Las personas infectadas con la variante del coronavirus encontrada en el Reino Unido tienen hasta un 64% más de probabilidades de morir que las que tienen otras cepas

BI
  • Una variante del coronavirus detectada por primera vez en Reino Unido es más mortal que la versión original del virus.
  • Las personas infectadas con la cepa B.1.1.7 tienen entre un 55% y un 64% más de probabilidades de morir de COVID-19.
  • Las vacunas existentes parecen funcionar contra la B.1.1.7, aunque otras variantes pueden eludir los anticuerpos inducidos por la vacuna.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los datos han llegado: las personas infectadas con la variante del coronavirus descubierta por primera vez en Reino Unido tienen un mayor riesgo de morir a causa del COVID-19 que las que contraen otras variantes del virus.

Una nueva investigación publicada en la revista Nature revela que entre los casos relacionados con la variante, conocida como B.1.1.7, los pacientes tenían un 55% más de probabilidades de morir en las 4 semanas siguientes a su prueba positiva.

Los autores del estudio examinaron a unos 2,2 millones de personas que dieron positivo en Inglaterra entre septiembre y mediados de febrero, y luego compararon el número de muertes entre los que tenían la B.1.1.7 con los que estaban infectados con otras cepas.

Las variantes amenazan la campaña de vacunación: cuáles han sido detectadas en España y qué obstáculos suponen para la inmunidad de rebaño

Tras controlar variables como la edad, el sexo, el origen étnico y la forma de vida del paciente, los investigadores descubrieron que, con el virus original, cabía esperar que murieran unas 6 de cada 1.000 personas de 60 años que dieran positivo. Pero esta cifra se eleva a unas 9 de cada 1.000 con el B.1.1.7.

"A pesar de los avances sustanciales en el tratamiento del COVID-19, ya hemos visto más muertes en 2021 que en los primeros 8 meses de la pandemia en 2020. Nuestro trabajo ayuda a explicar por qué", asegura Nick Davies, autor principal del estudio y epidemiólogo de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en un comunicado de prensa.

En enero y febrero, 42.000 personas murieron en Reino Unido a causa del COVID-19.

Cada vez hay más pruebas de que la variante B.1.1.7 es más mortal

La cepa B.1.1.7 se descubrió en las afueras de Londres en septiembre, pero las pruebas iniciales sugerían que no era más letal. Posteriormente, en enero, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que la variante estaba probablemente asociada a una mayor mortalidad.

La investigación publicada la semana pasada en la revista BMJ lo confirmó. Se descubrió que la cepa B.1.1.7 es más mortal que otras cepas, e incluso más de lo que sugieren los resultados del estudio de Nature.

Por qué las nuevas variantes hacen más necesario que nunca acelerar la campaña de vacunación y que las vacunas lleguen a los países de menos ingresos

Los investigadores del BMJ examinaron a casi 55.000 parejas de personas en Reino Unido. Dentro de cada pareja, una persona había dado positivo por B.1.1.7 mientras que la otra había dado positivo por una cepa de coronavirus diferente (incluyendo las variantes de Sudáfrica y Brasil). Los miembros de cada pareja tenían edades, etnias y ubicaciones geográficas similares, y obtuvieron sus resultados positivos entre octubre y febrero.

El estudio descubrió que la variante B.1.1.7 era un 64% más letal que las demás cepas en las 4 semanas siguientes a la prueba positiva.

BI

El anuncio de Johnson de enero se basó en la investigación recogida por el Grupo Asesor sobre Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes de Reino Unido, que descubrió que, de media, las personas infectadas por B.1.1.7 en Reino Unido tenían una tasa de mortalidad un 30% mayor que las que tenían el virus original.

Un análisis de seguimiento de Public Health England analizó los datos recogidos entre finales de noviembre y principios de enero, y descubrió que B.1.1.7 era un 65% más mortal que otras cepas. Los investigadores de la Universidad de Exeter, por su parte, analizaron las muestras recogidas entre octubre y finales de enero y descubrieron que las personas infectadas con la variante tenían casi el doble de probabilidades de morir.

