550 mujeres denuncian a Uber tras haber sufrido abusos sexuales, maltrato y violaciones por parte de los conductores de la compañía mientras usaban la app

Uber oficinas
REUTERS/Luisa Gonzalez

Uber, la compañía de movilidad, ha sido denunciada por 550 mujeres en Estados Unidos que aseguran haber sufrido abusos sexuales, malos tratos, violaciones, secuestros y acoso por parte de los conductores de la compañía mientras utilizaban sus servicios.

El despacho de abogados norteamericano Slater Slater Schulman LLP ha presentado una denuncia ante la Corte Superior de San Francisco el pasado miércoles, y en un comunicado han asegurado que 150 casos más están siendo investigados.

Según las demandantes, la compañía ha sido consciente de estos incidentes desde 2014, cuando se reportó el primer caso, y desde entonces casos similares se han repetido hasta este mismo año.

De hecho, uno de los últimos incidentes registrados data de febrero de 2022, cuando una joven en California fue víctima de abusos sexuales y de un intento de violación durante un viaje en Uber.

La propia compañía el pasado mes de junio hacía público un informe de seguridad que recoge datos de 2019 y 2020 sobre esta cuestión, en el que declaraba que solo en 2020 hubo 998 incidentes de agresión sexual, e incluía 141 informes de violación. 

En ese informe, Uber revela que recibió 3.824 reportes de las 5 categorías más graves de agresión sexual en 2019 y 2020, que van desde "besos no consentidos en una parte del cuerpo no sexual" hasta "penetración sexual no consentida", o violación.

La historia jamás contada de cómo la gran visión del CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, se ha esfumado, según sus propios empleados

"Todo el modelo de negocio de Uber se basa en dar a la gente un viaje seguro a casa, pero la seguridad de los pasajeros nunca ha sido su preocupación: lo fue el crecimiento, a expensas de la seguridad de sus pasajeros", ha señalado en un comunicado el abogado Adam Slater, socio fundador de Slater Slater Schulman LLP, que lleva esta causa. 

"Aunque la empresa ha reconocido esta crisis de agresiones sexuales en los últimos años, su respuesta real ha sido lenta e inadecuada, con consecuencias horribles", ha añadido.

Algunas de las medidas que ha tomado la empresa de movilidad para reforzar la seguridad de los pasajeros durante los viajes en Uber son la verificación mediante un código que solo sabe el conductor, así los usuarios saben que realmente se están subiendo a un coche de la compañía. Además de una función para informar discretamente de un problema de seguridad que no sea de emergencia o la grabación de audio durante el trayecto.

Sin embargo, las demandantes aseguran que estas medidas son insuficientes, ya que la compañía se ha negado a instalar cámaras de seguridad, y mantiene una política de "3 avisos" a sus conductores que han recibido quejas de los usuarios.

"Hay mucho más que Uber puede estar haciendo para proteger a los pasajeros: añadir cámaras para disuadir de los asaltos, realizar comprobaciones más sólidas de los antecedentes de los conductores, crear un sistema de advertencia cuando los conductores no se mantienen en el camino hacia un destino", ha remarcado Slater. 

"Reconocer el problema mediante informes de seguridad no es suficiente. Ya es hora de que Uber tome medidas concretas para proteger a sus clientes", ha añadido.

'Muchas empresas van a evaporarse': los titanes tecnológicos de Silicon Valley tienen graves problemas, y van a arrastrar al resto del mercado

Un portavoz de Uber ha comentado a la BBC al hilo de esta información que desde la compañía se toman muy en serio este tipo de denuncias. 

"No hay nada más importante que la seguridad, por lo que Uber ha construido nuevas características de seguridad, ha establecido políticas centradas en los supervivientes y ha sido más transparente sobre los incidentes graves. Aunque no podemos comentar sobre los litigios pendientes, seguiremos manteniendo la seguridad en el centro de nuestro trabajo", ha resaltado este portavoz.

Semana negra para Uber

Estas denuncias saltan en una semana crítica para la compañía californiana después de que una investigación de The Guardian y el ICIJ hayan destapado lo que se conoce como los "Papeles de Uber", en los que un ex alto ejecutivo de la empresa destapara el modus operandi de Uber para expandirse a toda costa y sortear las regulaciones estatales en todo el mundo.

Según esta investigación, el fundador de la compañía y ex-CEO, Travis Kalanick, impuso una cultura de violencia en Uber e ignoró premeditadamente la preocupación que sus conductores tenían por su propia seguridad ante las amenazas cada vez más violentas que se vieron en las protestas del sector del taxi.

En una serie de correos internos filtrados, el propio Kalanick llegó a decir cosas como; "La violencia es garantía de éxito".

La compañía aprovechó las imágenes de las manifestaciones del sector del taxi y los ataques hacia los conductores de la app de movilidad para así presionar a los gobiernos a que cambiasen sus políticas en favor de su plataforma.

Además, según se ha podido saber, gracias a los "Papeles de Uber", la empresa pagó altas sumas de dinero a diferentes académicos para que realizaran informes favorables a Uber, espió a jueces, taxistas y políticos, e incluso forjó alianzas millonarias con oligarcas rusos para interceder en el mercado ruso.

Otros artículos interesantes:

Semanas de tensión para Dara Khosrowshahi: el CEO de Uber trata de calmar los nervios e incluso ha confesado a los líderes que no planea ningún despido, al menos, por ahora

El 'delivery' entra en una nueva etapa: desafíos para Glovo, Uber Eats, Just Eat y otros gigantes del reparto a domicilio tras el fin del 'boom' de la pandemia

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

Te recomendamos