Pasar al contenido principal

Trump firma un acuerdo comercial con Japón mientras eleva la tensión con China y la UE

Trump signs trade deal with Japan as tensions escalate with China and the EU
Andrew Harnik/Associated Press
  • El presidente de EE.UU., Donald Trump, ratificó oficialmente este lunes el acuerdo comercial con Japón.
  • Este acuerdo reabrirá algunos de los mercados a los que los agricultores estadounidenses habían perdido acceso cuando EE.UU. se retiró unilateralmente a principios de 2017 del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.
  • Los críticos aseguran que este acuerdo solo recupera una parte de los beneficios del Acuerdo Transpacífico, que actualmente sigue adelante entre 11 países de Asia y América después de que Trump ordenase abandonarlo en su primera semana en la presidencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El presidente de EE.UU. Donald Trump ha ratificado este lunes oficialmente el acuerdo comercial con Japón que reabrirá algunos de los mercados a los que los agricultores estadounidenses habían perdido acceso cuando EE.UU. se retiró unilateralmente a principios de 2017 del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

"Creo que estamos en un momento con Japón en el que nuestras relaciones nunca habían sido mejores que ahora", ha afirmado Trump en una rueda de prensa en la Sala Roosevelt, asegurando que el acuerdo era una gran victoria para los agricultores y ganaderos de su país.

Funcionarios estadounidenses han estimado que el acuerdo reducirá los aranceles sobre unos 7.000 millones de dólares (sobre 6.370 millones de euros) en productos agrícolas estadounidenses, como queso, vino, ternera, cerdo, trigo y almendras. Por su parte, EE.UU, bajará los aranceles a productos industriales japoneses incluidos en el acuerdo, que también establece términos más estrictos para el comercio digital entre ambas partes.

Leer más: El peligro de los aranceles y sanciones para la economía mundial donde Europa pierde más que Estados Unidos, Rusia o Japón

Pero los críticos han asegurado que este acuerdo solo recupera una parte de los beneficios del Acuerdo Transpacífico, que actualmente sigue adelante entre 11 países de Asia y América después de que Trump ordenase abandonarlo en su primera semana en la presidencia.

"Nunca entenderé por qué abandonamos ese acuerdo para firmar este otro", declaró a Bloomberg TV el mes pasado el senador demócrata Tom Carper, el miembro de mayor rango del Comité de Medio Ambiente y Obras Públicas. "¿Es mejor esto que nada? Sí, pero ni se acerca al Acuerdo Transpacífico".

El acuerdo no modifica los actuales aranceles sobre los vehículos ni las tasas adicionales con las que Trump amenazó a Japón el año pasado esgrimiendo preocupaciones de seguridad nacional. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha destacado que se le ha asegurado que su país no sufrirá estas medidas, pero no hay ninguna mención explícita al respecto en el texto.

"Ciertamente, Japón desea que se discutan los aranceles sobre los automóviles", ha reconocido el representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, en una llamada a los periodistas después de que se alcanzase el acuerdo. "Pero en este momento, no forma parte de este acuerdo".

Leer más: Estos son algunos de los principales obstáculos que impiden un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China

La administración Trump ha redoblado sus intentos de aplacar a los granjeros, que han sufrido pérdidas financieras por la guerra comercial con China y otros socios comerciales como la UE. Tras una decisión al respecto por parte de la Organización Mundial del Comercio la semana pasada, EE.UU. ha anunciado que aplicará aranceles a los productos agrícolas de la UE y a cientos de otras importaciones comunitarias.

Trump ha recibido apoyo por sus críticas a las prácticas comerciales chinas que ha tildado de "injustas", pero sus críticos advierten de que los aliados de EE.UU. deberían estar implicados en este proceso. El presidente se ha distanciado de esta postura durante su mandato, retirándose de acuerdos como el Transpacífico e imponiendo aranceles a al acero y al aluminio de la UE y de otros países.

"Viéndolo a gran escala, al firmar acuerdos con nuestros principales socios comerciales más grandes, Japón, Canadá, México y la UE, se ejerce una presión creciente sobre China para que firme un acuerdo con nosotros", ha señalado Dave Walton, un agricultor de soja en Iowa. "Lo hacen para que China los vea como competidores por nuestro comercio".

El acuerdo se anunció de manera preliminar en agosto. Al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York el mes pasado, EE.UU. y Japón firmaron el principio de acuerdo. La firma oficial de este lunes supone el texto final del acuerdo.

Y además