Facebook cumple una década en bolsa: estas 43 fotos resumen su fascinante historia, desde un dormitorio en Harvard a luchar por liderar el metaverso

Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, con los controles de las Meta Quest.
Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, con los controles de las Meta Quest.

Reuters

Durante años, Facebook ha representado la quintaesencia de la típica historia de éxito Silicon Valley, una epopeya tecnológica equiparable a la que protagonizaron décadas atrás empresas como Apple y Microsoft.

No es para menos: la red social pasó en cuestión de apenas unos años de ser una idea nacida en un dormitorio de Harvard a convertirse en una de las compañías más poderosas e influyentes del mundo.

Como consecuencia, Mark Zuckerberg, la mente pensante detrás de la red social, es dueño de una fortuna valorada en más de 60.000 millones de euros.

Pero no todo han sido éxitos en la historia de Facebook.

Tras protagonizar un crecimiento vertiginoso en la última década, el pasado otoño la empresa dejaba de ser solo Facebook para integrarse en Meta, un conglomerado empresarial que recoge otras redes sociales como Instagram y que da cuenta de la decidida apuesta de la empresa por el metaverso.

No fue un brindis al sol. El cambio de marca coincide con la mayor crisis de reputación que ha vivido Facebook desde su fundación.

Esta fue provocada por la difusión de los conocidos como Papeles de Facebook, un conjunto de documentos filtrados por antiguos empleados de la compañía a algunos de los medios de comunicación más leídos del mundo.

Estos revelaron que, desde hace años, la empresa maneja informes que hablan de que Facebook ha privilegiado el crecimiento en el número de usuarios a la salud mental de los mismos.

Tanto calaron estos escándalos el pasado mes de febrero, por primera vez en su historia, Facebook perdió usuarios. En concreto, la red social se dejó medio millón de cuentas, su primer descenso en los últimos 17 años.

Esta es la historia detrás del nacimiento, el ascenso vertiginoso y el reciente estancamiento de Facebook, ahora Meta, desde febrero de 2004 hasta el décimo aniversario de la salida a bolsa de la empresa.

Facebook comenzó su historia en la residencia Kirkland House de Harvard.

Facebook tuvo sus inicio en la residencia universitaria Kirkland House de Harvard.

Se trata, por ejemplo, de la misma residencia en la que vivió el actor Wallace Shawn, quien interpretó a Vizzini en La princesa prometida. Shawn fue también la voz del dinosaurio de juguete Rex en la versión original Toy Story.

En 2003, Mark Zuckerberg, entonces estudiante de segundo año en Harvard, creó una página web llamada Facemash.

En 2003, Mark Zuckerberg, que por aquél entonces era un estudiante de segundo año en Harvard, creó un sitio web llamado Facemash.

Una web para ligar. Eso era en un inicio Facemash, el abuelo de Facebook.

En ella, la gente votaba el atractivo de los otros usuarios basándose en una serie de imágenes volcadas en la página. 

Para ponerla en marcha, Zuckerberg usó sin permiso de nadie fotos de sus compañeros de clase que robó de la web de la propia universidad. Simplificando, lo que hizo fue hackear a los administrativos de Harvard para poder volcar en su web las fotos identificativas de los alumnos.

El invento funcionó desde el principio. La página obtuvo la friolera de 22.000 páginas vistas por 450 personas en sus primeras 4 horas de vida. Fue algo más que un comienzo prometedor.

Pocos días después, como era de esperar, Harvard ordenó que se cerrara la página alegando para ello, entre otras muchas cosas, problemas en materia de derechos de autor y seguridad. Zuckerberg se enfrentó a medidas disciplinarias, pero no se le expulsó.

Al fin y al cabo, un alumno de segundo año que hackea a la propia Universidad de Harvard no deja de ser, ante todo, un alumno con un llamativo potencial.

En vez de darse por vencido tras el cierre de Facemash, Zuckerberg lanzó Thefacebook el 4 de febrero de 2004.

Sin dejarse intimidar por la debacle de Facemash, Zuckerberg lanzó The Facebook el 4 de febrero de 2004.

Lejos de dejarse llevar por la desidia o el derrotismo, Zuckerberg reaccionó al cierre de aquella primera web como se espera de un líder tecnológico resiliente: volviendo a la carga.

El 4 de febrero de 2004 vio la luz Thefacebook, una web que daba un pequeño giro de tuerca a Facemash. 

