El histórico desplome de Facebook en bolsa es la prueba definitiva de que Mark Zuckerberg no sabe lo que hace

Mark Zuckerberg está apostando por el metaverso en un momento en que los inversores quieren ver beneficios sostenibles, no promesas de crecimiento salvaje.
Mark Zuckerberg está apostando por el metaverso en un momento en que los inversores quieren ver beneficios sostenibles, no promesas de crecimiento salvaje.

Vicky Leta/Insider

Análisis Faldón

Mark Zuckerberg se ha quedado sin trucos.

Facebook ha estado "en crisis" antes, pero en esta ocasión es diferente. Esta vez el dilema no está en la reputación de la empresa. Se trata de que Facebook, la pieza clave de Meta, parece tambalearse y Wall Street ha penalizado a la compañía por esa debilidad. Al mismo tiempo, Zuckerberg está intentando hacer realidad su sueño del metaverso, objetivo por el cual cambió el nombre de la compañía

Meta tiene planeado gastar miles de millones para construir una nueva realidad que no existe y puede que nunca lo haga de manera significativa. En medio de los cambios económicos que se están experimentando actualmente, los inversores buscan empresas que ofrezcan solidez ahora, no que prometan beneficios inciertos en el futuro.

Mark Zuckerberg está creando un futuro que parece una versión peor del mundo que ya tenemos

El mundo ha cambiado desde que Zuckerberg construyó Facebook. Los reguladores antimonopolio y de privacidad están observando de cerca a Meta, y la opinión pública de la empresa es pésima

Para salvarse, Meta debería haberse centrado en fortalecer su negocio principal y hacer que sus plataformas existentes sean más seguras para este mundo. 

En cambio, se ha enfocado en construir otro que no parece entusiasmar a nadie

Si eso no cambia, Zuckerberg está claramente liderando su épico proyecto hacia la ruina.

El núcleo que se desmorona

Si quieres saber hasta dónde llega la ansiedad colectiva por el futuro de Meta, solo tienes que fijarte en sus acciones. El 3 de febrero, el día después de que la compañía presentara sus beneficios, las acciones bajaron más de un 26% y registraron la mayor caída en un solo día en la historia de la bolsa de EEUU. En total, perdió más de 200.000 millones de euros de capitalización bursátil

Desde entonces, la cosa no ha mejorado: las acciones han bajado a más del 30% durante el último mes y al cierre del mercado del pasado miércoles valían 234.000 millones de euros menos que antes de presentar sus resultados. 

Pueden parecer datos extremos, pero son completamente racionales si se observan los fundamentos de la empresa.

Facebook lo apuesta todo a la realidad virtual, pero los expertos tienen dudas: 6 inventos que fracasaron por llegar antes de tiempo

El producto publicitario de Meta, que representó el 97,4 % de sus ingresos en 2021, sencillamente no es tan bueno como antes. 

La compañía lo admitió en su presentación anual, señalando que la decisión de Apple de permitir que los usuarios de iPhone opten por no ser rastreados por los anunciantes ha hecho que los anuncios de Meta sean menos precisos y útiles para los usuarios que pinchan en ellos. 

La compañía estimó que los cambios en la privacidad podrían suponer una pérdida de casi 9.000 millones de euros de sus ingresos publicitarios en 2022. Ese problema no va a ninguna parte.

Las aplicaciones principales de Meta (Facebook, WhatsApp e Instagram) están tocando techo: los usuarios globales cayeron por primera vez en el cuarto trimestre.

Facebook, el buque insignia de la compañía también ha experimentado una disminución en los usuarios activos diarios globales por primera vez en el cuarto trimestre de 2021, lo que naturalmente afectará también al negocio de la publicidad. 

El problema es que Facebook ya no es tan atractiva para los usuarios

Los documentos de la red social, filtrados el otoño pasado, nos mostraron que la empresa sabe que está perdiendo su atractivo para los clientes más jóvenes. Zuckerberg admitió que se enfrenta a un "nivel de competencia sin precedentes" por parte de TikTok. Ahora empieza a apreciarse esa pérdida de usuarios, a pesar de que Facebook sigue sin compartir datos precisos sobre el engagement, el aspecto más crucial de su negocio, en ninguna de sus plataformas.

