Las coberturas sobre el combustible no libran a las aerolíneas de un posible aumento del 25% en costes, según los analistas

Wizz Air
tjdarmstadt/Wikimedia

tjdarmstadt/Wikimedia

La invasión de Ucrania por parte de Rusia sumada al agravamiento de la crisis energética podrían tener importantes consecuencias para la industria de la aviación.

Tras verse perjudicados por la drástica caída en las operaciones tras la irrupción de la pandemia, las grandes aerolíneas europeas habían rebajado sus coberturas sobre el combustible. 

Es más, según publica Cinco Días, Wizz o SAS llegaron incluso a suprimir este escudo que protege a las compañías aéreas ante las subidas del precio del crudo.

Con el precio del combustible por los cielos en la actualidad, esta falta de protección es un lastre para las aerolíneas, ya que el barril de Brent ha pasado de los 79 dólares a principios de 2022 a los 130, y el fuel para aviones se ha encarecido un 106% en comparación con hace un año.

Las aerolíneas europeas cuentan con una media del 50% de su consumo cubierto a precios fijos para 2022, según un informe publicado por Moody’s.

Según estiman los analistas de esta misma agencia, un alza del 50% al 60% en el combustible para una compañía aérea que tenga protegidas el 60% de sus necesidades supone entre el 20% y el 25% de alza en los costes por combustible. Además, indican, estos pesan un 22% sobre los ingresos de la industria.

La consecuencia más visible podría ser la del aumento del precio de los billetes, que podrían encarecerse un 5%, aunque todo dependerá de los niveles que alcance el fuel.

La alemana Lufthansa busca cubrir hasta el 65% de sus previsiones de consumo; IAG tiene protegido el 60% de media en el año; Easyjet un 60% hasta septiembre, y Air France-KLM llega al 50%. La diferencia la marca Ryanair, con coberturas sobre el 80% de sus necesidades de combustible este año.

Fuera de Europa, Cinco Días recoge que Barclays ve señales positivas para los vuelos transatlánticos, que podrían alcanzar el 86% de la capacidad de 2019 este verano si no se dispara aún más el precio del Brent.

También dependerá de la evolución de la guerra en Ucrania, aunque no todas las compañías aéreas se ven afectas por igual.

La mayor parte de las aerolíneas europeas no tienen apenas rutas con destino Rusia o Ucrania. Según explica el mismo medio, la más afectada por la situación sería Wizz –con un 9% de la programación de verano impactada por el conflicto–, seguida de Turkish –con un 2,5% sobre su oferta total de asientos enfocada a Rusia–.

Así están adaptando las aerolíneas sus rutas para adaptarse al nuevo mapa aéreo mundial que ha creado la guerra en Ucrania

También ha tenido un gran impacto sobre la industria la prohibición de sobrevolar Rusia, ya que muchas compañías europeas siguen esta ruta para llegar a Asia. 

La más perjudicada es Finnair al sobrevolar Rusia en el 40% de sus vuelos hacia Asia, muy lejos de la media del sector que está entre el 10% y el 20%.

Otros artículos interesantes:

¿Qué es una zona de exclusión aérea, y por qué la OTAN no la impone en Ucrania contra Rusia?

10 medidas para que Europa dependa menos del gas natural de Rusia

Rusia advierte a Occidente de que el petróleo podría costar 300 dólares por barril y amenaza con cortar el suministro de gas a la UE

Te recomendamos