Pasar al contenido principal

11 trucos que deberías probar para mejorar la velocidad de tu conexión WiFi

Trucos de la conexión WiFi
Getty Images

La red WiFi es el cordón umbilical invisible que te conecta a Internet. Utilizar únicamente las conexiones móviles de las operadoras hoy en día es una quimera, con cupos de datos de unos pocos gigabytes al mes. Así que siempre vas a depender de la fiel (y gratuita) conexión WiFi para disfrutar de las maravillas y miserias de la gran Red de Redes. La pregunta eterna no ha cambiado en los últimos diez años: ¿Qué trucos usar para que el WiFi vaya más rápido?

La tecnología WiFi se utiliza hoy de forma masiva. Es una ventaja porque las compañías tecnológicas llevas años perfeccionándola, y hay muchas empresas que trabajan para crear productos con WiFi. Esto permite que exista mucho hardware para elegir.  Pero al mismo tiempo, el espectro radioeléctrico está saturado. Hay un atasco que afecta a todas las conexiones. Posiblemente tu vecino esté interfiriendo tu red WiFi, y tu estés ralentizando la suya.

Por suerte, la ventaja del WiFi es que hay muchos factores que influyen en la calidad de la señal. Desde las características del router a su colocación, la orientación de las antenas, la configuración de los dispositivos, o las interferencias externas e internas. Eso permite aprovechar muchos trucos que puedes usar para que tu WiFi vaya más rápida.

Para mejorar la señal WiFI, primero debes entender cómo funciona la tecnología: así podrás minimizar sus puntos débiles

Diagrama de conexion WiFi
Getty Images

El WiFi es un sistema de transmisión de datos a través de ondas de radio. Mediante un chip WiFi convierte los unos y ceros en ondas, y al contrario, las ondas en unos y ceros cuando los recibe.

La tecnología WiFi nace gracias al esfuerzo de diferentes investigadores, que aportaron distintos aspectos clave. La famosa actriz de Hollywood e inventora, Hedy Lammar, está considerada una de las precursoras del WiFi.

Junto con el compositor George Antheil patentó una técnica de modulación de señales en espectro expandido, la primera versión de lo que se conoce como salto en frecuencia. Es la tecnología en la que se basa el WiFi o el Bluetooth.

El primer intento de transmitir datos informáticos a través del aire se llevó a cabo en 1971, en Hawái. Pero el WiFi no existió hasta finales de los 90, cuando importantes empresas de telefonía crearon la Alianza WiFi, y diseñaron los estándares actuales: 802.11 a, b, n, y ac. Cada estándar es más rápido que el anterior y acepta más conexiones simultáneas al mismo tiempo, entre otras mejoras.

Leer más: Así funciona por dentro la fascinante red de cables submarinos que te conectan a internet

Otras tecnologías aparte del WiFi usan las ondas de radio para transmitir su información, desde la TDT hasta las propias cadenas de radio. Incluso los microondas trabajan en una frecuencia similar al WiFi.

Para evitar interferencias, había que repartirse el espacio radioeléctrico. Por eso, hasta hace poco, la señal WiFi solo se transmitía en la frecuencia de los 2.4 GHz. Con el último estándar actual, WiFi 802.11ac, se usa también la frecuencia de los 5 GHz. A mayor frecuencia se pueden transmitir más datos por segundo, pero el alcance de la señal es menor.

De esta manera el WiFI solo funciona en dos frecuencias diferentes, pero hoy en día ese espacio esta saturado: en un simple edificio con unos pocos vecinos, o en una oficina, se conectan docenas de dispositivos a través de WiFi, y se roban la señal entre sí. 

Para reducir las interferencias, los routers pueden alternar ligeramente la frecuencia, dando lugar a diferentes canales de transmisión. En cada país cambia, pero lo normal es que la banda de los 2.4 GHz tenga 12 canales y la de 5 GHz alrededor de 30.Ahora que conoces los principios básicos del WiFi puedes entender estos trucos que deberías probar para mejorar la velocidad de tu conexión WiFi. 

Te puede interesar

Lo más popular