"Facebook está viendo una desaceleración significativa en el crecimiento de la publicidad mientras se embarca en una costosa e incierta transición de varios años al metaverso", escribió el analista de JP Morgan Doug Anmuth a sus clientes después de rebajar la perspectiva de sus acciones.

Anumth continuó: "Creemos que el tono de la administración en torno al impacto de iOS se ha deteriorado, y lo que en su momento se describió como algo bajo control, parece ser un factor adverso de ingresos de casi 9.000 millones de euros en 2022".

En otras palabras: la fuente de ingresos de Facebook está envejeciendo.

El metaverso no es un hecho

Aunque su negocio actual muestra signos de debilidad, Zuckerberg quiere que los inversores se concentren en el futuro. El problema es que ese futuro no es algo que se pueda dar por hecho.

El CEO está adoptando la estrategia de "si lo construimos, la gente vendrá" al metaverso. Pero a diferencia de creación de Facebook, este proyecto va a costar miles de millones debido a su escala y complejidad. Este trimestre, Meta comenzó a compartir los números para su negocio del metaverso, y las cifras son un desastre. La compañía se gastó unos 8.700 millones de euros en inversiones el año pasado, desde la contratación de nuevos empleados hasta la compra de nuevos centros de datos. 

Solo 2 de los empleados iniciales de Facebook siguen en la compañía: qué ha sido de los primeros 20 trabajadores de la red social

Los ingresos de ese segmento, provenientes de las ventas de gafas y juegos Oculus, llegaron a menos de 900 millones de euros en el cuarto trimestre y muy por debajo de las proyecciones de los analistas. Estas pérdidas de inversión del metaverso aumentarán aún más en 2022, cuando Meta espera que "las tasas de crecimiento de gastos totales puedan superar significativamente nuestras tasas de crecimiento de ingresos año tras año".

En otras palabras, la empresa perderá dinero durante solo Dios sabe cuánto tiempo para crear un producto que solo Dios sabe si los usuarios disfrutarán (según encuestas recientes, la gran mayoría de los estadounidenses no están particularmente interesados en el metaverso). Zuckerberg está intentando llevarnos a todos a un mundo virtual de trabajo y juego, pero hasta ahora el metaverso es, en el mejor de los casos, un videojuego glorificado y, en el peor, una forma más tediosa de "ir a la oficina".

"Es una idea antigua. No es creativo, se ha intentado muchas, muchas veces en las últimas 4 décadas y nunca ha funcionado", opina Phil Libin, CEO de la empresa de videoconferencias Mmhmm.

Nadie quiere pasar mucho tiempo en el metaverso, no importa cuánto quiera Mark Zuckerberg que lo hagan.

Esta es la razón por la cual las acciones de Meta se han desplomado. Zuckerberg quiere que el mercado crea que el metaverso es un lugar donde la gente pasará todo su tiempo, pero la evaluación del concepto del CEO de Microsoft, Satya Nadella es más precisa. "¿Qué es el metaverso? El metaverso trata esencialmente de crear juegos", comentó a The Financial Times.

Y aunque Nadella continuó explicando que la tecnología tiene el potencial de expandirse a otras áreas, como conferencias de negocios, Microsoft abordará la evolución de la tecnología del metaverso desde su división de juegos ya establecida. Es por eso por lo que Microsoft ha comprado Activision Blizzard. La compra permitirá que Microsoft experimente con aquello que ya hace bien, lo cual es un poco más sensato que la estrategia de Zuckerberg.

Por otro lado, seguramente sería más fácil para Meta guiar a los usuarios al metaverso si la gente no desconfiara tanto de Facebook en particular y de los gigantes de las redes sociales en general.

Incluso en los temas más pequeños, la compañía está en el lado equivocado de la opinión pública. 

