9 usos imaginativos y sorprendentes que puedes darle a tu ropa vieja: no la tires y aprovéchala

Una mujer joven ordena la ropa de su armario
Getty
  • Que la ropa se estropee o se quede vieja puede ser un gran problema para muchos, ya que a nadie le gusta guardar trastos inútiles en casa.
  • Sin embargo, existen opciones más allá de tirarla: puedes reutilizar tu ropa vieja para darle usos imaginativos que no habías pensado hasta ahora.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando la ropa se queda vieja o se estropea tienes que enfrentarte a un dilema realmente molesto: ¿deshacerte de ella o guardarla en casa ocupando un espacio que necesitas?

Lo primero que debes saber es que tirar la ropa a la basura es un desperdicio: en todas las ciudades hay contenedores en los que puedes depositarla para que se destine a fines solidarios, así que esos pantalones que se han quedado pequeños o esa camiseta que ya no te gusta le pueden servir a otra persona.

Pero además de utilizar estos contenedores, una práctica sin duda recomendable, existen otras opciones que debes tener en cuenta y que convertirán tu ropa vieja en algo de nuevo útil y provechoso.

Las prendas antiguas se pueden transformar en otros objetos si sabes cómo hacerlo. Es muy típico, por ejemplo, convertir una camiseta vieja en un trapo para limpiar, pero hay más posibilidades si le echas un poco de imaginación.

H&M lanza un servicio gratuito que permite alquilar trajes de hombre durante 24 horas

A continuación, se recopilan 9 usos imaginativos y sorprendentes que le puedes dar a tu ropa vieja:

La tela de la ropa te será útil si tienes un perro en casa

perro cuerda

Utilizando toallas, camisetas o calcetines puedes fabricar un mordedor casero y original para tu perro. Eso sí, que sean prendas de algodón para no hacer daño en la dentadura de tu mascota.

Si lo haces con camisetas puedes cortar 20 tiras de tela e ir anudándolas y enroscándolas para fabricar el juguete. 

Los calcetines pueden ser manoplas de cocina

cocinar, mujer cocinando al horno

Si no tienes manoplas en casa, se te han estropeado o simplemente quieres otras de repuesto, debes saber que los calcetines son una buena opción.

Para usar los calcetines como manopla para no quemarte con el horno tienes que elegir unos que sean muy gruesos y que no tengan agujeros, algo que por desgracia suele ocurrir con calcetines viejos. Para ganar en groso puedes usar un calcetín encima de otro.

No hace falta decir que deben limpios antes de utilizarlos como manopla.  

¿Y si personalizas la camiseta que ya no te pones nunca?

Camiseta Fuck 2020

Si tienes una mente creativa seguro que sabes personalizar esa prenda que ya no te pones o que de repente te parece fea. 

Añadir mensajes o dibujos divertidos en una camiseta básica puede ser la idea más común y provechosa, aunque también tienes la opción de coser retales de otra prenda que no uses, añadiendo bolsillos, lazos o adornos. 

En este caso la imaginación no tiene fin, y el único límite que te puedes fijar es el de la vergüenza que te dé salir a la calle con una prenda estrafalaria. 

Las camisas usadas se convierten en fundas para cojines

Cojín con funda original

No es necesario saber mucho de costura para conseguir que tu camisa vieja se convierta en una funda original para uno de los cojines de casa.

Sólo hay que recortar la camisa con la forma que tenga el relleno, aprovechando los botones de la prenda para que sean también los del cojín. 

Recorta tus vaqueros para convertirlos en unos pantalones cortos

Vaqueros cortos

Los pantalones vaqueros empiezan a estropearse por la zona del dobladillo o de las rodillas, pero eso no significa que no puedas volver a ponértelos.

Con unas tijeras puedes recortar lo suficiente como para conseguir que tus pantalones normales sean ahora unos vaqueros cortos y frescos para el verano.

Haz parches con la tela y cóselos en otra prenda

Parche para decorar ropa

Este es uno de los usos más provechosos que debes tener en cuenta, ya que te permite utilizar elementos de una prenda que ya no usas para decorar otra que también has dejado de ponerte o que no te gusta.

En esta ocasión sí que necesitas ciertos conocimientos de costura, para así poder añadir la tela sobrante a la prenda que quieres revitalizar. 

Una bolsa para ir a la compra 

Bolsa de tela con dibujo de un búho

Tener una camiseta vieja que ya no quieres ponerte es una buena oportunidad para fabricar tu propia bolsa de tela o de algodón que puedes usar para hacer la compra.

Lo más sencillo es utilizar una camiseta de tirantes, utilizando estos como asas, por lo que sólo tendrás que coser la apertura interior. 

¿Necesitas una funda para guardar el móvil o las gafas? Usa las mangas de una sudadera

Llamando por teléfono

Las mangas de las sudaderas y jerséis pueden ser especialmente útiles para confeccionar una funda en la que guardar el teléfono móvil o las gafas. Así al llevarlo en la mochila o en el bolso con otros objetos será más difícil que se estropeen. 

Decoración para casa

La leyenda popular de los calcetines tiene relación con un hombre que necesitaba pagar una dote.

La primera idea que se te puede venir a la cabeza es la de aprovechar unos calcetines gruesos y rojos como decoración navideña, así le darás un toque mucho más casero a la celebración y te librarás de comprar los típicos de cada año.

Pero la ropa vieja, si se encuentra en buen estado, también puede servir para crear unas cortinas personalizadas, o un mantel más original, o para forrar cualquier objeto que tengas en casa. 

Otros artículos interesantes:

Cómo quitar pelusas de la ropa: estos son los mejores accesorios para hacerlo

¿Por qué los pantalones vaqueros tienen un bolsillo pequeño?

Esta startup crea camisetas a partir de desechos de leche industrial

Te recomendamos