Visita en exclusiva al laboratorio de Moderna: así prepara la biotecnológica su próxima revolución médica tras la vacuna contra el COVID-19

Vista en exclusiva del interior de los laboratorios de Moderna, donde la nueva empresa de biotecnología está planeando lo que vendrá después de su exitosa vacuna contra el coronavirus

Franco Sacchi/Business 

Insider

  • Impulsada por su vacuna contra el COVID-19, Moderna ha ascendido a los primeros puestos de la industria farmacéutica.
  • La biotecnológica estadounidense se ha expandido rápidamente para impulsar la producción mediante la contratación de cientos de personas y la apertura de nuevos edificios.
  • Business Insider ha visitado los laboratorios de Moderna para conocer de primera mano los planes de la empresa biotecnológica más allá del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Norwood, Massachusetts (Estados Unidos) — La ostentación de Moderna no pasa desapercibida.

En el vestíbulo principal del extenso complejo que ocupa la empresa biotecnológica en los suburbios de Boston (Estados Unidos), hay cajas plagadas de insignias que destacan los hitos de la empresa como la entrega de 100 millones —y luego de 200 millones de dosis— de su vacuna contra el COVID-19. Con el objetivo de suministrar hasta 1.000 millones de dosis a finales de año, parece inevitable que los pins se conviertan pronto en cadenas de insignias similares a las de las Girl Scouts.

Algunos empleados se pasean con camisetas inspiradas en los títulos que la serie Friends ponía a sus capítulos con frases como: "En el que Moderna entregó 100 millones de dosis".

Vista en exclusiva del interior de los laboratorios de Moderna, donde la nueva empresa de biotecnología está planeando lo que vendrá después de su exitosa vacuna contra el coronavirus

DeAngelis/Business Insider

Moderna se ha ganado a pulso su confianza. Antes de la pandemia, la empresa de biotecnología nunca había elaborado un medicamento autorizado por los organismos reguladores. Cuando los primeros casos comenzaron a trascender, Moderna lo dejó todo para buscar una vacuna experimental contra el coronavirus utilizando una tecnología que no había sido probada hasta entonces y tuvo éxito en un tiempo récord. Más de 60 millones de personas en Estados Unidos han recibido ya la vacuna de Moderna (en España se han administrado 4,25 millones de dosis de Moderna), y no es exagerado decir que el trabajo de la empresa ha ayudado a salvar cientos de miles de vidas.

"Creo honestamente que la empresa ha hecho posible lo imposible", afirma Huijuan Lee, vicepresidenta de desarrollo analítico de Moderna, al resumir cómo ha aumentado Moderna aceleró su proceso de fabricación para producir cientos de millones de dosis. 

Huijuan Lee, vicepresidenta de desarrollo analítico de Moderna.
Huijuan Lee, vicepresidenta de desarrollo analítico de Moderna.

Franco Sacchi/Business Insider

Sin embargo, el próximo capítulo de Moderna sigue siendo objeto de un intenso debate, especialmente cuando la valoración de la empresa se acerca a los 100.000 millones de dólares (unos 85.000 millones de euros). 

¿Está Moderna a la cabeza de una revolución médica en ciernes o la biotecnológica va a sufrir para tener otra historia de éxito más allá de su vacuna contra el coronavirus?

Una nueva generación de fármacos

Los ejecutivos de Moderna han argumentado que el éxito de su tecnología central, el ARN mensajero (ARNm), significa que la biotecnológica está ahora preparada para simplemente "enchufar y reproducir" su camino hacia la fabricación de decenas de nuevos medicamentos en los próximos años.

"No tenía sentido que Moderna fuera una empresa de un solo fármaco", ha explicado el CEO, Stéphane Bancel, a Business Insider

Pero a diferencia de otras empresas farmacéuticas con valoraciones similares, como GlaxoSmithKline, Gilead Sciences y Regeneron, los resultados de Moderna están impulsados casi por completo por un único producto: su vacuna contra el COVID-19, como ha señalado recientemente el columnista de Bloomberg Max Nisen.

Algunos analistas de Wall Street se han mantenido al margen, ya que el valor de la compañía de biotecnología se ha multiplicado por más de 10 en el último año. Los analistas de Morgan Stanley y JPMorgan han rebajado el valor de "comprar" a "mantener", mientras que Mani Foroohar, de SVB Leerink, espera que el valor tenga un rendimiento bajo.

Por supuesto, la vacuna contra el coronavirus es ahora una gran fuente de ingresos, ya que Moderna espera obtener 18.400 millones de dólares (cerca de 15.500 millones de euros) en 2021. La duda proviene de un esperado descenso de las ventas que "es inevitable, y podría ser pronunciado", escribe Nisen.

Aun así, la transformación que Moderna ha emprendido en su campus de Norwood, en las afueras de la ciudad, podría posicionar a la empresa de biotecnología para aprovechar el impresionante éxito de su vacuna contra el coronavirus, ya que busca abordar una variedad de enfermedades, como la gripe, el citomegalovirus y el virus respiratorio sincitial, y desarrollar tratamientos de ARN mensajero para dolencias como enfermedades del corazón y el cáncer.

