Diarrea del viajero: ¿por qué se padecen problemas de estómago cuando se viaja a otros países?

Una persona sentada en el váter.

gettyimages

  • Desde la Federación Española del Aparato Digestivo aseguran que alrededor del 40% de las personas experimentan la diarrea del viajero cuando viajan al trópico. “Es el problema de salud más frecuente cuando se va a países con menores condiciones higiénico-sanitarias”.
  • Recomiendan no beber agua del grifo, lavarse las manos con frecuencia, evitar ensaladas y alimentos crudos. En el 30% de los casos, subrayan, hay que quedarse en cama 2 o 3 días.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Seguro que alguno de los que estéis leyendo este artículo pensáis: “Ojalá tuviera la diarrea del viajero, eso querría decir que puedo viajar”. Paciencia. Todo llegará. Y hasta que se pueda volver a disfrutar del turismo, está bien entender por qué se padecen problemas de estómago cuando se viaja a otros países.

Según la Federación Española del Aparato Digestivo (FEAD), la diarrea del viajero, también llamada diarrea del turista o gripe intestinal, “es el problema de salud más frecuente cuando se viaja a países con menores condiciones higiénico-sanitarias. Alrededor del 40% de los viajeros experimentan diarrea durante o poco después de su viaje al trópico. La mayoría de las veces la diarrea no es un problema grave, porque el cuerpo acaba acostumbrándose a los cambios de microorganismos y de medioambiente, pero pueden provocar variaciones en el itinerario del viaje y en el 30% de los casos la necesidad de quedarse en cama por 2 o 3 días”.

Se debe, explican, a una infección por una bacteria, virus o parásito. Los microorganismos causales son muchos y probablemente son diferentes de un país a otro. Entre ellos y por frecuencia son: Echerichia coli, Shigela, Salmonella, Campylobacter, Rotavirus y Giardia Lamblia. Los casos de diarrea del viajero se pueden producir en cualquier lugar del mundo. En España, por ejemplo, son frecuentes en verano las debidas a Salmonella, Staphylococcus o Campylobacter.

Los factores que influyen en los problemas estomacales que se tienen en los viajes son, a tenor de lo apuntado por la FEAD, los siguientes: 

  • Lugar de origen: los viajeros procedentes de países desarrollados tienes más probabilidad de padecer de diarrea del viajero.
  • Lugar de destino: a mayor pobreza, mayor incidencia; así, los destinos con mayor riesgo son África, sudeste asiático, América Central y del Sur; y en menor medida el Caribe y la Europa del Este.
  • Duración de la estancia: mayor riesgo a mayor duración del viaje.
  • Tipo de viaje: el turismo de playa en complejo turístico tiene una menor incidencia que el tour en grupo organizado y el turismo de aventura se asocia a las tasas de incidencia más altas.
  • Tipo de hotel elegido: en relación a las condiciones higiénicas del establecimiento, así como la elección del tipo y lugar donde se realizan las comidas.
  • Estación del año: más frecuente en los meses de verano en los países subtropicales.
  • Características del viajero: niños, adultos jóvenes entre 15-30 años y ancianos, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos (diabéticos, VIH), aquellos que padezcan alguna enfermedad inflamatoria intestinal, personas en tratamiento con antiácidos o con cirugías gástricas (gastrectomizados) tienen más probabilidades de padecerlo.

¿Cómo se transmite?

Siguiendo con el análisis realizado por la doctora Mileidis Sanjuan Acosta, especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo, esta infección se adquiere por vía oral a través del consumo de alimentos o bebidas contaminadas con los microorganismos, comidas pasadas o estropeadas y/o ingestión de sustancias tóxicas. 

Un estudio revela que hay hasta 130 sustancias tóxicas en los plásticos de los juguetes de los niños que podrían dañar su salud

Los alimentos con mayor riesgo son aquellos adquiridos en la calle a vendedores ambulantes. Entre los alimentos de alto riesgo destacan: moluscos, mariscos, frutas no lavadas o peladas, ensaladas, mayonesa y alimentos que la contienen, leche y sus derivados, postres dulces, quesos y embutidos. Por otra parte, entre los alimentos más seguros están: pan y derivados, aquellos servidos muy calientes, carnes y pescados bien cocidos, frutas con la piel intacta peladas o lavadas por uno mismo, verduras hervidas, pastas sin huevo recién cocida.

