Tras conocer a más de 1.000 centenarios, los expertos en longevidad destacan 3 diferencias clave entre las personas más ancianas del mundo

Serafina Kenny,
Fabrizio Villatoro (izquierda) y Ben Meyers (derecha) con María Branyas Morera, la persona viva más longeva.
Fabrizio Villatoro (izquierda) y Ben Meyers (derecha) con María Branyas Morera, la persona viva más longeva.Thomas Williams, LongeviQuest
  • Las personas más ancianas del mundo tienen mucho en común, incluidas dietas saludables y un sentido de comunidad.
  • Pero existen algunas diferencias notables entre culturas, lo que demuestra que hay muchas maneras de llegar a los 100 años.

Las personas más ancianas del mundo tienden a tener ciertos hábitos en común, como comer bien, tener un buen equilibrio entre el trabajo y la vida personal y mantenerse activos. Pero también existen algunas diferencias notables, según los investigadores de la longevidad.

Ben Meyers, director ejecutivo de LongeviQuest, una organización que verifica las edades de las personas más ancianas del mundo y recopila sus historias, y Fabrizio Villatoro, su presidente de investigación para América Latina, han hablado con más de 1.000 centenarios y supercentenarios, que alcanzan o superan los 110 años.

Meyers afirma que los supercentenarios con los que han hablado en todo el mundo "universalmente tienden a ser realmente positivos". Mantener una actitud positiva fue uno de los sorprendentes consejos para un envejecimiento saludable que él y Villatoro compartieron anteriormente con Business Insider.

Sin embargo, Fabrizio sañade que también hay muchas "costumbres diferentes, culturas diferentes y cosas diferentes" que han notado y "no hay una fórmula estricta que todos los centenarios tengan". Parece que hay muchas maneras de llegar a 100.

En Japón, los supercentenarios siguen dietas estrictas, mientras que en los países latinoamericanos son más indulgentes

Villatoro sostiene que en Japón los supercentenarios son generalmente estrictos en cuanto a comer de todo con moderación. Esto concuerda con las observaciones de Yumi Yamamoto, presidenta de investigación de LongeviQuest en ese país, que tiene la cultura de seguir la regla "hara hachi bu", o comer hasta estar lleno en un 80%. Los supercentenarios japoneses disfrutan de delicias ocasionales, pero no tienden a darse atracones.

Según la experiencia de Villatoro, la gente de otras regiones, como América Latina, no es tan rigurosa con su dieta y se entrega a delicias como vino y chocolate con más frecuencia. Tienen esto en común con la gente de Ikaria, Grecia, una de las Zonas Azules del mundo, donde la gente tiende a vivir más tiempo en promedio, en ella los residentes disfrutan con frecuencia del vino.

Si uno se pregunta qué dieta seguir, la dieta mediterránea se considera ampliamente una de las formas más saludables de comer, que incluye muchos alimentos integrales, una copa ocasional de vino tinto y mucho aceite de oliva.

Los supercentenarios son más religiosos en los países latinoamericanos que en Japón

Villatoro indica que los supercentenarios latinoamericanos tienden a ser muy religiosos, mayoritariamente católicos. Muchos de ellos son muy devotos, lo cual es una fuente de positividad, afirma. 

Las investigaciones sugieren que ser positivo puede ayudarnos a vivir más tiempo; un estudio de 2019 encontró que las personas con niveles más altos de optimismo tenían más probabilidades de vivir hasta los 85 años o más.

El estilo de vida fomentado por ciertas religiones también puede desempeñar un papel en la longevidad, como es el caso de los Adventistas del Séptimo Día en Loma Linda, la Zona Azul de Estados Unidos, que siguen en gran medida una dieta basada en plantas y hacen ejercicio con regularidad.

Sin embargo, Villatoro comenta que ha notado que los supercentenarios de Japón generalmente no son tan religiosos como sus homólogos latinoamericanos. Sin embargo, Japón tiene una de las poblaciones que envejece más rápidamente del mundo, con un porcentaje mucho mayor de centenarios que otros países.

Los supercentenarios suelen vivir con sus familias en Brasil y Colombia, una tradición que parece estar cambiando en Argentina y Japón

Villatoro describe que en la mayoría de los países latinoamericanos donde visitó a supercentenarios, existe una expectativa cultural de que las generaciones más jóvenes cuidarán de sus mayores.

"En Brasil, todo el mundo reconoce que las personas mayores han trabajado duro, por lo que cuando las personas envejecen, sus familias se ocupan básicamente de todas las necesidades. Luego, en Colombia, muchos viven en zonas rurales y pasan su vida trabajando en el campo con sus familias numerosas, que se cuidan unos a otros", afirma.

Las investigaciones sugieren que existe un vínculo entre las relaciones sólidas y la longevidad; un estudio de 2023 encontró que vivir solo y estar aislado de familiares y amigos se asociaba con un 77% más de riesgo de muerte.

Pero la mayoría de las personas mayores que Villatoro ha conocido en Argentina viven en residencias como en otros países. Aunque el 77% de las personas mayores son atendidas por sus familias, esta cifra no es tan alta como en Brasil, donde la cifra es del 94,1%, según datos de 2023 de la Organización Panamericana de la Salud y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Yamamoto ha notado una tendencia similar en Japón, donde  cada vez más personas mayores se están mudando a residencias de ancianos, mientras que tradicionalmente, sus hijos y nietos habrían cuidado de ellos.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.

Etiquetas: