No es oro todo lo que reluce: 7 raros efectos adversos de tomar cúrcuma que seguramente desconoces

Cúrcuma

Getty Images

  • La cúrcuma se trata de una de las especias más usadas en la gastronomía india y es ingrediente clave del curri. Aunque la evidencia no ha parado de constatar sus beneficios, también puede ocasionar efectos adversos en tu organismo.
  • Conoce hasta 7 consecuencias negativas potenciales de tomar cúrcuma. Eso sí, son poco frecuentes y en el caso del condimento, los pros superan a los contras. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Famosa en oriente desde tiempos inmemoriales, en los últimos años ha cobrado pulo en los países occidentales la pasión por las bondades de la cúrcuma, ese condimento de explosivo color amarillo con propiedades antiinflamatorias y posibles usos medicinales para diversas enfermedades.

Según Healthline, la cúrcuma, y especialmente su compuesto más activo, la curcumina, ofrece muchos beneficios para la salud investigados por la ciencia, como el potencial para mejorar la salud del corazón y prevenir el Alzheimer y el cáncer. Ayuda a mejorar los síntomas de la depresión y la artritis y tiene grandes propiedades antioxidantes para combatir los radicales libres y el envejecimiento. 

Sin embargo, también existen algunos riesgos de consumir cúrcuma que deberías conocer. Estos efectos secundarios potenciales son raros y poco frecuentes, pero resulta interesante explorarlos para no abusar de esta especia. 

Desde Eat This, Not That o Medical News Today recopilan las consecuencias negativas de consumir cúrcuma. 

Incluye aditivos no deseados

Según alerta este informe publicado en PubMed, al consumir cúrcuma puedes ingerir de refilón aditivos inesperados y peligrosos como el plomo, así como harinas de centeno, trigo o mandioca. 

Este riesgo para la salud se debe a los procesos de adulteración destinados a abaratar los precios de producción y que pueden jugar una mala pasada a los consumidores. 

Puede causarte hinchazón

Leche dorada, una bebida a base de especias como el jengibre, la pimienta o la cúrcuma.
Leche dorada, una bebida a base de especias como el jengibre, la pimienta o la cúrcuma.

Osha Key/Unsplash

Un estudio publicado en Cancer Prevention Research mostró que la curcumina causa diarrea, hinchazón y otros problemas digestivos en una pequeña cantidad de personas. 

Se trata de un efecto secundario poco común, pero es importante conocerlo si tomas considerables cantidades de la especia de forma habitual. 

Causa en algunas personas náuseas y dolor de cabeza

Otra investigación que vio la luz en BMC Complementary Medicine and Therapies pone el foco en que la curcumina puede provocar dolores de cabeza o náuseas.

De todos modos, no es lo habitual: también se considera un efecto secundario raro de la especia asiática. 

Capacidad de manchar temporalmente la piel y las uñas

La propia coloración amarillo intenso del condimento hace que se emplee como tinte natural. Por ello, la cúrcuma fresca puede mancharte las uñas o la piel de las manos. 

No es preocupante, ya que la coloración es temporal y desaparece con un sencillo lavado. 

Puede afectar a la vesícula biliar

En grandes cantidades, se sabe que la cúrcuma puede causar algunos problemas de vesícula biliar en una pequeña cantidad de personas, sobre todo a quienes tienen problemas preexistentes. 

Un estudio del Asia Pacific Journal of Nutrition demostró que grandes cantidades de cúrcuma posiblemente pueden hacer que la vesícula biliar se contraiga, provocando un funcionamiento inadecuado.

Por otra parte, tomar grandes dosis de suplementos de cúrcuma puede aumentar significativamente los niveles de oxalato urinario, aumentando el riesgo de formación de cálculos renales.

Interacción negativa con fármacos

Según MedicineNet, la cúrcuma puede interactuar negativamente con medicamentos que incluyen anticoagulantes, antidepresivos, antibióticos, antihistamínicos, medicamentos cardíacos y tratamientos de quimioterapia. 

También puede interferir con los fármacos para la diabetes y provocar niveles de azúcar en sangre peligrosamente bajos.

Dificulta la absorción del hierro

Curcumina

Sharon McCutcheon/Unsplash

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) aconseja que los menores de 18 años, las mujeres embarazadas y los lactantes no consuman complementos con curcumina, el principal compuesto activo de la cúrcuma.

Desde el organismo alertan que impide la correcta absorción del hierro, además de que la sustancia y sus metabólicos son transferidos al bebé durante el período de lactancia.

Si padeces trastornos gastrointestinales o cálculos renales, mejor que consultes con tu médico el consumo de dichos suplementos.

Otros artículos interesantes:

La cúrcuma ayuda a combatir el cáncer, la diabetes e incluso el Alzheimer, según la ciencia

Estos son los problemas de comer algo demasiado picante, según la ciencia

Cuánto tiempo se conserva el aceite de oliva en buen estado (y cómo almacenarlo para una frescura óptima)