Las vías de transmisión de la diarrea del viajero

  • Transmisión desde las heces a la mano, y luego a la boca: por ejemplo, una persona que va al cuarto de baño, y, tras limpiarse, no se lava las manos. Si esta persona le da la mano a otra, le puede pasar microorganismos. Cuando esta segunda persona se lleve la mano a la boca (al comer, por ejemplo) sin haberse lavado antes, puede resultar infectado. Otro mecanismo es por el intercambio de objetos (monedas o toallas) que se han tocado. Este es un modo típico de contraer disentería por Shigella
  • Paso de microorganismos desde las heces a la comida o bebida: esto sucede por falta de higiene de las personas que manipulan alimentos, por lavarlos con aguas contaminadas, o por usar excrementos humanos como fertilizante, etcétera. 
  • Toxinas (sustancias tóxicas) que producen algunos microorganismos: un caso es la toxina botulínica, que puede encontrarse en algunos alimentos en conserva, o la que produce el Staphylococcus aureus, o el Bacillus cereus (este último, a veces, al calentar y enfriar repetidamente platos preparados con arroz). Algunas de estas toxinas son muy resistentes al calor y se eliminan difícilmente de los alimentos al cocinarlo.

Los síntomas de la diarrea del turista

Los síntomas, señalan en la FEAD, comienzan en el segundo o tercer día de estancia y en más del 90% de los casos durante las 2 primeras semanas. Se define como la aparición de 4 o más evacuaciones sueltas en 24 horas, o 3 o más en un periodo de 8 horas (si se acompañan de, al menos, uno de los siguientes síntomas: náuseas, vómitos, calambres o dolores abdominales, fiebre, urgencia o dolor en la defecación). La mayoría tendrán menos de 6 deposiciones al día, pero un 20 % llegan hasta 20 deposiciones.

Un pequeño porcentaje de los viajeros sufrirá una diarrea con sangre (disentería), que puede acompañarse de fiebre, escalofríos, sudoración profusa e intensa debilidad, cuyo origen responde a infecciones invasivas de la pared intestinal, como Shigellosis, fiebre tifoidea o Campylobacter. La fiebre y la sangre o moco en las heces son criterios de gravedad.

Entre el 1% y el 3% de los viajeros padecerá diarrea crónica que dura más de 1 mes y consiste en la emisión de heces sueltas, en muchos casos intermitentes, acompañado de cierta pérdida de peso, flatulencia, debilidad y a veces febrícula y suele deberse a parásitos como la Ameba o Giardia lamblia, aunque en algunas ocasiones los estudios microbiológicos son negativos.

¿Cómo se puede prevenir la gripe intestinal en los viajes?

  • Beber siempre las bebidas embotelladas y cerradas. No usar agua del grifo para hacer hielo que luego vaya a consumir, ni para cepillarse los dientes o para lavar alimentos.
  • Lavarse las manos con frecuencia y usando jabón. Esto es especialmente importante antes de comer o de llevarse algo a la boca, al manipular alimentos, al ir al baño, etcétera.
  • Evitar las ensaladas y vegetales crudos.
  • Pelar la fruta usted mismo.
  • Evitar los cubitos de hielo en las bebidas.
  • Evitar alimentos crudos o poco cocinados que se han mantenido sin refrigeración durante algunas horas, ni alimentos poco cocidos y tampoco alimentos comprados a vendedores ambulantes y en algunos restaurantes con poca higiene.
  • Evitar helados, natillas, flanes, cremas y derivados lácteos no pasteurizados.

Por qué no debes tomar Aquarius cuando estás enfermo, según el equipo de nutricionistas de Carlos Ríos

¿Qué hacer si padeces diarrea en un viaje?

  • Rehidratación y dieta: lo importante es no deshidratarse. En cuanto la diarrea comienza, se debe aumentar la toma de líquidos. Si la diarrea continúa más allá de 24 horas, hay que beber los sobres de rehidratación oral (1 sobre en 1 litro de agua) y comer normalmente, evitando inicialmente lácteos y optando por alimentos como arroz cocido, fruta pelada, tostadas de pan, sopas y galletas saladas. Si no se dispone de sobres de rehidratación oral, puede rehidratarse con una preparación casera hecha con 1 litro de agua al que se añaden 6 cucharaditas rasas de azúcar y 1 cucharadita rasa de sal.
  • Antidiarreicos: la loperamida puede utilizarse, además de la rehidratación, para mejorar los síntomas porque disminuye la motilidad. No debe administrarse a los niños menores de 2 años ni en ningún caso de diarrea con sangre o si se acompaña de fiebre alta.

Se debe acudir al médico por una diarrea del viajero en casos de:

  • Fiebre alta, náuseas, vómitos y dolor abdominal persistentes.
  • Duración de la diarrea más de 5 días tras tratamiento dietético.
  • Sangre y moco en las heces.
  • Signos de deshidratación: sequedad de piel y boca, sed intensa, orinas muy oscuras y poca cantidad, ausencia de lágrimas en un niño que llora.

LEER TAMBIÉN: Casi la mitad de los pacientes con coronavirus tienen náuseas, vómitos o diarrea antes de tener fiebre; podrían ser los primeros síntomas del contagio de COVID-19

LEER TAMBIÉN: Consejos para controlar de forma natural la acidez de estómago

LEER TAMBIÉN: Un taiwanés se tragó accidentalmente su AirPod y asegura que seguía funcionando después de atravesar su sistema digestivo: "La batería estaba al 41%"

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”