Pasar al contenido principal

Los conservadores rechazan la última oferta de May para el Brexit que incluye un segundo referéndum y le exigen que dimita

Theresa May
Theresa May Reuters
  • El apoyo a Theresa May se ha desplomado después de que haya dado a conocer su nueva propuesta para el Brexit este martes.
  • Su oferta, que incluye la posibilidad de permitir un segundo referéndum sobre la salida de Reino Unido de la UE, ha provocado que docenas de parlamentarios conservadores retiren su apoyo a la primera ministra.
  • Los parlamentarios conservadores presionan a May para que dimita en lugar de intentar por cuarta vez que el Parlamento británico apruebe su acuerdo para salir de la Unión Europea.

Theresa May afronta cada vez más presión para que dimita después de que el nuevo acuerdo sobre el Brexit que presentó ayer al Parlamento haya mermado su apoyo entre los diputados conservadores.

Docenas de parlamentarios conservadores que hasta ahora se habían mantenido fieles han abandonado a la primera ministra este martes por la tarde después de escuchar su oferta para permitir que se vote un segundo referéndum si la Cámara de los Comunes respalda su acuerdo.

Más de 60 parlamentarios conservadores están planeando abiertamente rebelarse contra la primera ministra si esa propuesta llega a votarse a principios del mes que viene, mientras que los partidos de la oposición también han asegurado que rechazarán la oferta de May.

Leer más: El Brexit ya le ha costado al Reino Unido 7.600 millones de euros más una inminente recesión y ni siquiera ha empezado

El exlíder conservador Iain Duncan Smith, que apoyó el acuerdo de la primera ministra con la UE en marzo, ha declarado que "no hay nada nuevo o llamativo en este mal buffet de opciones para que no haya un Brexit".

"No veo que hayamos recuperado el control de nada. La salvaguarda sigue en marcha, existe una unión aduanera en todos los aspectos salvo en el nombre y eso supone que Bruselas controla firmemente nuestro destino", añadió.

El parlamentario conservador Zac Goldsmith tuiteó: "Es la última vez que apoyo el horrible acuerdo ya que creo que podríamos trazar una línea y elegir a un nuevo primer ministro que recoja los pedazos".

"Pero no puedo dar mi apoyo a este enorme Iío. Es simplemente grotesco que intente llevarnos a un referéndum amañado entre su acuerdo y la cancelación del Brexit. La primera ministra debe irse".

Leer más: Reino Unido: los conservadores quieren que Theresa May dimita como primera ministra en "cuestión de días"

Boris Johnson, que también respaldó el acuerdo de Theresa May con la UE en la tercera votación y está ampliamente considerado como un posible sucesor de May como primer ministro, afirmó que ya no podía seguir apoyando este acuerdo.

"Apoyé el acuerdo en la tercera votación con gran reticencia " ha tuiteado Johnson.

"Ahora se nos pide que votemos a favor de una unión aduanera y un segundo referéndum. La propuesta de May va contra nuestro programa y no la apoyaré. Podemos y debemos hacerlo mejor, dándole a la gente lo que ha votado".

Anne-Marie Trevelyan, una parlamentaria de Berwick-Upon-Tweed que también apoyó el acuerdo de la primera ministra con la UE en marzo, afirmó que la propuesta de May sigue conteniendo "la temible salvaguarda, poniendo en peligro nuestra unión y vendiendo a la gente de Irlanda del Norte", afirmando que era muy probable que votase en contra.

Leer más: Esto es lo que va a pasar ahora tras el retraso del Brexit hasta el 31 de octubre

El éxodo de apoyos ha generado especulaciones de que May podría ser forzada a dimitir antes de que se vote su propuesta.

La directiva del Comité 1922 se reunirá este miércoles por la tarde en medio de cada vez más presión para cambiar las normas del partido para permitir unas primarias anticipadas.

Esta polémica se produce en la víspera de las Elecciones al Parlamento Europeo en las que el partido de May podría caer hasta la quinta posición.

Una encuesta de opinión de YouGov publicada este miércoles sitúa a los conservadores en apenas un 7%, justo por debajo del Partido Verde. Si esta predicción se confirma el jueves, sería el peor resultado electoral de un partido que gobierna Reino Unido en la historia.

Y además