Así funcionan las cuentas ómnibus para invertir donde tu banco no llega

Persona explicando conceptos
Austin Distel / Unsplash
  • Desde la reforma de 2016, la mayoría de brókers operan a través de cuentas ómnibus.
  • Se trata de una opción muy beneficiosa para los clientes, pues sirve para reducir las tarifas de compraventa y custodia de los principales valores de los brókers.
  • Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y las cuentas ómnibus también tienen sus problemas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los principales problemas que tienen muchos inversores que invierten en bolsa o a través de fondos de inversión es que, en muchas ocasiones, la inversión inicial es demasiado elevada para pequeños ahorradores, o solo se puede acceder a ella en condiciones poco ventajosas. 

Las cuentas ómnibus salvan este problema, democratizando la inversión y acercándola a inversores con un capital menor.

Qué son las cuentas ómnibus

Las cuentas ómnibus son cuentas de valores que agrupan los activos de un conjunto de clientes de forma centralizada. En realidad, es un proceso poco transparente para el inversor, ya que sus titulares son los mismos brókers con los que operan. También son esos brokers quienes se encargan de abrir estas cuentas para sus clientes y operar en ellas.

En general, dependiendo del capital del inversor, se puede acceder a ciertos valores en condiciones más ventajosas o, simplemente, usarse para entrar en algunos mercados de otra forma poco accesibles. Y esta es la verdadera razón de ser de las cuentas ómnibus: facilitar y democratizar el acceso a la inversión.

Cómo funcionan las cuentas ómnibus

El funcionamiento de las cuentas ómnibus es sencillo: un bróker abre una cuenta de valores y va depositando en ella el capital de un conjunto de inversores. A su vez, el bróker va anotando en su libro de registros qué porcentaje de esta cuenta se asigna a cada inversor para que, en caso de que quiera reembolsar parte de su capital, se sepa cuál es su participación dentro de esa cuenta de valores.

Por ejemplo, imaginemos que tres inversores depositan sus capitales en un bróker, de la siguiente manera:

Inversor

Capital

Porcentaje del total

A

50.000 €

10,86%

B

60.000 €

13,04%

C

100.000 €

21,73%

D

250.000 €

54,34%

Total

460.000 €

100%

 

En el registro oficial existe una única cuenta que en la actualidad tiene un capital de 460.000 €, pero el bróker tiene apuntado dentro de sus registros internos qué porcentaje del mismo pertenece a cada inversor de manera individual.

Leer más 5 acciones poco conocidas de la bolsa española que se olvidan de las caídas

Ahora imaginemos que la cuenta de valores ha obtenido una rentabilidad del 10% durante este año. El valor de la cuenta habrá subido hasta los 506.000 €, y la distribución quedaría de la siguiente manera, manteniendo los porcentajes del fondo:

 

Inversor

Capital

Porcentaje del total

A

55.000,00 €

10,86%

B

66.000,00 €

13,04%

C

110.000,00 €

21,73%

D

275.000,00 €

54,34%

Total

506.000 €

100%

Ventajas e inconvenientes de las cuentas ómnibus

La principal ventaja de las cuentas ómnibus es el ahorro de costes que se produce entre el bróker y los intermediarios. Al operar con un capital mayor, puede acceder a una clase de activos mucho más barata y en mejores condiciones que si lo hiciese de manera individual, lo cual se traslada al pequeño inversor.

Además, los activos pueden estar a nombre de una subsidiaria del bróker, y no del bróker en sí mismo. Esto significa que, en caso de quiebra, los pasivos podrían estar separados y los activos respaldados, de manera que el cliente no tendría demasiado problema en recuperar su inversión.

Pero no todo son ventajas. Con las cuentas ómnibus, los clientes pierden parte del control sobre sus acciones, ya que están a nombre del bróker. Esto quiere decir que este puede decidir alquilarlas sin que nadie pueda oponerse a la operación y sin recibir contraprestación alguna por este servicio.

Leer más Las mayores 10 salidas a bolsa

Además, el cliente debe estar muy seguro con qué bróker contrata su cuenta de valores y los riesgos que asume. Si bien el capital legalmente sigue estando a nombre de cliente y el bróker no puede realizar ninguna operación sin su consentimiento, la cuenta está abierta a nombre de la entidad, con todo lo que ello comporta.

Qué brókers operan a través de cuentas ómnibus

En España, la operativa con cuentas ómnibus está muy extendida. Al fin y al cabo, en un mercado tan competitivo, la reducción de costes es una necesidad más que un valor añadido. Es más, la última reforma del mercado de valores supuso que la mayor parte de cuentas nominativas pasasen a segregarse en cuentas ómnibus de la que era titular el bróker. Por eso, en la actualidad, las cuentas nominativas (no ómnibus) han desaparecido casi por completo.

Por poner ejemplos concretos, ClickTrade, ING, DeGiro o Interactive Brokers operan directamente con cuentas ómnibus. Aunque, como hemos dicho, lo difícil es encontrar brókers que no operen de esta forma.

LEER TAMBIÉN: No deberías invertir en un fondo si antes no conoces estos ratios

LEER TAMBIÉN: Así afecta el peso de la deuda de las compañías a su comportamiento en el mercado

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”