En vez de limitarse a las valoraciones del físico de los alumnos, Thefacebook daba un paso más allá permitiendo, entre otras cosas, que los alumnos pudieran buscarse unos a otros a través de la plataforma.

Seis días después del lanzamiento, tres estudiantes de Harvard acusaron a Zuckerberg de haberles robado la idea.

Los gemelos Winklevoss.

Pero en esta ocasión la autoría de la idea no está tan clara como con Facemash. Apenas unos días después de ver la luz Thefacebook, Divya Narendra y los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss afirmaron que Zuckerberg les había robado la idea.

En concreto, estos decían que este había acordado desarrollar para ellos una página llamada HarvardConnection.com cuya finalidad, casualmente, era precisamente que los estudiantes de Harvard pudieran conectar unos con otros. 

Zuckerberg rechazó trabajar para ellos, pero se inspiró en muchas de las ideas que debían sustentar HarvardConnection para crear su Thefacebook.

Finalmente, estos presentaron una demanda que se resolvió en 2008.

Esta condujo a un acuerdo en virtud del cual los denunciantes recibieron 1,2 millones de acciones de Facebook. Esas acciones estaban valoradas en 300 millones de dólares (unos 258 millones en euros) cuando Facebook salió a bolsa hace ahora 10 años.

En un mes, la mitad de los estudiantes de Harvard ya eran miembros de Thefacebook.

Dustin Moskovitz with Zuckerberg.

Para marzo de 2004, apenas un mes después de ver la luz, Thefacebook se había extendido a Yale, Columbia y Stanford. 

Zuckerberg incorporó entonces al proyecto a sus compañeros de Harvard Dustin Moskovitz, Eduardo Saverin, Andrew McCollum y Chris Hughes como cofundadores para ayudarle a manejar el crecimiento de la web y convertirla en un negocio.

Pocos meses después del lanzamiento de la plataforma, Facebook empezó a vender anuncios.

Pocos meses después del lanzamiento del portal, el equipo de Facebook organizó el primer lanzamiento de anuncios de publicidad del portal.

A pesar del por aquel entonces limitado número de características de la plataforma y de su relativamente escaso número de usuarios, Thefacebook tuvo claro desde un primer momento que lo suyo era hacer dinero.

Zuckerberg sacó Facebook del ámbito de su residencia para tomárselo en serio

En aquel momento, Zuckerberg seguía mostrando Facebook fuera su residencia, pero ya era hora de tomárselo en serio.

No bien hubo llegado la mitad de aquel importantísimo año 2004 para Thefacebook cuando Zuckerberg cumplió con otro de los clichés del gran emprendedor de éxito: salirse de la universidad. 

Como había hecho Gates con Microsoft en su día, Zuckerberg abandonó Harvard para centrarse en su proyecto.

A mediados de 2004, Zuckerberg contrató al cofundador de Napster Sean Parker para que fuera el primer presidente de Facebook.

A mediados de 2004, Zuckerberg contrató al cofundador de Napster Sean Parker para que fuera el primer presidente de Facebook.

En junio de 2004, Facebook se estableció en una pequeña oficina en el centro de Palo Alto, California.

En junio de 2004, Facebook se estableció en una pequeña oficina en el centro de Palo Alto, California.

En ese entonces, la compañía era conocida tanto por ser el centro de desenfrenadas e inigualables fiestas como por ser una de las startups con más proyección de todo Silicon Valley.

Esta foto, tomada en 2008 durante el rodaje del documental Now Entering: a Millennial Generation, da testimonio de lo que era Facebook por aquel entonces. 

En esencia, se trataba de una empresa llena de genios capaces de cometer las mayores estupideces con tal de olvidar al menos durante unos minutos que de ellos se esperaba lo mejor de lo mejor, esto es, que convirtieran Facebook en the next big thing. Nada más y nada menos.

La oficina de Palo Alto era un lugar increíblemente modesto.

Esa oficina, en el centro de Palo Alto, era increíblemente modesta.

¿Ves esa puerta de cristal Número 471? Tras ella había un conjunto de escaleras que dirigían a las oficinas centrales de Facebook.

Aunque hoy resulta difícil de concebir, aquellos dos elementos arquitectónicos fueron, durante un buen tiempo, lo único que separaba las oficinas de Facebook de la calle. 

Zuckerberg solía pasar el rato en la oficina en pantalones cortos, descalzo y con una cerveza en la mano.

Zuckerberg solía pasar el rato en la oficina en pantalones cortos, descalzo y con una cerveza en la mano.

