Cómo mantenerte despierto aunque tengas mucho sueño

cansancio, sueño
  • ¿Sientes tanto sueño durante el día que tienen dificultades para realizar tu trabajo y seguir el ritmo de la rutina?
  • Recibir luz solar por la mañana o darte un paseo a mediodía son algunos de los consejos que te ayudarán a mantenerte despierto a pesar de tus ganas de dormir. 

Ante ti se abre una noche muy larga. Puede ser porque algo en tu mente da vueltas y no te deja dormir. Quizá te pasaste con la cafeína o toca enfrentar ese proyecto que has estado posponiendo demasiado.

Sea por lo que sea, el caso es que la noche la has dedicado a cualquier cosa menos a dormir y al dia siguiente no sabes cómo mantenerte despierto. Notas como todo te cuesta el doble. Solo una noche de insomnio vale para generar ansiedad, confusión e incapacidad para concentrarse. 

Si no puedes permitirte parar para saldar tu deuda de sueño aquí van algunos consejos que te ayudarán a mantenerte despierto aunque tengas muchas ganas de dormir.

Recibe algo de sol

Recibir un poco de luz solar a primera hora de la mañana no solo recargará tus niveles de vitamina D. Además hará que tu cuerpo comience a generar hormonas como el cortisol relacionada con el estado de alerta y dopamina para sentirte más motivado a lo largo del día.

La luz del sol durante la mañana hará decrecer la liberación de melatonina, responsable de decirle a tu cuerpo que es hora de dormir lo que ayuda a sincronizar el reloj biológico, por lo que te hará dormir mejor cuando llegue la noche.

Toma una ducha fría

"Me sentí más concentrada y alerta al empezar el día, abrir el portátil y comenzar a trabajar (...) la zambullida pareció aliviar irónicamente mi estrés a medida que se alargaba la mañana". "Los primeros 30 minutos de mi jornada laboral solían estar repletos de bostezos, frotarse los ojos y falta de concentración. Ahora, cuando me siento en mi escritorio después de mi inmersión en frío, estoy bien despierto, concentrado y listo para sumergirme en el trabajo en profundidad" describen quienes lo han probado.

Sumergirse durante unos minutos en agua fría puede sonar desolador, pero este hábito se ha convertido en todo un truco de moda entre científicos y élites de Silicon Valley para potenciar la productividad desde primera hora del día.

Sal a caminar

Sueño y ejercicio no parecen casar bien. Pero la realidad es que algo de actividad física puede darle un boost de energía a tu mente. 

Las personas aquejadas de cansancio constante vieron aumentar sus niveles de energía en un 20% y disminuir su fatiga en un 65% al realizar algo de ejercicio regular de baja intensidad, según un estudio de 2008 de la Universidad de Georgia (EEUU).

"Incluso la más mínima actividad por la mañana es energizante y puede ayudarte a despertar”, asegura la médica osteópata Sandra Darling, de la Cleveland Clinic. Lo que también se aplica, dice, al mediodía. "Sal a caminar un poco, si es posible al aire libre, para combatir el cansancio de la tarde", aconseja.

Toma algo de cafeína

La cafeína bloque la adenosina en el cerebro, una sustancia química natural que produce sueño. Por eso tu taza de café te provoca reacciones más rápidas, una mejor atención y un mejor estado de alerta.

La cafeína comienza a actuar aproximadamente media hora después de su ingesta, pero sus efectos pueden durar muchas horas. Por lo que ten cuidado si la tomas en la tarde, ya que podría impedirte dormir bien llegada la noche.

Dale a tu cuerpo alimento

Un nivel bajo de azúcar en sangre puede hacer que te sientas más agotado aún. Pero antes de abusar de dulces refinados quizá sea mejor algo saludable como fruta o frutos secos, recomiendan desde Sleep Foundation.

Y no te olvides de la comida más importante del día: cuando desayunes, incluye algunos alimentos ricos en proteínas y fibra para aumentar tu energía. También es importante que bebas agua, ya que lo contrario puede aumentar la sensación de fatiga.

Toma descansos

Descansar de vez en cuando es siempre un buen consejo para mantenerse productivo. Más si te mueres por dormir. A medida que las horas se acumulan  la calidad de tu concentración se verá afectada. Para evitarlo y despejar la mente haz una pausa, mejor aún si incluye un pequeño paseo al aire libre.

Si es posible, una siesta corta puede ayudarte a sentirte menos somnoliento durante varias horas después. Pero no te excedas para no alterar tu descanso nocturno.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.