La Unión Europea quiere declarar la guerra a la obsolescencia programada de dispositivos electrónicos, ropa y productos dedicados a la construcción

Tienda de ropa

Reuters

  • En una serie de medidas presentadas esta semana, la Comisión Europea ha declarado la guerra a la obsolescencia programada en todo tipo de sectores.
  • Entre otras muchas medidas, Bruselas plantea la necesidad de combatir prácticas deshonestas relacionadas con la ropa, la construcción y los dispositivos electrónicos.
  • De salir adelante la normativa, los consumidores deberán recibir información precisa sobre la durabilidad de los productos que adquieren y sobre hasta qué punto son ecológicas ciertas campañas.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Existe la creencia de que la obsolescencia programada, el método por el que las empresas acortan la vida útil de sus productos para obligar a los consumidores a comprar más, remite solo a dispositivos tecnológicos como móviles, tabletas o portátiles.

No es verdad. Como muestra, el hecho, conocido esta semana, de que la Comisión Europea se ha propuesto combatir también la obsolescencia programada de la ropa y de los materiales de construcción.

Para ello, Bruselas ha presentado este miércoles una serie de medidas que proponen ampliar el espectro de la regulación para el etiquetado de los productos sostenibles, tal y como recoge Europa Press.

Facebook lo apuesta todo a la realidad virtual, pero los expertos tienen dudas: 6 inventos que fracasaron por llegar antes de tiempo

Estas forman parte de una estrategia que está orientada a aumentar el ciclo de vida de los productos textiles de cara a 2030 a través del uso de fibras recicladas.

Además, Europa quiere promover también el uso de sustancias que sean respetuosas con el medioambiente y los derechos sociales, considerando que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo, por detrás de la energética.

La estrategia contempla, entre otras medidas, un pasaporte digital para los productos textiles en la UE que contenga información clara y permita recortar la producción de microplásticos al tiempo que promueve la reutilización y reciclado de prendas.

Estas tienen un objetivo claro: poner coto a lo que se conoce como fast fashion, una estrategia mediante la que las grandes marcas de ropa buscan inducir la compra compulsiva entre los consumidores a fuerza de presentar muchas colecciones muy breves en poco tiempo.

Además, el Ejecutivo comunitario ha planteado revisar la regulación de los productos de la construcción de cara a hacerlos más duraderos, reparables y reciclables. 

32 fotos que muestran la evolución de Apple desde sus inicios hasta la dominación mundial

Este análisis, explica Europa Press, pretende crear unos estándares europeos con reglas claras para todos los operadores de la cadena de suministro, con lo que se evitarán los obstáculos regulatorios en el mercado único.

La tercera pata de esta propuesta de normativa la compone la lucha contra el greenwashing, iniciativas con las que las empresas tratan de maquillar sus inclinaciones hacia la obsolescencia programada con campañas más o menos verdes que en realidad no lo son tanto.

Así, la propuesta contempla la prohibición de prácticas fraudulentas como no informar de los mecanismos que limitan la durabilidad de un producto o informar sobre prácticas sostenibles que no pueden ser demostradas.

Además, las empresas tendrán prohibido hablar del respeto al medioambiente de un producto basándose solo en un aspecto del mismo y otorgar una calificación de sostenibilidad que no provenga de una autoridad de certificación. 

Por último, las compañías que operen en Europa no podrán no informar de que un producto tiene una funcionalidad limitada.

En su lugar, plantea el Ejecutivo comunitario, los consumidores deben ser informados de la durabilidad de los productos durante más de dos años.

De Apple a Walt Disney: qué piensan los directivos de las empresas tecnológicas más importantes del mundo sobre el metaverso de Facebook

El vendedor deberá además explicar a los consumidores si existe o no garantía en productos que consumen energía. En el caso de los dispositivos inteligentes, el cliente deberá tener información precisa sobre las sucesivas actualizaciones de software de que sean objeto sus dispositivos.

"La propuesta traerá grandes cambios en la manera que consumidor y producimos en la UE, pero también a nivel global", ha señalado al respecto el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en declaraciones recogidas por Europa Press.

Este ha señalado además que los productos deben mejorar su durabilidad y que los móviles no deben perder su funcionalidad a causa de que la batería se estropee y no pueda ser reemplazada.

Otros artículos interesantes:

Obsolescencia percibida, las modas que te dicen cómo debes ser

Una demanda afirma que el error en la batería en iOS 14 es un ejemplo de obsolescencia programada

“En la robótica la obsolescencia programada es un secreto a voces, y los responsables son los principales fabricantes del sector”, asegura Víctor Mayoral, experto en ciberseguridad en Alias Robotics

Te recomendamos