Pasar al contenido principal

Bill Gates cree que la pandemia del coronavirus no terminará hasta finales de 2021, incluso para los países más ricos

Bill Gates
Bill Gates.

Spencer Platt/Getty

  • Bill Gates, el multimillonario cofundador de Microsoft que está ayudando a financiar la investigación de vacunas para un amplio número de enfermedades mortales, incluyendo el COVID-19, es optimista sobre los tratamientos y vacunas contra el coronavirus.
  • Gracias a este trabajo, Gates piensa que la pandemia debería estar bajo control hacia finales de 2021 en los países más ricos y en 2022 para los países en desarrollo, según ha explicado en una entrevista a Wired.
  • Aunque esos tiempos representan una velocidad histórica en términos científicos, puede resultar decepcionante pensar tener que vivir otro año (o quizás más) así por culpa de la pandemia.
  • Mientras tanto, Gates advierte a la gente de que no baje la guardia ante la posibilidad de una segunda ola en otoño.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Bill Gates es optimista en cuanto a que, con todo el trabajo que se está haciendo para desarrollar tratamientos y vacunas contra el COVID-19, el fin de la pandemia está en el horizonte.

La mala noticia es que ese final está al menos a un año de distancia, según ha explicado Gates en una entrevista a Wired.

"La innovación en la escalada de diagnósticos, en nuevas terapias y vacunas es realmente impresionante. Y eso me hace pensar que, en el ámbito de los países ricos, deberíamos ser capaces de acabar con esto para finales de 2021 y, en el resto del mundo, para finales de 2022", ha señalado Gates.

Gates dice que teme que en países como Rusia y China, la presión por tener una vacuna sea tan alta que los organismos reguladores puedan estar permitiendo que se administren inyecciones a los humanos antes de que se haya probado que las vacunas son seguras y efectivas.

Pero la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, la autoridad sanitaria más alta del país) no está permitiendo esos atajos, igual que sucede en Europa.

"Probablemente necesitemos tres o cuatro meses —sin importar qué— de datos de la fase 3, para detectar posibles efectos secundarios", ha explicado Gates. "La FDA, para su crédito, por lo menos hasta ahora, se está ciñendo a exigir pruebas sobre la eficacia".

Leer más: La OMS afirma que los ensayos clínicos en fase 3 no significan que la vacuna del coronavirus esté "casi lista"

El mes pasado, Gates manifestó a Hilary Brueck, de Business Insider, que confiaba en que los científicos desarrollarían una vacuna "muy eficaz y muy segura", en parte porque hay muchas vacunas en fase de desarrollo: más de 160 en todo el mundo

Gates también subrayó a Business Insider que si las vacunas no se comparten para su acceso en todo el planeta el COVID-19 "seguirá viniendo".

Mientras tanto, Gates pronostica que nos espera un otoño e invierno duros con el virus, aunque no parece que este virus sea estacional.

"El otoño podría ser duro", comentó Gates a Business Insider. "Estaremos más tiempo dentro de casa. Hará más frío. Sabemos que esas son cosas que hacen que la enfermedad se dispare".

Y además