La mayor mortalidad podría estar relacionada con una mayor carga viral

BI

El aumento de la letalidad de la cepa podría atribuirse al hecho de que las personas infectadas por la B.1.1.7 tienen una carga viral más alta de media, lo que significa que producen más partículas virales cuando están infectadas. Las cargas virales más elevadas, según muestran múltiples estudios, se asocian a un mayor riesgo de muerte y a una mayor gravedad de la enfermedad.

"Eso fue lo primero que me vino a la mente", explica a Business Insider William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt. "Tendría mucho sentido".

También es posible que la mayor transmisibilidad de la cepa simplemente dé al virus una mayor posibilidad de infectar a más personas que tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave. Una cepa más transmisible significa que la gente tiene más probabilidades de infectarse si se expone; la B.1.1.7 es entre un 50% y un 70% más contagiosa que la versión original del virus.

Esta mayor transmisibilidad podría deberse a varias mutaciones en el código genético de la proteína pico del virus, que utiliza para invadir las células. Estos ajustes pueden facilitar la propagación de la variante B.1.1.7.

Lorena Sánchez-Felipe, la investigadora española que persigue una vacuna monodosis que proteja contra el coronavirus a largo plazo

"Puede tratarse simplemente de que un virus más contagioso llegue a personas más vulnerables, de mayor edad o con problemas de salud subyacentes, como la diabetes o las enfermedades pulmonares", señala Schaffner.

Otra posibilidad es que la mayor transmisibilidad de la variante haya contribuido indirectamente a una mayor tasa de mortalidad debido al estrés que supuso para el sistema sanitario de Reino Unido. El número de casos diarios de COVID-19 se disparó en los 4 meses siguientes al descubrimiento de B.1.1.7, pasando de 3.899 nuevos casos el 20 de septiembre a más de 68.000 el 8 de enero.

El aumento de casos puso a prueba a los hospitales y los recursos sanitarios de Reino Unido, lo que puede haber perjudicado los resultados de los pacientes.

La incertidumbre y la logística son los principales desafíos en la campaña de vacunación en España: todo lo que debería ocurrir para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de verano

"Si los casos se descontrolan, las muertes se descontrolan, ya que el sistema sanitario está bajo presión", dijo en enero Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud.

Las vacunas existentes funcionan contra B.1.1.7

BI

B.1.1.7 se ha encontrado en 94 países, incluyendo España, donde ahora mismo es la variante predominante. 

Pero en estudios recientes, tanto Pfizer como Moderna descubrieron que sus vacunas resistían bien la variante. Otras vacunas, incluidas las de Johnson & Johnson y AstraZeneca, también protegen a las personas contra la B.1.1.7.

Pero estas vacunas parecen menos eficaces en general contra la variante descubierta por primera vez en Sudáfrica, B.1.351, y la cepa encontrada en Brasil, denominada P.1.

Esto se debe probablemente a que estas dos variantes comparten una mutación que puede impedir que los anticuerpos generados en respuesta al virus original los reconozcan. Esta alteración genética falta en su mayor parte en la B.1.1.7, aunque los investigadores de Reino Unido encontraron 11 casos de B.1.1.7 con esa mutación en un conjunto de más de 200.000 muestras.

Los estudios no han descubierto que el B.1.351 o el P.1 sean más letales que el virus original.

Otros artículos interesantes:

La vacuna monodosis de Johnson & Johnson tiene una eficacia global del 66%, pero la disparidad geográfica de los resultados alimenta la preocupación sobre las variantes

La Comisión Europea se apoya en Pfizer para acelerar la vacunación y acuerda la entrega de 10 millones de dosis más en este trimestre

El último frenazo a la vacuna de AstraZeneca abre otra grieta en el plan de inmunizar al 70% de la población antes de que acabe el verano

Te recomendamos

Y además