No era su única extravagancia. Concebida más como un piso de estudiante que como una oficina convencional y al uso, en aquellos años no era raro encontrar en aquella primera sede de Facebook al propio Zuckerberg en pantalón corto, descalzo y cerveza en mano.

Y es que lo de Facebook con la cerveza era pura devoción.

No, en serio, les encantaba la cerveza.

En esta foto, uno de los miembros del equipo del documental se sirve una cerveza del barril de Facebook mientras Andrew McCollum aparece junto a una amiga.

Esa oficina también era famosa por los graffitis de sus paredes.

Esa oficina también era conocida por tener graffitis en sus paredes.

El mismo mes que se mudó a su oficina de Palo Alto, Facebook obtuvo su primera fuente de financiación externa.

El mismo mes que se mudó a su oficina de Palo Alto, Facebook obtuvo su primera fuente de financiación externa.

La inversión de 500.000 dólares (unos 430.000 euros) provino de los cofundadores de PayPal, Peter Thiel (izquierda) y Elon Musk. Desde entonces, Thiel se ha convertido en un destacado inversor de riesgo, mientras que Musk, como es buen sabido, fundó Tesla y SpaceX antes de convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo.

En ese momento, Facebook estaba comenzando su rápido ascenso hacia el estrellato cultural.

En ese momento, Facebook estaba comenzando su rápido ascenso hacia el estrellato cultural.

En mayo de 2005, Facebook recaudó 13,7 millones de dólares (11,8 millones en euros) en fondos. En 2006, creó su News Feed. La característica, daba a los usuarios información en tiempo real de lo que sus amigos estaban haciendo.

No tardó en convertirse en una de las principales características de la red social.

A finales de 2007, Zuckerberg conoció a una ejecutiva de Google llamada Sheryl Sandberg en una fiesta de Navidad.

Sandberg (left) and Zuckerberg

En ese momento, Sandberg estaba considerando aceptar un puesto nuevo en el Washington Post. Pero después de conocerla, Zuckerberg decidió que Facebook necesitaba un director de operaciones y logró persuadirla para que subiera a bordo del proyecto a principios de 2008.

Fue una contratación profética. Facebook ya estaba creciendo rápidamente, pero el auge del smartphone trajo consigo a muchos más usuarios.

En 2009, Facebook se mudó a una oficina más grande de Palo Alto situada en el Stanford Research Park.

En 2009, Facebook se mudó a una oficina de Palo Alto un poco más grande situada en el Stanford Research Park.

El traslado se produjo cuando el sitio web de Facebook estaba experimentando un crecimiento exponencial. A finales de 2010, alcanzó el billón de páginas vistas al mes.

Ese lugar no fue sede de Facebook durante mucho tiempo. En 2011, la red social volvió a trasladarse.

Ese lugar no fue sede de Facebook durante mucho tiempo. En 2011, la red social volvió a trasladarse.

Esta vez lo se mudaron al campus corporativo que una vez fue ocupado por Sun Microsystems, que había caído en desgracia antes de ser adquirido por Oracle.

Facebook nombró la calle principal del campus "Hacker Way".

Facebook nombró la calle principal del campus "Hacker Way".

El nombre hacía referencia a la famosa una frase que Zuckerberg había convertido hacía tiempo en su filosofía de vida: "Muévete rápido y destruye cosas".

En ese momento, Facebook estaba demostrando que su red social podía jugar un papel importante en la política global.

The 2011 Egyptian protests.

La influencia del portal quedó subrayada durante el alzamiento popular egipcio en febrero de 2011. El movimiento, de carácter esencialmente reformista y que tenía en la lucha contra la corrupción uno de sus principales rasgos, se organizó en gran medida a través de Facebook y otras redes sociales.

Zuckerberg también se involucró cada vez más en la escena política.

President Barack Obama, left, with Zuckerberg.

Una de sus primeras acciones políticas públicas fue hablar con los líderes mundiales en apoyo de la difusión del acceso a Internet en todo el mundo.

Facebook también ha sido durante mucho tiempo un firme defensor de la igualdad de los derechos y de la comunidad LGTBI.

Facebook Rainbow Pride HQ sign.

La red social se volvió imparable. Facebook salió a bolsa en una operación que batió todo tipo de récords históricos en 2012, alcanzando una capitalización bursátil de más de 100.000 millones de dólares.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, momentos después de la salida a bolsa de la red social

El 18 de mayo de 2012 la red social protagonizó la operación de salida a bolsa más grande del sector tecnológico y una de las mayores de la historia de internet. Aquel día sus acciones cerraron la sesión en los 38,23 dólares, ligeramente por encima del precio de la OPV pero casi 4 dólares por debajo del precio al que iniciaron la jornada, marcada por problemas técnicos y calificada como decepcionante por la prensa de la época.