"Ese proceso ha reforzado realmente nuestra comprensión de la tecnología del ARNm y su aplicación en las vacunas", explica Lee sobre la vacuna contra el coronavirus de la empresa: "Y por supuesto también vamos a expandirnos a la medicina terapéutica"

La transformación de Norwood en la lucha contra el COVID-19

Vista en exclusiva del interior de los laboratorios de Moderna, donde la nueva empresa de biotecnología está planeando lo que vendrá después de su exitosa vacuna contra el coronavirus

Franco Sacchi/Business Insider

En 2018, Moderna abrió su centro de investigación de Norwood (pueblo situado en el estado de Massachusetts, en Estados Unidos), reutilizando una instalación de 60.960 metros cuadrados que solía ser una planta de Polaroid

En medio de la pandemia, Moderna continuó expandiéndose, trasladando algunos de sus equipos de investigación de  Cambridge a un segundo edificio en Norwood, ahora denominado Moderna Technology Center, North (Centro de Tecnología de Moderna, Norte). Está en marcha la construcción de un tercer edificio que se denominará Este, convirtiendo a Norwood en un campus de Moderna.

Para acompañar su expansión inmobiliaria, Moderna se ha lanzado a contratar personal, duplicando prácticamente su plantilla durante la pandemia hasta alcanzar los 1.500 empleados. Alrededor de 800 trabajan en Norwood y Moderna tiene previsto contar con unos 1.200 trabajadores para finales de año, según un portavoz de la empresa. 

El factor evidente de este crecimiento ha sido la vacuna contra el coronavirus. La mayoría de esos empleados han ayudado a desarrollar la vacuna y a aumentar su producción.

El edificio original de Norwood —la antigua fábrica de Polaroid— se ha ido ampliando y llenando de equipos y personas hasta el punto de "reventar las costuras", como lo describe un científico de Moderna. 

Vista en exclusiva del interior de los laboratorios de Moderna, donde la nueva empresa de biotecnología está planeando lo que vendrá después de su exitosa vacuna contra el coronavirus

Franco Sacchi/Business Insider

La planta produce los componentes centrales de la vacuna: la molécula de ARN mensajero que enseña a las células a fabricar la proteína de punta envuelta en una mancha microscópica de grasa llamada nanopartícula lipídica que introduce el ARNm en las células. Los laboratorios de producción externos se encargan de llenar los viales con ese suero y de sellarlos. 

Las vacunas desarrolladas por Moderna y Pfizer-BioNTech para el coronavirus son las primeras vacunas de ARNm que llegan al público. El proceso de ampliación de la producción y el hecho de contar con esa experiencia en el seno de Moderna constituirán una ventaja clave de cara al futuro, señalan los responsables de la empresa. 

Nedim Altaras, vicepresidente senior de desarrollo técnico de Moderna.
Nedim Altaras, vicepresidente senior de desarrollo técnico de Moderna.

Franco Sacchi/Business Insider

Moderna quiere aplicar las enseñanzas de COVID-19 al resto de la cartera de proyectos

Nedim Altaras, vicepresidente sénior de desarrollo técnico de Moderna, cuenta que la escalada del COVID-19 ayudará a la biotecnológica a abordar otras enfermedades con mayor rapidez, acortando el tiempo entre los resultados positivos de la investigación y la producción del producto. 

"Estamos preparados para poder avanzar rápidamente cuando veamos resultados clínicos satisfactorios", afirma Altaras.

Una de las principales incógnitas científicas que determinarán el futuro de Moderna son los límites de la tecnología del ARNm. ¿Funcionará mejor para las enfermedades víricas que requieren una respuesta rápida, o podrán los medicamentos de ARNm tratar con éxito el cáncer, las enfermedades raras e incluso las cardiopatías?

Moderna está llevando a cabo ensayos clínicos para una serie de medicamentos, como vacunas contra el citomegalovirus, la gripe estacional y el Zika, así como tratamientos para el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Vista en exclusiva del interior de los laboratorios de Moderna, donde la nueva empresa de biotecnología está planeando lo que vendrá después de su exitosa vacuna contra el coronavirus

Franco Sacchi/Business Insider

El futuro del ARNm dependerá también del lugar del cuerpo en el que puedan administrarse estos medicamentos, explica Amy Rabideau, directora asociada de Moderna. La empresa de biotecnología ya ha iniciado una investigación que explora los límites de las nanopartículas lipídicas, las diminutas gotas de grasa responsables de introducir en las células las cargas útiles de las vacunas y los tratamientos de ARNm.

"Hay un potencial muy interesante, y todo se reduce a que nosotros hagamos la investigación", comparte Rabideau.

Allison DeAngelis ha contribuido a la elaboración de este artículo.

Este contenido fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

DART: así es el innovador proyecto de Moderna y el Ejército estadounidense para transformar el proceso de fabricación de vacunas, un arma decisiva para la próxima pandemia

Las vacunas de Pfizer y Moderna podrían proteger contra el coronavirus durante años, sugiere un nuevo estudio, lo que haría innecesaria una dosis de refuerzo

AstraZeneca, Pfizer, Moderna… Así han crecido los beneficios de las principales farmacéuticas gracias a las vacunas del COVID-19