Pasar al contenido principal

Cómo calcular tu salud financiera para garantizar tu solvencia y así tener una financiación responsable

Crisis Financiera
GettyImages
  • Tener una salud financiera es básica para conseguir tus propósitos en tu economía personal o familiar.
  • Por ello, es importante conocer qué es una financiación responsable y cómo se puede calcular tu salud en términos financieros.
  • En este sentido, hay 4 factores que determinan cómo se puede calcular tu salud para entrar dentro de este tipo de financiación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tener una salud financiera es básica para conseguir tus propósitos en tu economía personal o familiar. Por ello, es importante conocer qué es una financiación responsable y cómo se puede calcular tu salud en términos financieros.

Partiendo desde la base, ¿cuál es el contexto para entender correctamente los términos? Financiar es el hecho de dar un dinero a una empresa, organización o individuo; y una de las maneras más comunes de obtener financiación es por medio de préstamos personales

En cuanto a ‘responsable’ como tal, tiene que ver con que se es consciente de las obligaciones y se actúa en base a ellas. Así, una financiación responsable se refiere al préstamo de un dinero sabiendo que el deudor tiene solvencia para devolverlo.

De este modo, cuando se produce financiación responsable, la entidad que está detrás sólo dejará la cantidad de dinero requerida a quienes cumplan con unos determinados requisitos, asegurándose de que tiene con qué responder.

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Las medidas tomadas por los bancos

En 2011, el Gobierno publicó una orden de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios. En la misma se establece que antes de firmar un contrato de crédito, la entidad “debe evaluar la capacidad del clientes para cumplir con las obligaciones derivadas del mismo”

Para ello debe estudiar los ingresos del solicitante, su historial crediticio, su situación de empleo, así como el patrimonio que tiene. También, se examina el nivel de ingresos que tendrá tras su jubilación, si parte del crédito lo tendrá que seguir pagando cuando llegue a esta situación. Asimismo, estas revisiones se llevarán a cabo de manera periódica incluso una vez concedido el crédito. Lo que se pretende con esta medida es que no se concedan préstamos a personas que puedan tener dificultades para devolver el dinero, perjudicando tanto sus finanzas como al banco.

Leer más: Cómo refinanciar préstamos, consejos y recomendaciones

Los factores que llevan a tener salud financiera

Para alcanzar una financiación responsable es necesario tener una buena salud financiera. En este sentido, hay 4 factores que determinan cómo se puede calcular: tu capacidad de ahorro mensual, tu libertad financiera, tu tasa de esfuerzo en pagar la vivienda y tu tasa de esfuerzo en pagar tus financiaciones y créditos.  

  • Capacidad de ahorro mensual: es decir, lo que ahorras cada mes tiene un gran impacto en tu salud financiera, por poco que sea. Esos pequeños esfuerzos de ahorro son los que pueden permitirte que paulatinamente vayas construyendo un colchón financiero para hacer frente a cualquier imprevisto. Esto se calcula restando los gastos mensuales a los ingresos mensuales. Con el objetivo de fijar unos estándares que constituyan una situación que se considere adecuada para la salud financiera, se considera que un ahorro de al menos el 20 % de los ingresos mensuales por persona es la medida óptima de esta variable. 
  • Libertad financiera: es una medida que puede permitir saber cuántos meses podrías vivir sin ingresos manteniendo el mismo nivel de gastos. Para hacer el cálculo se tienen en cuenta el saldo total de la cuenta y otros ahorros disponibles en productos de inversión, cuentas de pensiones o fondos de inversión. 
  • Tasa de esfuerzo en pagar la vivienda: para tener una buena salud financiera, una persona no debería destinar más del 40 % de sus ingresos al pago de la hipoteca o alquiler, según Fannie Mae, que es como se conoce popularmente a la Asociación Federal Nacional Hipotecaria en Estados Unidos.
  • Tasa de esfuerzo en pagar financiaciones y préstamos: las deudas pueden incluir obligaciones tan diferentes como créditos, préstamos, recibos o compras financiadas de tarjetas u otras variables. En aras de gozar de una buena salud financiera, se recomienda no destinar más del 35 % de los ingresos a pagar las deudas que tengas. 

Y además