Esto es lo que pasa realmente con la prendas que tiras al contenedor de ropa de tu ciudad

Mercado de ropa reciclada en Kenia
Reuters/Thomas Mukoya
  • La crisis derivada del coronavirus podría suponer una oportunidad para el mercado de ropa usada.
  • Muchos españoles aprovecharon el confinamiento para limpiar sus armarios y tirar la ropa que no usaban pero ¿dónde acaban las prendas que se tiran al contenedor?
  • Las organizaciones benéficas reciben mucha más ropa de la que pueden llegar a vender, por lo que se la dan a otras empresas que le encuentran mercado.
  • Gran parte acaba en países en vías de desarrollo, como Emiratos Árabes, Pakistán oTogo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis derivada de la pandemia por coronavirus podría ser una oportunidad para el mercado de la ropa de segunda mano, un segmento ha visto beneficiado por el auge del comercio electrónico. 

Solo hay que fijarse en los datos: Percentil, un portal de ropa "semi nueva", vendió 100.000 prendas durante el confinamiento, lo que supone un 60% del stock que tenían entonces, según datos de la revista de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC).

Asimismo, la startup vasca Micolet ha duplicado la cifra de ventas en 2020, tras registrar un avance del 60% desde el inicio de la cuarentena, según recoge Signus. "Lo que más notamos durante el confinamiento fue la limpieza de armarios, ya que empezamos a duplicar la cantidad de ropa que recibimos, algo que de momento se mantiene", asegura Olatz Elezcano, responsable de Comunicación de Micolet, en declaraciones publicadas por Signus

Tal y como explica Elezcano, el confinamiento fue el momento perfecto para tirar todo lo que hace años que no te ponías. Estas limpiezas fueron tan comunes que en muchos pueblos y ciudades tuvieron que cerrar los contenedores para que no se acumulase.

Leer más: De la sal sin microplásticos al paté vegetal sin soja: dos jóvenes españoles crean una startup que quiere frenar el cambio climático cambiando lo que comes

En España se generaron más de 900 millones de kilogramos de ropa usada en 2017 y se calcula que cada español compró 34 prendas y a su vez tiró entre 10 y 14 kilos, según datos extraídos del informe La ropa usada. Tendencias de un mercado emergente de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex) y publicados por ABC.

El gran problema es que el 90% de los desechos textiles acaban en la basura, aunque Asirtex señala que a partir de diciembre de 2025, la Unión Europea (UE) obligará a sus miembros a recoger de forma selectiva y separada los restos de ropa usada. 

"La ropa que se tira a la basura en vez de a contenedores autorizados acaba en vertederos e impide que se pueda producir compost, ya que los residuos textiles acaban mezclados con el resto", explica Pedro Andrés Oliver, presidente de Asirtex y director general de la empresa de reciclaje Texlimca, en declaraciones recogidas por ABC.

Pero, ¿alguna vez te has preguntado dónde acaba ese 10% que sí se recicla?

Los contenedores de ropa usada que se colocan en los puntos limpios dependen de adjudicaciones otorgadas por concurso público, con lo que el destino de la ropa varía según cada municipio. No obstante, cada vez hay más ilegales, que suelen estar en la calle y no en los puntos limpios.

Leer más: La moda se aferra a una fórmula de 'marketplace' multimarca para aupar unas ventas castigadas por el coronavirus

"Las organizaciones benéficas reciben muchísima más ropa de la que podrían vender, por lo que se relacionan con otras compañías de exportación textil que encuentran un sitio para vender esas prendas", explica Elisabeth Cline, autora del libro El chocante y alto coste de la moda low cost.

Por eso, no es ninguna barbaridad pensar que lo que estás tirando puede acabar a miles y miles de kilómetros de tu casa: más de la mitad de la ropa que se recoge en los contenedores autorizados se vuelve a comercializar en países emergentes

Los principales países de destino de las exportaciones de ropa usada española en 2019 fueron Emiratos Árabes, con más de 11,1 millones de kilogramos; Pakistán, con 7,54 millones, y Togo, con 3,865, según datos publicados por la Agencia Efe. Asirtex también destaca la subida en otros países como Nigeria en relación con el año anterior.

El resto se recicla para trapos de limpieza o mantas, o incluso para fabricar otras fibras que son utilizadas para aislamiento o en la industria del automóvil. 

Otras formas de reutilizar la ropa

Algunas cadenas de moda low cost han empezado a recoger ropa con el objetivo de reaprovechar lo que se pueda o reciclarla. Por ejemplo, H&M realiza descuentos de 5 euros en la siguiente compra por cada bolsa que lleve el usuario, sin importar el estado o la marca. 

Leer más: La moda fija en el online la base de su estrategia de crecimiento: ¿es una fórmula realmente rentable?

Inditex, por su parte, llegó en 2018 a un acuerdo con el MIT de Massachusetts para financiar 4 proyectos de reciclaje de ropa en las Universidades de Vigo, País Vasco, Granada y Politécnica de Valencia.

Asimismo, y debido al citado auge del comercio electrónico consecuencia de la pandemia, las apps de compraventa de ropa de segunda mano como Vinted y Wallapop continúan al alza.

LEER TAMBIÉN: Tengo 10.000 euros ahorrados... ¿qué puedo hacer con ellos?

LEER TAMBIÉN: 6 cosas que hacer con tu dinero que te situarán a años luz de tus amigos

LEER TAMBIÉN: 9 señales que pueden anticipar que te quedarás sin dinero en tu jubilación

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música