Cómo responden los hogares a la inflación, según el Banco de España: tiran de ahorros, gastan menos en vacaciones y sacrifican la compra de electrodomésticos o coches para pagar la luz

Paro para las empleadas del hogar

Reuters

Después de un año de inflación al rojo vivo, son muchos los hogares a los que les toca hacer malabares para llegar a fin de mes

"Los hogares anticipan ahora una evolución menos favorable de sus rentas, de su posición patrimonial y de la situación económica general", reconoce el Banco de España en su último boletín estadístico, sobre el impacto de la inflación y la guerra en las perspectivas de los hogares españoles.

La escalada de precios que comenzó hace más de un año ha ido abriendo un agujero en el bolsillo de las familias españolas. En julio, la cesta de la compra se disparó un 10,8%, la mayor subida vista desde la crisis del petróleo de los años 80. Pero es que en junio se encareció un 10,2%, en mayo un 8,7% y lleva meses así. 

Qué es la inflación, cómo se calcula y cómo te afecta

No es de extrañar que, con este panorama, el porcentaje de hogares que esperan tasas de inflación por encima del 7,5% durante el próximo año haya aumentado en 18 puntos porcentuales, según el Banco de España.

"Las perspectivas de gasto de las familias han tendido a deteriorarse", avisa el informe.

Aun así, los hogares tardaron en reaccionar. A pesar de que las subidas de precio comenzaron a principios de 2021, "no se trasladaron directamente a las expectativas" hasta finales del año pasado.

Dividir la compra por supermercados, buscar los 2x1 y productos locales: los trucos más efectivos para combatir la inflación en tu cesta de la compra

Tirar de ahorros, recortar en vacaciones y en bienes duraderos

Que los precios sigan subiendo, mientras que los salarios no se mueven al mismo ritmo, significa que, con el mismo dinero que antes, cada vez podemos comprar menos.

Los hogares afrontan esta pérdida de poder adquisitivo de diferentes formas, aunque en la mayoría de casos, reconoce el Banco de España, "conllevaría un menor dinamismo del gasto".

Por un lado, están las familias que tiran de ahorros. Aquellos hogares que disponen de un colchón de liquidez "no han modificado de forma sustancial sus niveles de gasto en otras partidas", pero esto ha sido a costa de un recorte de sus ahorros.

"Ante un episodio de fuertes presiones inflacionistas como el actual, los hogares prevén absorber parte del aumento de precios mediante un ajuste a la baja en sus tasas de ahorro, en la medida en que dispongan de este margen de maniobra".

En general, este es el caso de familias con mayores rentas. Estas "son habitualmente más optimistas que el resto acerca de la evolución futura de sus ingresos en situaciones de incertidumbre, lo que probablemente se deba a una mayor estabilidad de sus rentas ante perturbaciones", señala el informe.

Qué es el IPC y cómo se calcula

En cambio, aquellos hogares que no disponen de colchón suficiente han tenido que optar por recortar gasto: "Las familias con un colchón modesto de liquidez han reducido el gasto en otros bienes". 

Estas familias son, mayoritariamente, las de rentas bajas, que además se ven más expuestas ante variaciones en el precio de la energía, dado que la factura energética absorbe una mayor proporción de sus ingresos.

En general, el recorte se concentra en bienes duraderos, como automóviles o electrodomésticos:. "El incremento de la incertidumbre que ha conllevado la guerra en Ucrania se ha traducido en una revisión a la baja de las expectativas de gasto en bienes duraderos de los hogares". 

En estas situaciones, apunta el Banco de España, "los hogares pueden posponer las compras de estos bienes con una merma relativamente reducida de su utilidad. Los consumidores han ajustado a la baja sus expectativas de gasto en equipamiento del hogar y en automóviles en los últimos meses, y, en particular, desde el inicio del conflicto bélico".

En cambio, el gasto relacionado con las vacaciones ha continuado recuperándose por lo general, salvo en hogares con menores ingresos, que disponen de un menor margen para absorber los incrementos de inflación sin reducir sus niveles de gasto y se han visto más afectados por el repunte en los precios de la energía. 

La paradoja de la inflación en vacaciones: España se encamina hacia un verano histórico en gasto a pesar de las alertas de recesión

Como no pueden recortar en energía por mucho que su precio suba, debido a que se trata de un bien de primera necesidad, aquellas familias con menores rentas y pocos ahorros tienen que optar por apretarse el cinturón en otras partidas, como las vacaciones.

Por niveles de renta, el quintil de renta inferior, que es el más expuesto a las partidas de gasto que más se han encarecido (en particular, la energía) y el que tiene un menor margen de maniobra para absorber un repunte en los precios mediante una reducción de sus niveles de ahorro, es el único estrato en el que las perspectivas relativas al gasto en vacaciones se han corregido a la baja desde el verano de 2021.

En contraposición, las familias que disponen de un mayor colchón de liquidez no han modificado de forma sustancial sus niveles de gasto. En su lugar, han reducido sus tasas de ahorro de forma temporal para afrontarlos.

Otros artículos interesantes:

Dividir la compra por supermercados, buscar los 2x1 y productos locales: los trucos más efectivos para combatir la inflación en tu cesta de la compra

Este gráfico muestra cómo afecta la inflación al consumo por generaciones: los 'boomers' ahorran más en energía, los 'millennials' y los Z cancelan vacaciones y la generación X recorta en transporte

Las 3 estrategias de los 'superahorradores' que he seguido para tener 1.000 euros extra al mes

Te recomendamos