5 razones por las que la variante Delta del coronavirus es la más disruptiva y peligrosa

Un médico poniéndose las gafas de protección junto a un cartel de prohibido COVID-19

Reuters

Desde que el coronavirus hizo acto de presencia a finales de 2019 y se fue expandiendo a todo el mundo, han ido apareciendo cepas cada vez más peligrosas e infecciosas.

La última que está originando un montón de quebraderos de cabeza es la variante Delta, que apareció por primera vez en octubre de 2020 en India y sin lugar a dudas es la más preocupante, disruptiva y peligrosa de todas

El gran problema de estas nuevas cepas es que están ganando la partida a las diferentes vacunas del coronavirus. 

El mejor intervalo para administrar las 2 dosis de Pfizer son 8 semanas, según un estudio realizado en Reino Unido

Y la variante delta está dejando datos preocupantes. En Israel, por ejemplo, aseguran que la vacuna de Pfizer solo tiene un 39% de efectividad contra ella, aunque sigue ofreciendo seguridad y prevención contra enfermedades graves y hospitalizaciones.

Aquí tienes 5 motivos por los que la variante Delta del coronavirus es la más disruptiva y peligrosa de todas las cepas hasta la fecha.

1. Es la variante más infecciosa: es un 55% más transmisible que la variante alfa y casi el doble que otras cepas circulantes

Tal y como apunta Bloomberg de un informe de Public Health England, la variante Delta es la más infecciosa de todas las cepas que hay en la actualidad. 

Para ser exactos, es un 55% más transmisible que la alfa, la más contagiosa hasta la fecha, y casi el doble que otras cepas circulantes. 

La OMS espera que se convierta en la cepa dominante en los próximos meses.

El motivo de su rápida expansión no está del todo claro, pero se cree que la variante se replica más rápido entre quienes la tienen y puede ser expulsada en grandes cantidades. Además, tiene más incidencia en pacientes más jóvenes e impacta más en aquellos que no se han vacunado

2. Tiene un periodo de incubación más corto, lo que hace mucho más difícil rastrearla a tiempo

La variante Delta cuenta con una mutación genética que le ayuda a unirse más fácilmente a ACE2, una proteína de algunas células humanas, lo que provoca una infección mucho más rápida

Un estudio chino, que todavía no está revisado, ha señalado que la variante delta era detectable en pacientes 4 días después de contraer el virus, lo que hace que se replique mucho más rápido durante las primeras etapas de infección. 

Como es lógico, un periodo de incubación más corto dificulta la prevención de brotes y es más complicado aislar los casos en cuarentena. 

3. La variante Delta conlleva un mayor riesgo de hospitalización, ingreso en cuidados intensivos o muerte en comparación con otras cepas

Los datos son muy claros: la variante Delta es mucho más virulenta que otras cepas

En India, por ejemplo, tuvo una ola de infecciones sin precedentes de casi 400.000 casos diarios y con algunos síntomas poco habituales como la discapacidad auditiva.

En Escocia, los casos infectados con Delta tenían 1,8 veces más probabilidades de ser hospitalizados que aquellos con infección alfa.

En Reino Unido apoyan estos datos, aunque no tienen claro si los pacientes experimentan una enfermedad más grave. 

Un estudio de Ontairo, Canadá, que analizó datos de 200.000 pacientes, deja claro que la variante delta tiene un mayor riesgo de hospitalización, ingreso en cuidados intensivos o muerte en comparación con otras cepas.

4. Las vacunas existentes son menos efectivas contra la variante delta

La variante delta es capaz de evadir la inmunidad obtenida con las vacunas, aunque puede variar según la inoculación. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer parece ser más efectiva que la de AstraZeneca, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine

La clave para evitar más contagios sigue siendo la misma: uso de mascarillas y pruebas anticovid, según un estudio reciente publicado en Alemania. 

5. Se ha extendido a la velocidad del rayo y ahora mismo está en 124 países

El problema más grave de la variante lta es la rapidez de expansión que ha tenido en todo el mundo. Ha aparecido en alrededor de una docena de nuevos países cada semana en julio y ha llegado a 124 países el 18 de julio. 

Ahora es la cepa dominante en Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China y al menos en otras 10 naciones más. 

Otros artículos interesantes:

Identifican un superanticuerpo que puede luchar contra múltiples coronavirus

China rechaza el plan de la OMS para una segunda fase de investigación sobre el origen del coronavirus

De madrugada y en un enorme pabellón: así he vivido la distópica campaña de vacunación contra el coronavirus en Madrid