Las encuestas muestran que los estadounidenses sienten antipatía por Meta y por Mark Zuckerberg, quien tiene un índice de popularidad de 32 puntos negativos, según Morning Consult. Toda esta negatividad también puede complicar el proceso de contratar el tipo de talento que se necesita para construir un mundo completamente nuevo.

Los trucos de Zuckerberg están obsoletos

Meta está operando en un entorno totalmente diferente en términos de participación de los usuarios, mercados y escrutinio regulatorio que en cualquier otro momento de su joven vida.

Cuando la empresa dio el giro a los dispositivos móviles a principios de la década de 2010, lo hizo en mediante una estrategia agresiva para adquirir, copiar o destruir a su competencia. Engulló negocios como Instagram y WhatsApp, productos que han ayudado a sostener a la empresa en los últimos años. Pero ahora que las autoridades políticas y regulatorias están molestas por este tipo de tácticas para anular la competencia, el escrutinio sobre los movimientos de la compañía mientras intenta construir el metaverso será mucho mayor.

En el pasado, Zuckerberg podía construir (o comprar) un producto y hacer preguntas más tarde. Pero Meta se ha vuelto demasiado grande para moverse con tanta rapidez. Ahora tiene que pedir permiso. Por ejemplo, Facebook trató de sumergirse en un área de rápido crecimiento especulativo al intentar lanzar su propia criptomoneda (llamada Diem). 

Tim Cook y Mark Zuckerberg llevan años enfrentándose por la privacidad de los usuarios y las preocupaciones antimonopolio: así empezó su rivalidad y todo lo que ha sucedido desde entonces

A pesar de que parece que cualquiera puede crear su propia stable coin, los reguladores frustraron los intentos de Meta, y la tecnología de Diem se vendió recientemente a un pequeño banco que atiende a clientes criptográficos. Nuevos productos suponen nuevos problemas, y los reguladores tienen razón al exigir soluciones a Meta. 

Ya han visto lo perjudicial que ha sido para la sociedad el hecho de que la empresa no haya resuelto los posibles problemas en Facebook e Instagram.

Zuckerberg ha apostado por una jugada de gran crecimiento en el momento equivocado y los inversores lo están castigando por ello. El valor de Meta se ha reducido en más de 200.000 millones de euros desde sus desastrosos beneficios.

Zuckerberg también vive en un mundo en el que los inversores no están tan dispuestos a apostar por el crecimiento del metaverso.

En enero, las acciones tecnológicas sufrieron una fuerte caída cuando los bancos centrales de todo el mundo indicaron que aumentarían los tipos de interés, lo que haría que la deuda y las grandes inversiones de crecimiento fueran más caras. En este entorno, los inversores quieren empresas bien administradas que generen beneficios estables y crecientes, no apuestas a posibles y futuros confusos

Incluso las nuevas empresas que Zuckerberg podría adquirir para reforzar la inversión interna de Meta podrían sufrir a medida que cambia el mercado. Por un lado, eso podría hacer que los objetivos de adquisición de Meta estén más dispuestos a vender. Por otro lado, significa que será más difícil para las nuevas empresas obtener préstamos y fondos para desarrollar la tecnología que Meta aún no ha desarrollado.

El negocio de Zuckerberg se está deteriorando, el mercado está cambiando y la Generación Z tiene una mala opinión sobre Facebook. Esto no trata solo de construir un metaverso a partir de cero, sino también de sacar a la empresa de un agujero tóxico. 

Este territorio es nuevo para Zuckerberg como ejecutivo. 

Es posible que sus viejos trucos no funcionen en 2022, y el mundo lo está observando más de cerca que nunca.

Otros artículos interesantes:

Los 4 escenarios de pesadilla que Facebook debe abordar para que su metaverso tenga éxito, según los expertos

Facebook cambió su nombre para autoproclamarse pionera del metaverso, pero llega a la fiesta con años de retraso

6 factores que amenazan realmente el futuro de Meta, matriz de Facebook, más allá de su improbable salida de Europa

Te recomendamos