Facebook captó en esa salida a bolsa 16.000 millones de dólares, una cifra solo superada entonces por General Motors y Visa, y en el primer día ya alcanzó una capitalización bursátil de 100.000 millones de dólares, superando a gigantes como Amazon, McDonald's o Disney.

Ese mismo año, la empresa comenzó a dar a sus empleados su Pequeño libro rojo.

Ese mismo año, Facebook comenzó a dar a sus empleados su Pequeño libro rojo.

El libro, que desde entonces se ha convertido en una leyenda, está basado en eslóganes propagandísticos. Facebook se lo dio a sus empleados para asegurarse de que, aunque la empresa creciera rápidamente, estos se mantuvieron alineados con su misión.

El día después de la salida a bolsa de su empresa, Zuckerberg se casó.

Priscilla Chan (left) and Zuckerberg.

Zuckerberg se casó con su novia desde hacía muchos años, Priscilla Chan, a quien conoció cuando aún estudiaba en Harvard.

A lo largo de los años, la empresa ha adquirido un montón de nuevas empresas, incluyendo Instagram, que compró por 1.000 millones de dólares (860 millones de euros) en 2012.

El confundador de Instagram Kevin Systrom (izquierda) con Zuckerberg.

Facebook compró Instagram por 1.000 millones de dólares (860 millones de euros) en 2012. La aplicación para compartir fotos ahora cuenta con más de 1.000 millones de usuarios.

La compra fue una demostración de cómo, a pesar de su aumento, Facebook siempre ha estado atento a la próxima startup que amenazaba con desestabilizarlo.

También compró el fabricante de aparatos de realidad virtual Oculus.

Zuckerberg prueba unos cascos de Oculus.

Oculus era tan solo era una startup que comenzaba a despegar cuando Facebook la adquirió en marzo de 2014 por 2.000 millones de dólares.

Y compró la empresa de mensajería móvil WhatsApp por 19.000 millones de dólares.

WhatsApp cofounder Jan Koum.

Posteriormente, Facebook realizó la adquisición de WhatsApp en febrero de 2014. El cofundador de la empresa, Jan Koum, se unió a la junta directiva de Facebook tras el acuerdo, y el servicio cuenta ahora con 2.000 millones de usuarios activos diarios.

Cuando Facebook cumplió 10 años en 2014, más de 1.230 millones de personas visitaban la red social cada mes.

Cuando Facebook cumplió 10 años en 2014, más de 1.230 millones de personas visitaban la red social cada mes.

Mil millones de esos usuarios accedían a la red social a través de sus dispositivos móviles.

El mundo había cambiado, pero Facebook seguía creciendo.

Para apoyar todo ese crecimiento, Facebook tuvo que mudarse una vez más a una oficina más grande.

Para enfrentar todo ese crecimiento, Facebook tuvo que mudarse a una oficina más grande de nuevo.

En marzo de 2015, Facebook abrió un nuevo campus en Menlo Park, California. El campus fue diseñado por el legendario arquitecto Frank Gehry para albergar a más de 2.800 empleados.

La compañía siguió firme en su misión de conectar a gente de todo el mundo.

Pase lo que pase después, la compañía sigue impulsada por la misión de Zuckerberg de conectar a todo el mundo.

Como dijo Zuckerberg en una comunicación dirigida a los inversores al salir a bolsa: "En pocas palabras: no construimos nuestros servicios para ganar dinero, sino que ganamos dinero para construir mejores servicios".

En diciembre de 2015, Zuckerberg anunció que iba a apostar por la filantropía a lo grande.

En diciembre de 2015, Zuckerberg anunció que se iba a apostar por la filantropía a lo grande.

Él y su esposa formaron la Iniciativa Chan Zuckerberg, una sociedad de responsabilidad limitada a la que planea contribuir con el 99% de su riqueza y reinvertirla en causas para transformar el mundo.

Incluso con sus contribuciones a la Iniciativa Chan Zuckerberg, Zuckerberg mantiene su control férreo sobre Facebook.

​   ​Incluso con sus contribuciones a la Iniciativa Chan Zuckerberg, Zuckerberg mantiene su control férreo sobre Facebook.

