La batalla legal de Amazon con Microsoft por culpa de Trump no va a detenerse pronto, y les podría costar a ambos el contrato de la nube del Pentágono valorado en 10.000 millones

Microsoft y Amazon y enzarzados en una batalla legal sobre el futuro del contrato en la nube de JEDI, con el expresidente Trump en el centro de la misma.
Microsoft y Amazon y enzarzados en una batalla legal sobre el futuro del contrato en la nube de JEDI, con el expresidente Trump en el centro de la misma.

Getty Images

  • Un juez ha despejado el camino para que continúe la batalla legal por el contrato de la nube del Pentágono, conocido como proyecto JEDI y valorado en 10.000 millones de dólares.
  • Una disputa con el expresidente Trump está en el centro de la impugnación de Amazon por la importante victoria de Microsoft.
  • La pelea puede hacer que tanto Amazon como Microsoft pierdan el contrato, ya que el Pentágono está mostrando signos de impaciencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Análisis Faldón

Es raro que el proceso de contratación del Gobierno de Estados Unidos se convierta en el centro de atención nacional, incluso mundial, y todavía resulta más extraordinario cuando un presidente es acusado de interferir en el proceso de licitación.

Sin embargo, ese es el quid de la batalla legal en curso en torno al contrato de Infraestructura de Defensa Empresarial Conjunta (JEDI), un acuerdo para 10 años valorado en más de 8.000 millones de euros, para que un solo proveedor de computación en la nube construya la infraestructura de TI (tecnología de la información) del Pentágono. 

Cuando Microsoft fue nombrado oficialmente ganador de ese contrato en octubre de 2019, la batalla continuó: Amazon presentó una demanda contra el gobierno de EEUU. En un plazo bastante corto, alegando que el entonces presidente Donald Trump, crítico frecuente de la compañía y de su CEO Jeff Bezos, inclinaron injustamente la balanza para darle a Microsoft una victoria sorpresa.

Esa demanda está actualmente en curso, con Microsoft involucrado como interventor-demandado: en abril, el juez del caso negó la moción del Pentágono para desestimar muchas claves de la demanda de Amazon. Una notificación judicial emitida recientemente indica que todas las partes están listas para continuar la batalla legal. Mientras tanto, una orden judicial impide que Microsoft se ponga a trabajar en el proyecto JEDI hasta que se resuelva el asunto, incluso después de que el tribunal confirmara su victoria el pasado septiembre.

Google, Amazon y Microsoft aceleran sus planes para conquistar el negocio de la salud en plena pandemia

Amazon insiste en que si la adjudicación del contrato se hubiera basado únicamente en tecnología y costes, su nube de Amazon Web Services habría sido el ganador seguro. Microsoft, por su parte, nunca ha vacilado en defender que ganó el trato por sus propios méritos y sobre la base de su larga relación con el Gobierno federal.

En los últimos meses, ha habido señales inequívocas del Pentágono de que se está cansando de los vaivenes sobre el acuerdo JEDI, independientemente de las afirmaciones que se hagan en el caso. Con el Departamento de Defensa de EEUU ansioso por comenzar finalmente a construir la infraestructura en la nube, que considera un pilar fundamental para su estrategia de defensa nacional, crece la evidencia de que lleguen a plantearse cancelar el actual acuerdo y comenzar de nuevo.

Los observadores de la industria creen que cualquier contrato renovado, sin embargo, probablemente dividiría lo que había sido un contrato de 8.200 millones de euros en varios más pequeños, lo que significa que ni Microsoft ni Amazon ganarían esta vez.

"Es poco probable que si el Pentágono comienza desde cero, adopte un enfoque de proveedor único y proveedor de nube única", indica a Business Insider Chris Cornillie, analista de Bloomberg. El director de Wedbush Securities, Dan Ives, coincide con esa visión como ha afirmado a Business Insider.

