Comer chocolate antes de meterte en cama: ¿es bueno o malo?

Comer chocolate por la noche

Gettyimages

  • El chocolate negro es un alimento saludable que disminuye la presión arterial, mejora la digestión, previene el envejecimiento de la piel o ayuda a evitar el deterioro cognitivo.
  • Sin embargo, ¿puedes comer chocolate antes de meterte en cama o como antojo en mitad de la noche? Esto es lo que provocará en tu salud. 

Comer chocolate es uno de los grandes placeres de la vida, y si se hace en la proporción adecuada y con un alto contenido en cacao, puede resultar muy beneficioso para la salud gracias a su aporte de fosforo, magnesio, hierro, potasio, calcio, zinc, cobre, manganeso, vitaminas A, B1, B2, B3, C, E, acido pantoténico, tiamina y riboflavina, cafeína, teobromina y taninos. 

¿Existe un momento del día idóneo para paladear este manjar? ¿Qué pasa si comes chocolate antes de acostarte? La dietista Amanda Holtzer explica a Livestrong los motivos por los que puede resultar una mala idea. 

Esta macedonia es mejor que un somnífero: 5 frutas que te ayudan a dormir

El primer punto que debes considerar antes de rajar el papel de esa chocolatina es que el consumo de chocolate puede repercutir negativamente en tu sueño, y la causa son 3 de sus componentes: la cafeína, la teobromina y el azúcar. No en vano el chocolate es un estimulante del sistema nervioso. 

Para que estimule la señalización de melatonina, el neurotransmisor relacionado con la regulación del sueño, deberías comer chocolate en una cantidad pequeña y una hora antes de dormir

Compuestos problemáticos del chocolate para dormir

Cafeína

Ten en cuenta que el consumo nocturno de cafeína provoca que los receptores de adenosina del cerebro se bloqueen, según la dietista. Estos sirven para ralentizar la actividad neuronal y el cuerpo físico y favorecer el sueño.

En este aspecto, recuerda que la vida media de la cafeína en tu cuerpo es de 3 a 6 horas y puede tardar hasta 10 horas en abandonar el sistema por completo. Por tanto, debes evitar tomar cafeína por la tarde, al menos unas 6 horas antes de acostarte.

Hay mucho documentado al respecto: una revisión sistemática de febrero de 2017 publicada en Sleep Medicine Reviews descubrió que la cafeína aumentaba la vigilia y las alteraciones del sueño.

Teobromina

La teobromina es un alcaloide que se encuentra en el cacao y el chocolate, responsable de brindarle al alimento su característico sabor amargo. 

En sí, se trata de un componente positivo: presente en llas semillas de cacao, las nueces o el té, la teobromina es diurética, aumenta la cantidad de orina que producen los riñones, estimula el corazón y dilata los vasos sanguíneos. Sin embargo, puede causar inquietud al aumentar el ritmo cardiaco.

Azúcar

Si el chocolate que consumes es rico en azúcar, puede provocar un pico de azúcar en sangre, elevando el estado de alerta y también el nivel de energía. A largo plazo, las dietas altas en azúcar se relacionan con una mala calidad y duración del sueño, según un estudio recogido por el American Journal of Lifestyle Medicine.

Según Consumer Lab, la mayor parte de las tabletas chocolate contienen de 40 a 50 miligramos de cafeína por porción, una cantidad similar a la de una taza de café. 

Además, el chocolate puede causar inflamación, especialmente si tiene un elevado contenido en azúcar. Este riesgo está vinculado a enfermedades crónicas, como obesidad, hipertensión, colesterol alto y diabetes tipo 2, además de una peor calidad del sueño. A su vez, dormir mal y poco está ligado a más papeletas de padecer diabetes, depresión o problemas del corazón

Por supuesto, también puede contribuir al aumento de peso, ya que por la noche no sueles quemar tantas calorías, y es más probable que almacenes lo que comes en forma de grasa. Además, los alimentos azucarados que elevan los niveles de insulina contribuyen a aumentar los antojos y a comer en exceso, amplificando el riesgo de diabetes. 

Para finalizar, y dependiendo del tipo y la cantidad, otro efecto secundario desagradable de comer chocolate por la noche es tener que levantarte para ir al baño, ya que la cafeína y la teobromina presentes en el chocolate son diuréticas. Al ser estimulantes del sistema nervioso simpático, pueden aumentar los sudores nocturnos, especialmente en la menopausia, tal y como revela este estudio

Si eres una persona sensible, el chocolate puede reducir la presión del esfínter esofágico inferior y activar el reflujo estomacal, provocando la desagradable sensación de ardor que, a su vez, puede dificultar un descanso adecuado. 

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.