La forma en que ha estructurado las acciones de Facebook le da un poder de voto desproporcionado que lo mantiene al mando, pase lo que pase con la empresa. Así que no está previsto que pueda perder el control de la compañía en un futuro cercano.

Facebook tuvo un 2017 difícil, y un 2018 aún más duro que culminó con Zuckerberg testificando ante el Congreso de EEUU.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook

Tras las elecciones presidenciales de 2016, Facebook pasó gran parte de 2017 bajo vigilancia en relación a su implicación en la difusión de noticias falsas y desinformación.

Cuando se supo que la empresa Cambridge Analytica había obtenido indebidamente los datos personales de 87 millones de usuarios de Facebook, Zuckerberg fue llamado al Senado de los EEUU para responder a preguntas más que espinosas sobre el negocio de las redes sociales.

Con el tiempo, Zuckerberg y Facebook se verían sometidos a cada vez más presión a medida que la población ha sido cada vez más consciente del importante papel que desempeña la red social en el intercambio de ideas.

Sobre esa misma época, la red social empezó a trabajar en Libra, que luego se llamaría Diem, un proyecto para impulsar una criptomoneda que acabó fracasando.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica sobre Libra en el Capitolio.

De cuando en cuando, las grandes empresas hacen movimientos que solo se entienden una vez han pasado unos años. Es exactamente lo que ocurre con Facebook y su repentino empeño por emitir su propia criptomoneda, libra.

En mitad del debate sobre si las criptomonedas eran el futuro de las finanzas y de si solo se trataba de poco menos que una estafa piramidal en la que unos pocos terminarían aprovechándose de muchos, Facebook sorprendió a propios y extraños en 2019: querían lanzar su propia criptomoneda.

La apuesta, que por aquel entonces fue interpretada como poco menos que la penúltima extravagancia de Zuckerberg, cobró mucho más sentido a medida que se fueron entendiendo los principios que rigen el metaverso.

Estos se resumen en finanzas descentralizadas gracias a la tecnología blockchain e intercambio de bienes y servicios gracias a las criptomonedas. Si Facebook pensaba ya en reinar en el Metaverso (y la compra de Oculus unos años antes apunta a que así era), tenía todo el sentido que quisiera emitir su propio token.

Libra, sin embargo, despertó de inmediato el temor de los reguladores, que temblaron solo de imaginar a una empresa del tamaño de Facebook, dueña además de WhatsApp e Instagram, emitiendo su propia moneda, por muy digital que esta fuera.

Tras un prolongado tira y afloja que obligó a Facebook a rebajar ostensiblemente las pretensiones que tenía con libra y que incluso obligó a la empresa a cambiar el nombre del activo a diem, finalmente Zuckerberg terminó renunciando a convencer a los reguladores.

El pasado mes de febrero, Facebook vendió la propiedad intelectual del proyecto a un fondo de inversión estadounidense especializado en criptomonedas por algo más de 180 millones de euros.

El escándalo de 'Los Papeles de Facebok', que saltó a la luz en septiembre de 2021, cambió para siempre la percepción sobre la red social.

Frances Haugen y Mark Zuckerberg.

Tras un 2020 marcado mundialmente por la pandemia, una bomba estalló en el mismo corazón de Facebook a finales de 2021.

Frances Haugen, antigua empleada de la empresa, filtró a algunos de los medios de comunicación más importantes e influyentes del mundo una serie de informes internos.

Estos, que se terminarían conociendo como los Papeles de Facebook, ofrecían con todo lujo de detalles información más que preocupante sobre la manera de hacer las cosas de la empresa de Zuckerberg en la última década.

La filtración constató que Facebook promovió las opiniones polarizadas para conseguir que los usuarios permanecieran más tiempo en la red social.

Un seguidor de Trump, sentado en la mesa de la presidenta del Congreso Nancy Pelosi.

Entre otras muchas conclusiones, los Papeles de Facebook revelaron que, en una alocada carrera por ganar cada vez más usuarios y lograr que estos permanecieran cada vez más tiempo en la plataforma, Facebook promocionó durante años en sus algoritmos opiniones cada vez más extremas.

Estas, decían los estudios, invitaban a la gente a pasar más tiempo en la plataforma y a interactuar más, objetivo principal de la red social. Por contra, los usuarios de Facebook estaban cada vez más enfadados y se sentían cada vez más incómodos en la plataforma.

Con los años, la red social de Zuckerberg ha quedado además  en el punto de mira de los reguladores, que albergan dudas sobre hasta qué punto la compañía ha permitido deliberadamente que en la plataforma se alojen teorías de la conspiración como las que condujeron al ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021.

