Pasar al contenido principal

Turquía y el BCE pueden convertirse en los obstáculos para la recuperación de BBVA en la bolsa en 2019

Carlos Torres, consejero delegado de BBVA.
Carlos Torres, consejero delegado de BBVA. BBVA
  • Si finalmente no hay subida de tipos de interés en Europa, como así piensan los expertos, los márgenes de BBVA seguirían presionados en uno de sus principales mercados.
  • La mayoría de analistas recomienda "sobreponderar" las acciones de la entidad en cartera, aunque con un recorrido al alza limitado. 
  • Uno de los atractivos sería la valoración a la que cotiza, con un PER de 8,53 veces los beneficios.

BBVA se enfrenta a muchas cuentas pendientes en este arranque de 2019, después de perder en los mercados más de un 33% el pasado año. El valor lleva desarrollando una tendencia claramente bajista, en un máximo en 2018 en los 7,62 euros por acción en enero (con un segundo techo en los 6,85 euros), para después incrementar el volumen de su caída. 

Con todo, el comportamiento de las principales líneas de negocio sigue siendo positivo sin tener en cuenta el impacto divisa, a tenor de las últimas cuentas presentadas. En cuanto a regiones, y a pesar de que desde junio se han resuelto muchas dudas sobre Turquía, la realidad es que el deterioro macro que está viviendo el país reduce visibilidad sobre la evolución del negocio a partir de este año. Falta por ver cómo van evolucionando todas sus áreas operativas.

En relación a su aspecto fundamental, BBVA tiene un PER de 8,53 veces los beneficios, lo cual la sitúa en un nivel de valoración bastante bajo en comparación con la media de las cotizadas del Ibex 35, y un retorno sobre el capital del 9,40%, además de un margen de beneficio neto cercano al 12%. Es decir, cifras que sin duda muestran el trabajo que está haciendo la entidad para situarse lo más arriba posible de la industria financiera dentro de un sector cada vez más exigente.

El banco tiene otro punto de atención claro en este año: la política monetaria del Banco Central Europeo. Como bien se sabe, los tipos de interés cero han dañado sus márgenes en Europa, por lo que una prolongación de esas medidas laxas en cuanto al precio del dinero puede torpedear sus aspiraciones bursátiles. 

La mayoría de expertos, en esta línea, creen que los tipos se van a mantener en estos niveles durante este año, a no ser que el crecimiento del PIB de la Unión Europea se acelere (algo que no se contempla por el momento) y que la inflación se sitúe por encima del objetivo del 2%. Por lo pronto, las previsiones a día de hoy lastrarían su capacidad para repuntar con gran entereza.

Leer más: Por qué Banco Santander aún no genera consenso en los analistas para invertir en 2019

Divergentes recomendaciones

BBVA, al contrario que muchos otros valores, se ha topado con valoraciones por parte de las firmas de análisis bastante diferentes. Una de ellas, RBC considera que el banco tiene un recorrido al alza en la bolsa de más del 38% sobre los niveles en los que cotiza en la actualidad. De hecho, incrementa su precio objetivo desde los 6,4 euros a los 6,5 euros por acción.

En el otro extremo se sitúa HSBC, con un recorte de su recomendación hasta mantener, frente a la recomendación de comprar que vaticinaba hace unos meses. La entidad pegaba un hachazo del 20% en la meta estimada para los títulos de la compañía hasta los 5,50 euros, desde los 6,90 previos. 

El motivo es que cree que “posiblemente haya mejores oportunidades” en otros bancos españoles, debido a “falta de catalizadores positivos” de BBVA. HSBC indica como principales problemas su operatividad en tres de sus mercados: España, México y Turquía, lo cual no favorece frente a la falta de “tendencias operativas positivas en otras regiones”. 

Por eso, argumenta, se desarrollará un gran impacto del efecto divisa en sus beneficios, haciendo que esté sin ningún tipo de cambio en los dos próximos ejercicios, tal y como explican los analistas de HSBC. 

El consenso, eso sí, tiene una visión más optimista, puesto que más del 75% apuesta por comprar las acciones de la compañía con un precio objetivo de 6,30 euros por título. Algo por debajo de las previsiones de RBC.
 

Te puede interesar