EEUU y China ya miden sus fuerzas para ver quién desarrolla antes el 6G, una tecnología "compleja y futurista" y de "ciencia ficción" que no llegaría hasta 2036

Regreso al futuro II
  • Estados Unidos y China protagonizarán una batalla mucho más encarnizada que la que ha supuesto el despliegue del 5G, que todavía no se ha estandarizado.
  • Especialistas advierten en Bloomberg del desarrollo descontrolado hacia este nuevo protocolo de comunicaciones, cuyos frutos podrían llegar dentro de 15 años.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Cyberpunk 2036?

El 5G todavía no ha llegado a todo el mundo, pero China y Estados Unidos ya están librando una batalla por el 6G.

Aunque se trata todavía de un proyecto teórico, algunos expertos han vaticinado cómo será esta guerra que no será mucho más explícita, al menos, hasta dentro de una década.

Bloomberg ha contactado con especialistas como Peter Vetter, uno de los responsables de Bell Labs, la filial de investigación de Nokia;  Vikrant Gandhi, responsable de tecnologías de la comunicación de la consultora Frost & Sullivan, y Paul Timmers, exasesor en el Centro de Políticas Europeas, un think tank de Bruselas.

No hay duda: las 'Big Tech' ven el 5G como la tendencia tecnológica que marcará 2021

Vetter, de Nokia, es muy contundente: "Los esfuerzos serán tan grandes que en un determinado momento será como una carrera de armas". La investigación para desarrollar el 6G requerirá de "ejércitos de investigadores". 

EEUU es consciente de que la batalla por el 5G no la ha ganado, y a pesar de sus constantes restricciones a Huawei —que ya se está defendiendo—, son varias las firmas chinas que ofrecen un despliegue más efectivo de esta nueva tecnología de redes gracias a sus competitivos precios, destaca Bloomberg.

Pero EEUU y China no serán los dos únicos actores en liza. Quizá sí los más importantes, aunque Europa ya está explorando cómo será un mundo con el 6G. El pasado mes de diciembre la Unión aprobó un proyecto liderado por Nokia para la investigación y el despliegue de esta tecnología que posiblemente no verá hasta los años 30. En este proyecto, de hecho, participa Telefónica.

Galgus, la deeptech sevillana que lleva internet a la España vaciada mediante redes wifi que usan inteligencia artificial para mejorar su rendimiento

El Instituto de Ingenieros Electrónicos de Samsung esboza cómo podría ser el 6G y qué disrupción presentaría frente al 5G. Si en el 4G las ondas se enviaban en todas las direcciones, con el 5G estas señales se pueden orientar y con las nuevas estaciones de telecomunicaciones se podrá conseguir más alcance. El 6G promete un futuro en el que incluso estas señales podrán mezclarse y rebotar en superficies inteligentes para ampliar aun más su alcance y sus posibilidades, y llegar a áreas remotas como zonas rurales.

Si el 5G ya se considera una nueva revolución industrial, el 6G podría convertir el futuro en las ucronías de ciencia ficción que aparecen en novelas y películas. Bloomberg lo ejemplifica muy claro: los taxis voladores, los hologramas en tiempo real o los cerebros conectados a internet estarían mucho más cerca.

Por esta razón, "EEUU no puede permitirse ceder el liderazgo tan fácilmente otra vez", destaca Vikrant Gandhi, de Frost & Sullivan. "Parece que la competición por el 6G será todavía más feroz que la que ha sido por el 5G".

Cellnex, entre las empresas con mayor potencial en bolsa según el gestor del único fondo del mundo dedicado en exclusiva al 5G

Una de las preocupaciones que acompañan el despliegue del 5G es el uso político que los estados puedan hacer de los progresos técnicos. Es decir: en China ya se están instalando cámaras de reconocimiento facial. Un despliegue del 6G permitiría el uso masivo de enjambres de drones de vigilancia.

"Ahora mismo parece que China está haciendo todo lo posible en términos de vigilancia y opresión", destaca Timmers, exasesor en Bruselas. "Esto revela que no se puede confiar en cualquier progreso técnico hacia el 6G que pueda ser utilizado con fines políticos".

"Los progresos tecnológicos, especialmente aquellos tan complejos y futuristas como el 6G, deben desarrollarse con mucho cuidado", advierte Gandhi. "Creemos que los países no pueden entrar en eso tan pronto. Tampoco el sector privado". Los especialistas marcan un horizonte de al menos 15 años. Es probable que en 2036 ya se esté hablando de estos problemas.

LEER TAMBIÉN: El papel de Huawei en el despliegue del 5G en España queda en manos de Telefónica, Orange y Vodafone

LEER TAMBIÉN: La factura del 5G para las telecos superará los 5.000 millones de euros

LEER TAMBIÉN: Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”