Pasar al contenido principal

Beneficios del ayuno intermitente, la nueva dieta de moda en Silicon Valley

[Re] beneficios del ayuno intermitente, la dieta que triunfa en silicon valley
Melia Robinson/Business Insider Melia Robinson/Business Insider
  • La dieta favorita de Silicon Valley se llama ayuno intermitente y consiste en abstenerse de comer entre 16 horas y varios días.
  • Aunque se puede comer básicamente lo que se quiera, el ayuno intermitente se ha relacionado con una pérdida de peso al igual que las dietas tradicionales.
  • Sin embargo, el ayuno puede tener beneficios para la salud que van más allá de la pérdida de peso, según un estudio reciente: podría generar una presión sanguínea más saludable y una mayor sensibilidad a la insulina.

Las dietas que suenan demasiado buenas para ser verdad a menudo lo son. Pero el plan llamado ayuno intermitente, que libera a quien lo practica de contar calorías y la limitación de carbohidratos está ganando fuerza rápidamente en Silicon Valley. Y una investigación científica sugiere que sus seguidores van por buen camino. 

Popularizado por los fanáticos de la salud del Área de la Bahía, a quienes no les importa ser conejillos de indias para la ciencia, el ayuno intermitente o simplemente "IF" , por sus iniciales en inglés, implica limitar lo que se dedica a comer a un período de tiempo específico cada día. Mientras que la mayoría de las personas come algo regularmente desde el momento en que nos despertamos hasta el momento en que nos acostamos, los ayunantes intermitentes solo se "alimentan" dentro de un marco estrictamente definido, desde la mañana hasta la tarde o desde la tarde hasta la noche.

Un nuevo estilo de alimentación que Silicon Valley ama. El grupo de entusiastas de One Bay Area llamado WeFast se reúne semanalmente para romper colectivamente sus ayunos con una abundante comida matutina. El ejecutivo de Facebook Dan Zigmond limita su consumo al intervalo de tiempo comprendido entre las 9 a.m. y las 5:30 p.m., y muchos otros CEOs y pioneros de la tecnología juran ser devotos del método "IF".

A pesar de no requerir seguidores para contar calorías, prohibir los carbohidratos o restringir el consumo de comida a apio y zumo, el ayuno intermitente ha demostrado ser tan útil para la pérdida de peso como las dietas tradicionales. Y los estudios en animales insinúan que el plan podría tener otros beneficios para la salud, desde reducir el riesgo de cáncer hasta prolongar la vida.

Pero también hay problemas con el ayuno intermitente. Además de apoyarse en gran medida en estudios con animales, el enfoque puede tener varios beneficios que solo surgen como resultado secundario del hecho de perder peso.

Leer más: Beneficios de la dieta mediterránea, una de las mejores del mundo

Con esto en mente, los investigadores recientemente han estado tratando de precisar si algunos de esos beneficios podrían surgir incluso si los ayunantes intermitentes no pierden peso.

Y por primera vez, un estudio riguroso, pero reducido, publicado el mes pasado ha insinuado una respuesta positiva. Descubrieron que las personas que probaron el enfoque de IF, pero que recibieron las calorías suficientes para evitar que perdieran peso, vieron beneficios como la reducción de la presión arterial. Esa es una señal prometedora para futuros estudios al este respecto.

"Descubrimos que había beneficios que eran completamente independientes de perder peso", ha declarado  Courtney Peterson, investigadora principal del estudio y profesora asistente de ciencias de la nutrición en la Universidad de Alabama en Birmingham.

Cómo funciona el ayuno intermitente

[Re] beneficios del ayuno intermitente, la dieta que triunfa en silicon valley
There’s new evidence that Silicon Valley’s favorite diet has benefits that go beyond weight loss Erin Brodwin / Business Insider Erin Brodwin / Business Insider

Los ayunantes intermitentes pueden comer lo que quieran, dentro de lo razonable: no existen límites estrictos sobre los carbohidratos, la grasa o cualquier otra cosa. En general, la mayoría de los comprenden una dieta normal; lo que cambian cuando comienzan el plan de alimentación son las horas durante las que comen.

Después de haber probado temporalmente el estilo de vida IF, puedo decir que no es para todos. Dicho esto, también entiendo por qué a algunas personas les encanta. Cuando ayuné, me encontré a mí misma pensando menos en la comida, entrenando más e incluso, sin querer, frenando mi ingesta de cafeína.

Hasta ahora, el beneficio más estudiado del ayuno intermitente es la pérdida de peso. Krista Varady, profesora de nutrición en la Universidad de Illinois que ha escrito sobre ello en The Every Over Day Diet , publicaba un estudio el año pasado en el Journal of the American Medical Association que muestra que los participantes obesos que ayunan intermitentemente perdían aproximadamente la misma cantidad de peso que aquellos en una dieta tradicional más estricta y con una limitación de calorías.