Trump está en el centro de la batalla entre Microsoft y Amazon

Amazon ha mantenido durante mucho tiempo que hubo un "sesgo inconfundible" en el proceso que condujo a la victoria de Microsoft, como se afirma en las demandas. La compañía dijo en una denuncia que Trump utilizó "repetidos ataques públicos y privados" para impedir que Amazon se llevara la adjudicación.

La nube de Amazon tiene una larga historia con agencias gubernamentales: logró su primer acuerdo importante con la CIA en 2013, ganando un contrato de unos 493 millones de euros para construir una nube personalizada para la agencia. Al igual que en la contratación federal, una vez que los proveedores meten la cabeza en Washington, tienden a quedarse. En ese sentido, no se consideró descabellado que la nube de Amazon fuera considerada la favorita para el acuerdo.

Pero Amazon dice que Trump intentó interferir con el premio mayor debido a su disputa pública con Bezos. Una fuente cercana a la Casa Blanca le dijo a CNN en 2019 que Trump quería "hundir" el proceso de licitación, y afirmó que le mostraron un documento que insinuaba una conspiración para evitar que se adjudicara el contrato a Amazon. Bezos también es propietario del Washington Post, uno de los medios más críticos con el expresidente.

También en 2019, Trump indicó que estaba considerando "muy seriamente" intervenir en el acuerdo JEDI, y dijo que había "recibido tremendas quejas sobre el contrato con el Pentágono y con Amazon". En abril de 2020, Amazon acusó a la Casa Blanca de bloquear una investigación sobre si el expresidente había influido en el resultado del acuerdo.

Un portavoz de AWS resume la postura de la compañía en un comunicado enviado a Business Insider: "El historial de influencia inapropiada del expresidente Trump es perturbador y nos complace que la Justicia revise el impacto que tuvo en la adjudicación del contrato de JEDI".

"AWS sigue siendo la opción técnica superior, la más económica y proporcionaría el mejor valor para el Departamento de Defensa y el contribuyente estadounidense. Seguimos esperando la revisión del Tribunal de los muchos fallos en la evaluación, y seguimos absolutamente comprometidos con asegurar que el Departamento tenga acceso a la mejor tecnología al mejor precio", añade.

Microsoft se negó a comentar esta historia, pero en abril le dijo al Wall Street Journal que cree que un litigio prolongado es perjudicial y ha retrasado la entrega de esta tecnología a los miembros del servicio militar que la necesitan, y que están listos para apoyar al Departamento de Defensa para cumplir con JEDI y otros proyectos de misión crítica.

El Pentágono está cada vez más impaciente

Con el presidente Joe Biden ahora en el cargo, hay claros signos de impaciencia por parte del Pentágono. Necesitaba una solución empresarial en la nube mucho antes de 2017 y aún no tiene una opción viable, según el departamento.

Como Business Insider publicó hace tiempo, el Departamento de Defensa envió un documento al Congreso en enero, advirtiendo que podría abandonar el acuerdo si la protesta legal de Amazon se prolonga. El departamento citó su "requisito urgente y no cumplido" de una solución empresarial en la nube.

A finales de abril, la subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks dio seguimiento al documento y dijo que el Pentágono tendría que evaluar su posición actual con respecto al litigio en curso en torno a JEDI y determinar cuál es el mejor camino a seguir para el departamento.

Al mismo tiempo, una reciente notificación judicial sobre el caso indica que el Departamento de Defensa no parece estar dispuesto a renunciar a JEDI por el momento, aunque reitera que sus necesidades tecnológicas son más importantes que cualquier contrato individual.

En una declaración a Business Insider, un portavoz del Pentágono ha explicado lo siguiente: "Un informe de estado conjunto, como el presentado el 28 de mayo, es una presentación estándar en cualquier litigio. La presentación simplemente refleja el calendario propuesto para los procedimientos adicionales en el caso, según lo indicado por la Orden del Tribunal del 28 de abril de 2021. Nada en esta presentación procesal cambia nuestras declaraciones anteriores con respecto a nuestro compromiso de establecer una capacidad empresarial en la nube para el Departamento, pero los requisitos trascienden cualquier adquisición".

