Un gráfico muestra la eficacia de las vacunas COVID-19 contra las 3 variantes de coronavirus más preocupantes

BI

Más de 3,7 millones de españoles han recibido ya al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que supone una cifra superior al número de casos registrados oficialmente desde el inicio de la pandemia. Pero la proliferación de peligrosas variantes, algunas de las cuales pueden evadir parcialmente las vacunas, significa que no estamos fuera de peligro.

Una reciente investigación sugiere que las vacunas de Moderna y Pfizer son significativamente menos eficaces contra la variante encontrada por primera vez en Sudáfrica, llamada B.1.351. Ese estudio utilizó muestras de sangre de personas vacunadas para comparar las respuestas de los anticuerpos al virus original y a la variante B.1.351. Los que se vacunaron presentaron muchos menos anticuerpos capaces de neutralizar la variante B.1.351.

3 variantes, 3 historias

En todo el mundo circulan innumerables versiones del coronavirus, cada una de ellas separada por un pequeño número de mutaciones genéticas.

Cuando una serie de mutaciones hace que una cepa en particular sea más eficaz a la hora de infectar a las personas, más letal o más capaz de evadir los anticuerpos generados por una vacuna o una infección anterior, los expertos en genética la etiquetan como una variante preocupante.

Hay tres de ellas: B.1.1.7, la variante detectada inicialmente en el Reino Unido en septiembre; P.1, que se descubrió en diciembre; y B.1.351, que se detectó en muestras de Sudáfrica en octubre.

BI

Comparten una mutación que afecta a la forma de la proteína de pico del virus, que usa para invadir las células. Esa puede ser la razón por la que estas variantes son más transmisibles.

Varios estudios han revelado que la variante B.1.1.7 -que se ha detectado en 94 países, España incluida- es entre un 50% y un 70% más contagiosa que sus antecesoras virales. Datos recientes sugieren que las personas infectadas con esta variante pueden tener un mayor riesgo de muerte que las que contraen otras cepas.

El coronavirus no va a desaparecer en el corto plazo: esto es lo que dicen los expertos

La variante B.1.351 ha sido detectada en al menos 51 países (13 de ellos con transmisión comunitaria) y en España de momento de forma puntual: en total Sanidad notifica en su último informe 54 casos, que corresponden a un caso esporádico de un viajero procedente de Sudáfrica y otros 6 brotes.

En el caso de la variante P.1 un estudio publicado en marzo sugiere que es entre un 40% y un 120% más transmisible que las versiones precedentes del virus. En este caso solo se han detectado por ahora dos casos aislados en España (uno de ellos vinculado con Brasil) y tres brotes.

BI

Las investigaciones sugieren que las vacunas existentes funcionan para proteger a las personas contra el B.1.1.7 pero son menos eficaces contra el B.1.351 y el P.1. Esto se debe probablemente a que estas dos variantes comparten una mutación que puede impedir que los anticuerpos generados en respuesta al virus original los reconozcan.

Esta alteración genética no existe en la mayoría de los casos de la variante B.1.1.7, aunque los investigadores del Reino Unido encontraron 11 casos de B.1.1.7 con esa mutación en un conjunto de más de 200.000 muestras.

Las variantes B.1.351 y P.1 también presentan una mutación que puede ayudar al virus a adherirse más a las células.

Qué significan estas variantes para ti

Tanto Pfizer como Moderna afirmaron en enero que tenían previsto desarrollar y probar vacunas complementarias para hacer frente a la variante B.1.351. Esto significa que las personas vacunadas podrían necesitar una vacuna de refuerzo. Hasta entonces, las personas que se hayan vacunado o hayan recibido previamente la vacuna COVID-19 podrían seguir corriendo el riesgo de infección por las variantes B.1.351 y P.1.

BI

Sin embargo, es probable que las vacunas sigan brindando cierto grado de protección contra estas variantes, aunque sean menos eficaces.

"Cuantas más vacunas podamos poner en los brazos de la gente, menor será el número de infecciones en general", tuiteó en enero Kristian Andersen, inmunólogo del Instituto de Investigación Scripps de California (Estados Unidos). Esto incluye las infecciones por las variantes B.1.351 y P.1, afirmó.

Respuestas a 9 preguntas cruciales sobre las variantes del coronavirus que se están extendiendo por todo el mundo

Además, las variantes saltan entre los huéspedes de la misma manera que el virus original, por lo que el distanciamiento social y el uso de equipos de protección personal deberían seguir ayudando a detener su propagación. Por ello, estas medidas de mitigación siguen siendo fundamentales, sobre todo teniendo en cuenta que si uno se expone a una variante más transmisible, es más probable que se infecte.

"Pongamos en marcha la vigilancia genómica, mejores mascarillas, más mascarillas, pruebas y cribados mucho más amplios, y evitemos las reuniones y los lugares abarrotados", escribió Andersen. "Combinemos esto con una distribución acelerada de vacunas y un plan acelerado de dosis de refuerzo actualizadas".

La Dra. Catherine Schuster-Bruce colaboró en la elaboración de este artículo.

LEER TAMBIÉN: Hay millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca sin usar, pero Estados Unidos parece negarse a exportar unas dosis que podrían acelerar el ritmo de vacunación en Europa

LEER TAMBIÉN: 10 síntomas que debes vigilar tras las vacunas contra COVID-19 aunque sean poco frecuentes

LEER TAMBIÉN: 9 datos que revelan cómo la pandemia ha cambiado nuestros hábitos un año después del gran confinamiento

VER AHORA: Desde personas en paro desesperadas hasta multinacionales del crimen: los perfiles de ciberdelincuente más comunes, según el CEO de Buguroo