Pero una serie de artículos recientes sugieren que en los animales, el ayuno intermitente se relaciona con otras ventajas más vitales, como las mejoras en el control del azúcar en la sangre y algunos efectos antienvejecimiento. Con esto en mente, algunos investigadores han estado trabajando arduamente tratando de determinar si esos beneficios también podrían aplicarse a las personas. Al mismo tiempo, también quieren saber algo aún más importante: si esas ventajas son solo el resultado de la pérdida de peso o si pueden tener algo que ver con el ayuno intermitente.

El primer estudio ayuno de intermitente de este tipo

[Re] beneficios del ayuno intermitente, la dieta que triunfa en silicon valley
Shutterstock Shutterstock

Los estudios de nutrición son difíciles de diseñar e incluso más difíciles de llevar a cabo. En muchos casos, los científicos deben confiar en autoinformes de los participantes, que a menudo subestiman enormemente la cantidad de alimentos que realmente comen.

Así que para el estudio reciente de Peterson, ella y sus colegas decidieron adoptar un enfoque mucho más intenso: supervisaron todo lo que consumían sus participantes, ya que solo les permitieron comer la comida que les daban.

Este tipo de estudios se denominan ensayos de alimentación supervisada controlada, y debido a la dificultad que conlleva diseñarlos y realizarlos, rara vez se hacen. Pero el tipo de conocimiento que proporcionan en una dieta específica o plan de alimentación es único y de alto calibre.

"Además de encerrar a las personas en la habitación de un hospital y no dejarlas salir durante semanas, los ensayos supervisados ​​de alimentación controlada son el tipo de estudio nutricional más riguroso", ha declarado Peterson.

La dificultad de este tipo de investigación también significa que no pueden hacerse con grandes grupos de personas y a menudo se reducen a muestras de 5 a 25 individuos. Después de recibir el interés de casi 400 personas que querían participar, Peterson y sus colegas finalmente terminaron con solo ocho hombres dispuestos.

Aún, el documento es el primer estudio de este tipo, y sugiere algunos beneficios potenciales sorprendentes del ayuno.

El ayuno parece mejorar la presión arterial y la respuesta de nuestro cuerpo al azúcar

Aunque el estudio de Peterson fue pequeño, algunos de sus resultados fueron sorprendentemente positivos. Después de hacer ayuno intermitente durante cinco semanas, los ocho participantes mostraron mejoras en la presión arterial y la sensibilidad a la insulina, la respuesta del cuerpo al azúcar.

Notablemente, los participantes en el estudio que tuvieron la peor sensibilidad desde el comienzo vieron las mayores mejoras, ha afirmado Peterson. Los resultados de la presión arterial también fueron significativos: muchas personas mostraron caídas de aproximadamente de 10-11 puntos, una diferencia que es aproximadamente igual al beneficio que alguien podría obtener al probar un medicamento para reducir la presión arterial, según un estudio de 2008 publicado en la Base de Datos Cochrane.

"Estas fueron enormes diferencias para un estudio de 5 semanas", ha resaltado Peterson. "Me sorprendió mucho".

Para hacer el estudio, Peterson y sus colegas tuvieron a ocho hombres que mostraron signos tempranos de diabetes y limitaron su consumo de comida a solo seis horas. Durante este tiempo, solo comieron alimentos proporcionados por los investigadores y bajo supervisión. Es importante destacar que, para que los investigadores se concentraran en los beneficios potenciales del ayuno que no estaban relacionados con la pérdida de peso, los participantes del estudio no debían perder peso. Con eso en mente, les dieron la comida suficiente para mantener su peso actual.

Leer más: Las dietas sin gluten pueden ser terribles para tu salud según un experto en celiaquía

En el transcurso de casi cuatro meses, los hombres dedicaron varias semanas a un horario de alimentación específico. Las primeras 5 semanas comieron solo 6 horas al día en el periodo comprendido entre las 7 a.m. y las 3 p.m.; después de ese período de estudio, todos tomaron un descanso de 7 semanas. Tras este durante un período de control, los participantes pasaron las siguientes 5 semanas comiendo normalmente.

Antes y después del período de estudio, los investigadores midieron la sensibilidad a la insulina de los participantes, la capacidad del cuerpo para procesar azúcar, así como su presión arterial, colesterol y niveles de glucosa en sangre.

Al final del estudio, todos los participantes vieron mejoras en la sensibilidad a la insulina y la presión arterial. No se observaron mejoras en el colesterol o la glucosa en sangre, algo que Peterson cree que podría ser una señal de que esas ventajas están estrechamente ligadas a la pérdida de peso. Algunas personas también experimentaron efectos secundarios negativos como dolores de cabeza, somnolencia y aumento de la sed.

Esas conclusiones señalan los lugares clave para comenzar otros estudios, ha concluido Peterson.

"Nuestros datos sugieren que siempre que se esté comiendo dentro de un periodo restringido, hay un beneficio".

Te puede interesar