Sin embargo, en el mismo informe, Amazon sugirió que el Pentágono estaba exagerando su urgencia al requerir las capacidades de JEDI, y solicitó a la corte un cronograma extendido y permiso para el descubrimiento adicional de documentos y declaraciones del gobierno.

"El Departamento de Defensa no ha explicado por qué tomarse el tiempo para garantizar que el registro esté completo para una adjudicación justa y completa de la protesta de AWS pone en peligro indebidamente la seguridad nacional", escribió Amazon en la presentación.

También en esa misma presentación, el Departamento de Defensa propuso lo que presentó como un compromiso, que según dice implicaría extender el procedimiento hasta octubre como muy pronto, pero aun así "completa, justa y rápidamente" llevaría el asunto a una conclusión.

"Cualquier beneficio obtenido al alargar el procedimiento para repetir con detalle los problemas que las partes ya han explorado en profundidad se ve superado en gran medida por el daño continuo a la seguridad nacional o la demora continua en el despliegue de estas capacidades críticas", escribió el Departamento en la presentación. "El paso de más de 18 meses desde que se presentó esta protesta de licitación sirve para aumentar la urgencia de una resolución rápida ahora, no para reducirla", añadió.

Microsoft se mostró de acuerdo con el Pentágono en la presentación y dijo que estaba listo para comenzar a trabajar en el contrato JEDI hace 15 meses.

Es probable que el Pentágono divida un contrato futuro entre diferentes empresas del sector de la nube

Si, después de todo esto, el Pentágono cesa el acuerdo JEDI, los analistas opinan que probablemente optaría por dividir un nuevo contrato entre diferentes proveedores, algo cada vez más común entre las empresas. En ese escenario, el valor de la parte del trato de cada proveedor de nube individual sería mucho menor de los 8.200 millones prometidos.

Cornillie dice que llevaba mucho tiempo esperando que se redujera el valor del acuerdo. "Creo que pase lo que pase, esa nube de propósito general no será un contrato de 8.200 millones para 10 años, sino tal vez un par de miles de millones", afirmó.

Los analistas han especulado con que uno de los motivos detrás de las protestas de Amazon ha sido el deseo de negarle a Microsoft su victoria. Sin embargo, si el Pentágono revoca el acuerdo JEDI, Amazon tampoco lo obtendría, aunque los expertos opinan que probablemente se llevaría una parte sustancial de la cantidad total.

Las otras opciones del Pentágono, según explica Cornillie a Business Insider, incluyen expandir una solución de nube especializada más pequeña para satisfacer las necesidades de todo el departamento, o permitir que las unidades militares individuales decidan qué proveedor de nube prefieren.

"Si nos fijamos lo que ha hecho la CIA, o en lo que el Departamento de Seguridad Nacional está haciendo con la nube, y realmente miramos la estrategia del gobierno federal en este campo,  realmente ya no hay solicitudes de nube única", reflexiona Cornillie.

Un enfoque de múltiples nubes con varios acuerdos más pequeños podría acabar siendo la mejor opción.

"Estoy seguro de que hay muchas personas en el departamento a las que no les importaría comenzar de cero y usar los programas en la nube que ya han adquirido o que ya están en marcha", sentencia Cornillie.

Este contenido fue publicado primero en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Todo lo que según Amazon se perderá el Pentágono por adjudicarle el contrato JEDI a Microsoft: la compañía insiste en que su tecnología es "objetivamente superior"

Amazon pide interrogar a Trump por la adjudicación del multimillonario proyecto JEDI del Pentágono a Microsoft

Trump parece tener intereses personales en el contrato del Proyecto JEDI del Pentágono, valorado en 10.000 millones de dólares