Pasar al contenido principal

Si le pones azúcar moreno a tu café que sea por el sabor, porque no es más sano que el azúcar blanco

Mujer poniendo azúcar al café

Getty Images

  • El azúcar se obtiene de la remolacha azucarera o de la caña de azúcar.
  • El blanco se consigue tras un proceso industrial en el que se elimina la melaza que contiene.
  • Por su parte el azúcar moreno puede obtenerse bien por sufrir un procesamiento menor que mantenga mayor cantidad de melaza o bien por mezclar esta con azúcar blanco para conseguir el color oscuro.
  • Su valor nutricional es muy similar, por lo que no puede decirse que el azúcar moreno sea más saludable. La única diferencia radica en el color y el sabor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A casi todo el mundo le encanta el azúcar. Los bollos, las galletas, los refrescos, se añade al café, al yogur, los cereales... es un sabor agradable en nuestra boca. Por ello son muchas las personas que después de una comida siempre dicen "necesito algo dulce". 

Tal es así, que en general la población lo está consumiendo en sobreabundancia. Un exceso que puede pagarse caro.

Los riesgos que conlleva tomar muchos azúcares añadidos pueden derivar en problemas tan serios como la obesidad, riesgo de padecer diabetes Tipo 2 o problemas cardiovasculares, entre otros.

Para evitar estos males, lo lógico es empezar a tomar medidas para reducir la ingesta de esta sustancia. Pero puede darse el caso, de que muchas personas que no puedan resistirse a la tentación, hayan decidido optar por opciones aparentemente más saludables. Por ejemplo el azúcar moreno.

Leer más: 9 alternativas y consejos para ayudarte a tomar menos azúcar al día

Existe una creencia generalizada que cree que el azúcar moreno es más sano que su homólogo blanco. ¿Pero es realmente así?

La verdad es que no. Ambos comparten un valor nutricional muy similar y su única diferencia, más allá del color, radica en su sabor.

Distintos procesos de producción

Por azúcar se entiende, el producto obtenido industrialmente de la remolacha azucarera (Beta vulgaris, L. y var. rapa) o de la caña de azúcar (Saccharum officinarum, L.).

Así lo recoge el Real Decreto 1052/2003, de 1 de agosto que regula su elaboración y etiquetado en nuestro país. Previo a este, el Real Decreto 1261/1997, establecía la diferenciación entre azúcar blanco y moreno, del cual, a su vez, existen dos tipos:

  • El azúcar moreno conseguido de mezclar azúcar blanco (refinado) con mieles o melazas depuradas de caña.
  • El azúcar moreno integral obtenido directamente de los jugos depurados de la caña de azúcar.

De manera más sencilla, puede resumirse de esta forma. El azúcar blanco es sometido a un proceso de purificación por el cual se extrae la melaza y se obtiene ese color claro.

Frente a esto, el azúcar moreno puede conseguirse, bien por sufrir un proceso de refinamiento menor, (es decir que al contener más melaza mantiene un color más oscuro), o bien por mezclar el blanco con mieles y melazas de la caña.

Mismo valor nutricional

Pero si bien, todo apunta a que existen distintos grado de refinamiento en la obtención del azúcar, lo cierto es que esto apenas tiene consecuencias a la hora de hacer unos más sanos que otros.

Y es que a nivel de valor nutricional, el azúcar moreno y el azúcar blanco apenas tienen diferencias.

Tal es así que por ejemplo la Fundación Española de Nutrición (FEN) no establece distinción al enumerar los nutrientes y engloba ambos tipos de azúcar en la misma catalogación.

En Estados Unidos, en cambio, sí que se puede encontrar de manera separada la composición nutricional del azúcar blanco y el moreno, comprobando que apenas se dan diferencias.

El azúcar moreno contiene algo menos de calorías, aunque realmente nada llamativo: por 100 gramos la versión blanca aporta unas 387 calorías mientras que la marrón se coloca en 375 calorías.

En cuanto al resto, como indican la FEN, el azúcar refinado, en sus dos versiones "lo único que contiene son hidratos de carbono simples (sacarosa)" careciendo de proteínas, grasas, minerales y vitaminas.

Leer más: 10 cosas aterradoras que pasan en tu cuerpo cuando tomas demasiado azúcar

Por tanto, la diferencia entre azúcar blanco y moreno radica en su color y sabor.

Es decir, que si te has decidido a cambiar de la versión blanca a la marrón, a la hora de cocinar, notarás que el azúcar moreno aportará a tus postres un tono más acaramelado y un sabor más profundo que el azúcar blanca.

Pero no los estarás haciendo más saludables.

Y además