'Los Papeles de Facebook' también desvelaron cómo la compañía sabía que sus plataformas han alimentado las inseguridades de los adolescentes.

Red social negativa

Pero los Papeles de Facebook no se detenían en la cuestión política, las teorías de la conspiración ni en la injerencia rusa. 

Los documentos internos de Instagram, propiedad de Facebook, ponen también negro sobre blanco evidencias que dejan claro que las vidas de ensueño y los cuerpos irreales que acumulan cientos de miles de seguidores en estas redes sociales alimentan la inseguridad de los adolescentes.

"Cuando me siento mal con mi cuerpo, si me meto en Instagram, termino sintiéndome todavía peor", decían las jóvenes encuestadas por estas empresas.

Durante todo este tiempo, Facebook ha optado no solo por no hacer públicas estas investigaciones, sino que se ha negado a ponerlas a disposición de los académicos e investigadores que se lo han solicitado.

Más bien al contrario, los más altos directivos de esta compañía y de Instagram optaron siempre por restar importancia a los efectos negativos de sus aplicaciones.

Las consecuencias de los Papeles de Facebook se han dejado notar. Por primera vez en 17 años, la empresa perdió usuarios: en concreto, se dejó un millón de cuentas a finales de 2021.

Mark Zuckerberg, CEO de Meta.

Y esto, mientras los tribunales acechan

Un activista de Avaaz con una careta de Mark Zuckerberg protesta en Bruselas.

Tras el escándalo de Cambridge Analytica, que costó a Facebook la friolera de 5.000 millones de euros tras la sentencia de los jueces de EEUU, los tribunales europeos han fijado su atención cada vez más en la empresa.

La última en sumarse a la lista de entidades con ganas de fiscalizar la actividad de Meta ha sido la Comisión Europea, que el pasado verano abrió una investigación contra el invento de Zuckerberg por prácticas anticompetitivas en cuestión publicitaria.

No es la única causa abierta. 

La propia Comisión Europea tumbó el pasado verano el Privacy Shield, un acuerdo en virtud del cual empresas como Google o la propia Meta podían llevarse los datos de sus usuarios a EEUU, donde la legislación en materia de privacidad es más laxa.

Tras unos meses de tira y afloja que incluyeron una más o menos velada amenaza de Facebook de abandonar Europa, la cuestión se ha resuelto con un principio de acuerdo entre Bruselas y la Administración Biden.

Este, según se ha podido saber esta misma semana, impediría a agencias estatales de EEUU como la NSA o el FBI hurgar en los datos de los ciudadanos europeos. 

Hay que recordar que fue precisamente la sospecha de que lo hacían lo que terminó de convencer a los reguladores europeos de la importancia tumbar el anterior Privacy Shield.

Facebook se convirtió en Meta en noviembre de 2021, desvelando su gran apuesta en torno a la realidad virtual

Mark Zuckerberg, en la presentación de Meta (Facebook).

Si lo que dicen de ti no te gusta, cambia de conversación, dicen los expertos en publicidad. Eso fue exactamente lo que hizo Facebook el pasado otoño. 

En mitad de todo el revuelo generado por los Papeles de Facebook, la empresa dio un golpe de timón en el que, por cambiar, cambió hasta el nombre. 

Facebook dejó de ser solo Facebook para integrarse en Meta, un conglomerado de redes sociales que incluye a Facebook junto con otras empresas como Instagram y WhatsApp.

Para Meta, el futuro de las redes sociales está en el metaverso

Mark Zuckerberg en el metaverso

En el que ha sido hasta ahora su penúltimo movimiento, Facebook, ahora Meta, ha apostado su futuro al metaverso. 

Se trata de un concepto tomado de la ciencia ficción que sirve para designar eventuales realidades virtuales futuras en las que, si se cumplen los pronósticos de gente como Zuckerberg, los seres humanos se acostumbrarán a interactuar unos con otros.

Aunque se trata de una tecnología todavía por desarrollar, Meta, con Zuckerberg al frente, está convencida de que el metaverso será el futuro y quiere ponerse al frente. El tiempo dirá si se trata del primer paso en el camino hacia la hegemonía o si es un palada más en su tumba.

Otros artículos interesantes:

La gente está súper polarizada sobre si confía en Facebook o no

Por qué tiene Facebook una enorme crisis de credibilidad: Zuckerberg lleva 14 años pidiendo perdón

Te recomendamos