su diana en la Unión Europea y, más concretamente, en Francia.

Tras haber advertido de que "responderán con dureza" a cualquier país europeo que apruebe de forma unilateral un impuesto a los beneficios de las grandes compañías tecnológicas estadounidenses, el representante de Comercio de EE.UU., Robert Lighthizer, ha anunciado esta pasada madrugada que abre una investigación para decidir sobre la legalidad de la tasa Google que se acaba de aprobar en Francia.

Leer más: Así es la 'tasa Google' que propone Francia, que recaudaría menos de la mitad que la española

De hecho, el Senado de Francia ha aprobado este jueves el llamado impuesto GAFA, en referencia a Google, Apple, Facebook y Amazon, que gravará un 3% a los beneficios a las compañías tecnológicas que superen los 750 millones de euros en volumen de negocio a nivel global y los 25 millones de euros en su país.

El Ejecutivo galo presidido por Emmanuel Macron ha justificado esta tasa como una forma de contrarrestar las prácticas contables de las grandes tecnológicas, que utilizan los diferentes niveles fiscales de los países de la UE para ahorrarse parte de su factura de impuestos. Paris calcula que podría recaudar hasta 500 millones de euros con este impuesto y ya ha dejado entrever que no responderá a la presión de EE.UU..

Desde EE.UU., la administración Trump ha criticado repetidas veces cualquier intento de aumentar los impuestos que pagan sus grandes compañías tecnológicas, incluyendo la propuesta de tasa Google que intentó aprobar el Gobierno español en funciones antes de las anteriores elecciones. Sin embargo, las amenazas de Washington no han impedido la aprobación de esta medida en Francia.

Leer más: La gran revolución sobre los impuestos a las tecnológicas que podría costar millones de euros a Amazon, Facebook o Google comienza a hacerse realidad en Europa

Así, el Departamento de Comercio ha puesto en marcha una investigación de la sección 301, el mismo procedimiento que ha seguido para justificar las sucesivas imposiciones de aranceles a China. Si esta investigación determina que el impuesto GAFA francés "no es legal, es discriminatorio o perjudica al comercio estadounidense", ha advertido Lighthizer, EE.UU. pondrá en marcha aranceles contra productos franceses en represalia.

En caso de que EE.UU. opte por abrir un nuevo frente en la guerra comercial, en este caso contra Francia, es difícil calcular sus consecuencias comerciales. La UE debatirá en los 2 próximos años la puesta en marcha de una tasa Google a nivel comunitario y las amenazas de Trump parecen destinadas a amedrentar a Bruselas, aunque no parece probable que lo consiga.

La administración Trump han amenazado sucesivamente con imponer aranceles a sectores diversos de la industria europea. Primero, la Casa Blanca se centró en las importaciones comunitarias de acero y aluminio y poco después impuso aranceles de 11.000 millones de dólares a la UE por sus ayudas a Airbus. Ahora, si deciden penalizar a Francia, todos los países de la UE se verían inmediatamente perjudicados.

Los sectores europeos que podrían sufrir directamente esos aranceles por parte de EE.UU. son el automovilístico y el vinícola, que compiten con productores locales en el mercado estadounidense. De hecho, EE.UU. es el cuarto mercado más importante para la industria del vino español, que generó 325 millones de euros en exportaciones en 2018, según Efeagro.

Y además