5 consejos para que te contraten cuando hayas acabado las prácticas

Chica joven trabajando de becaria
Getty
  • Si estás haciendo las prácticas en una empresa seguro que tienes en mente qué debes hacer para que te acaben contratando al terminar este período.
  • A continuación, se recopilan 5 consejos para que te ofrezcan un contrato al acabar las prácticas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si estás trabajando de becario en estos momentos, haciendo las prácticas en una empresa en la que te encuentras cómodo, seguro que estás pensando qué puedes o debes hacer para que te contraten al terminar este período.

Si consigues un puesto en la empresa después de las prácticas no tendrás que buscar trabajo al acabar los estudios, un proceso que a muchos se les atraganta por no tener experiencia en la búsqueda de empleo, y además podrás seguir aprendiendo y creciendo profesionalmente en la misma empresa.

Debido a ello, no es de extrañar que muchos becarios quieran ser contratados por la empresa en la que están haciendo las prácticas. Pero alcanzar esta meta no resulta sencillo, y no todo el mundo lo acaba logrando.

Si quieres saber qué hacer para tener más posibilidades de obtener un contrato debes seguir los siguientes 5 consejos que ha recopilado el portal especializado Infoempleo. Mostrando estas actitudes será más sencillo que te quedes en la empresa después de haber sido becario.

Cumple siempre el horario

Mujer trabajando en una oficina
Pixabay

Puede parecer obvio, pero no todo el mundo respeta sus horarios como debe, y si es tu primer contacto con el mundo laboral es posible que no le des especial importancia a este aspecto. 

Si llegas puntal todos los días y te marchas a la hora que corresponde causarás buena impresión en tus superiores y en aquellos que deben decidir si contratarte o no. 

Pero si eres de los que suelen aparecer diez o quince minutos tarde todos los días o te levantas del asiento quince minutos antes de tu hora tienes todas las de perder; quizás apruebes las prácticas, pero desde luego no serás contratado.

Mantén una actitud proactiva

Trabajadores en una oficina con mascarilla por el coronavirus

Getty Images

Tu labor como becario es la de aprender, por lo tanto es normal que la empresa no te incluya en proyectos de demasiada complejidad y que no te encarguen tareas que estén por encima de tus capacidades.

Sin embargo, esto no significa que no debas mostrar una actitud de aprendizaje activo: pregunta a tus compañeros y superiores todas las dudas que te surjan durante la rutina laboral, ofrécete para echar una mano cuando sea necesario y muéstrate disponible para llevar a cabo las tareas que encajan en tu puesto de aprendiz.

Será de ayuda que aprendas cosas que no estén relacionadas directamente con tus estudios, así que es buena idea que no rechaces tareas por considerarlas aburridas o inútiles, pues esto además dará una mala imagen como profesional. 

Identifica cómo funciona la empresa y detecta posibles mejoras

Una mujer trabajando en una oficina

Getty Images

Este punto puede ser un poco arriesgado, pero jugará totalmente a tu favor si sabes cómo sacarle provecho.

En los ratos muertos o en los que no tengas muchas tareas dedícate a observar el funcionamiento de la empresa, cómo se siguen ciertos protocolos y cuáles son las costumbres y rutinas de trabajo. Piensa en qué aspectos se podrían mejorar y anótalos.

Después, con toda la prudencia del mundo, sondea a alguien de confianza y pregúntale por qué cierta tarea o rutina se hace de esa forma, dejando caer una de las ideas que hayas pensado para mejorarla. Si la empresa acaba adoptando tus mejoras tendrás mucho terreno ganado.

Aprende todo lo que puedas durante las prácticas

Una mujer imprime un documento en la oficina
Getty Images

Recuerda que las prácticas se hacen para aprender y para que vayas tomando contacto con lo que supone una rutina de trabajo. Debes convertirte en una esponja que atraiga todos los conocimientos posibles. Cualquier pequeña experiencia en esta época de tu vida puede convertirse en una gran enseñanza para el futuro. 

Uno de los aspectos clave para que la empresa se decida a contratarte es que te atrevas a tener cada vez autonomía. Si la persona que debe supervisar tu trabajo comprueba que ya eres capaz de hacer las tareas tú solo te habrás ganado su confianza.

Reconocer que te queda mucho por aprender

Posición para leer oficina
Getty Images

El cambio entre el mundo académico y el laboral suele ser muy brusco, y aunque creas que estás aprendiendo muchas cosas en poco tiempo, lo cierto es que todavía te queda mucho camino por delante.

Habrá ciertos aspectos que se te escapen y que no sepas afrontar en un primer momento: es normal, y la forma más rápida y certera de mejorar es reconociendo que tienes mucho por aprender. 

Una actitud humilde que demuestre ganas de seguir aprendiendo es algo a valorar por muchas empresas.

LEER TAMBIÉN: Estos son los puestos de trabajo en remoto más demandados ahora mismo, según los últimos datos de LinkedIn

LEER TAMBIÉN: Los 19 trabajos más difíciles de cubrir en España por provincias

LEER TAMBIÉN: 5 consejos para encontrar trabajo, según el CEO del gigante de la búsqueda de empleo Glassdoor

VER AHORA: Fuencisla Clemares, directora general de Google España: “Nuestro reto es seguir trabajando con las empresas y ciudadanos para acelerar la transformación digital en España”