Pasar al contenido principal

El hisopo de las nuevas pruebas del COVID-19 es más fiable y menos desagradable

Prueba de COVID-19
Reuters

  • Existe una nueva prueba del COVID-19 cuyo hisopo es diferente: no causa tantas molestias como el que se había utilizado hasta ahora.
  • Recientemente, algunas organizaciones anunciaron que pasarían de los cultivos nasofaríngeos al uso de hisopos nasales para las pruebas del COVID-19.
  • Según diferentes estudios, los hisopos nasales son prácticos, baratos, precisos, fiables y menos desagradables.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Algunas publicaciones en redes sociales mencionan una supuesta ruptura de la "barrera hematoencefálica" cuando se realizan tomas de muestras de tejidos en una prueba de coronavirus.

Pero lo cierto es que un hisopo usado de esta forma no puede dañar el cerebro y hay un mal entendimiento de cómo se realiza esa prueba, según BBC.

Aún así, existe una nueva prueba del COVID-19 cuyo hisopo es diferente: no causa tantas molestias como el que se había utilizado hasta ahora, según Science Alert.

Así que si no te habías hecho la prueba del coronavirus por miedo al hisopo, hay algunas cosas que necesitas tener en cuenta acerca de estos bastoncillos más suaves.

El frotis nasofaríngeo es un procedimiento que consiste en introducir un largo hisopo por la nariz para recoger una muestra de la parte posterior de la nariz y la garganta, que luego se analiza para detectar el ARN del SARS-CoV-2 mediante PCR, según ABC.

El profesional sanitario usa un bastoncillo especial para obtener una muestra tanto de las fosas nasales como de la garganta del paciente y se envía inmediatamente al laboratorio que tarda entre 4 y 5 horas en obtener el resultado.

Leer más: La OMS advierte que la vacuna contra el coronavirus no acabará con la pandemia por sí sola

Si bien es cierto que el frotis nasofaríngeo es la prueba por excelencia, también es la más incómoda porque el hisopo puede hacer que los ojos lloren o que la persona tosa o estornude.

En este sentido, el personal debe llevar el equipo de protección personal completo para evitar el riesgo de estar expuesto e inhalar partículas infecciosas y aerosoles.

Según CNBC, este tipo de hisopo se sigue utilizando en algunas clínicas.

Sin embargo, a medida que la pandemia evolucionó, también lo hicieron los métodos de prueba. Por ejemplo, en Australia se han llevado a cabo test de saliva.

Incluso, recientemente Estados Unidos ha avalado una prueba de saliva para detectar el coronavirus financiado por la NBA y desarrollado por la Universidad de Yale.

Pero ahora, con la nueva prueba del COVID-19, el trabajador de la salud te limpia la garganta antes de usar el mismo bastoncillo en la nariz.

En este sentido, se trata de un hisopo combinado de la garganta y la nariz.

El responsable sanitario utilizará un depresor lingual para mantener la lengua hacia abajo. A continuación, tomará una muestra del área detrás y al lado de las amígdalas para posteriormente introducir un bastoncillo en la nariz.

Al igual que en el frotis nasofaríngeo, el hisopo nasal permanecerá durante unos 10 a 15 segundos a la vez que es girado.

La razón principal que argumenta el cambio de los hisopos en las pruebas del COVID-19 es que si alguien va a insertar un bastoncillo en una nariz ajena se debe velar porque la prueba sea lo más precisa y fiable posible.

Leer más: La contaminación en las ciudades puede aumentar la mortalidad por coronavirus en un 6%, y las minorías étnicas son las más vulnerables

Así, desde finales de marzo y hasta abril, organizaciones como la Administración de Alimentos y Medicamentos, los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos y la Red de Laboratorios de Salud Pública de Australia, anunciaron que pasarían de los cultivos nasofaríngeos al uso de hisopos nasales para este tipo de pruebas, según CNBC.

Australia ha recomendado utilizar estos bastoncillos menos invasivos para realizar las pruebas del COVID-19. Sin embargo, si se considera necesario, el profesional sanitario podrá optar por un hisopo nasofaríngeo.

Además, según diferentes estudios, los hisopos nasales son prácticos, baratos, precisos, fiables y menos desagradables. 

Y además