Cómo redactar una carta de presentación: 6 claves que pueden suponer la diferencia entre conseguir el trabajo y pasar desapercibido

Entrevista de trabajo, reclutadores sorprendidos o admirados

Getty Images

La búsqueda de un empleo puede ser un proceso largo que, a veces, llega a desgastar o frustrar si aparecen muchos 'noes' y en el que hay que tener en cuenta muchas cosas, desde el contenido del curriculum (incluso el mejor momento para enviarlo) y el aspecto de tu perfil en redes sociales hasta tu comportamiento durante la entrevista laboral.

Entre medias, además, aparece un elemento que tiene más relevancia de la que a veces se le da: saber cómo hacer una carta de presentación para un trabajo puede suponer la diferencia entre conseguirlo y pasar desapercibido.

No siempre se puede, ya que los sistemas de solicitud en línea de algunas empresas no lo permiten —en ese caso, aprovecha al máximo el formato para mostrar tu capacidad y entusiasmo, o intenta contactar con alguien dentro de la empresa—, pero los expertos suelen recomendar incluir una carta de motivación cuando sí sea posible.

¿Cómo realizar una carta de presentación para un trabajo?

El objetivo de una carta de presentación que acompañe al CV es el de postularte como persona candidata, mostrar tus fortalezas y destacar respecto a la probable larga lista de gente que también está interesada en esa oferta, en medio de un panorama laboral caracterizado por una batalla del talento y una gran rotación.

Infórmate sobre la empresa y no generalices

El primer paso de cómo hacer una carta de presentación empieza antes de escribir la primera palabra: con investigación sobre la compañía y el puesto de trabajo en cuestión. La regla número uno para una carta de motivación es no enviar una genérica que sea la misma para cualquier proceso, sino personalizarla para cada uno.

Para ello, no basta con leer detenidamente todos los aspectos de la oferta de empleo: también puedes investigar en las redes sociales de la empresa, los directivos y los empleados y, si es posible, ponerte en contacto (un correo electrónico o un mensaje en LinkedIn) con la persona responsable de la contratación u otra que conozcas dentro de la compañía.

4 claves esenciales para redactar un email perfecto al enviar tu curriculum

"Incluye información relativa a las especificaciones del puesto de trabajo o muestra tu interés en la compañía, así reflejas que te has informado previamente. Ya sabes más que la media de candidatos", expone Page Personnel.

Eso también te ayudará a encontrar el tono adecuado, explican en Harvard Business Review (HBR): por un lado, no intentar ser gracioso y mostrarse serio y profesional (más aún, por ejemplo, si la carta de presentación es para un banco, mientras que una agencia creativa puede ofrecer más margen); por otro, huir de los excesos, no pasarse con los halagos, ocultar la desesperación y mostrar autenticidad.

Comienzo con decisión

Si te preguntas cómo empezar una carta de presentación, los expertos no dudan con la respuesta: comienza fuerte. "La gente suele escribirse a sí misma en la carta con 'Estoy solicitando X trabajo que vi en Y lugar'. Eso es un desperdicio", descarta John Lees, estratega de carrera en el Reino Unido, en HBR.

Mejor apuesta por una frase inicial contundente en la que expliques por qué te interesa el trabajo y qué puedes aportar a la empresa a partir de tus años de experiencia, formación relevante y habilidades, pero sin repetir tu curriculum.

Además, trata de dirigir la carta a una persona en concreto (puedes buscar el nombre del reclutador en redes sociales) y menciona en las primeras frases si tienes una conexión personal con la empresa o con alguien dentro de esta.

Enfócalo hacia el futuro y destaca tu valor personal

El CV ya cuenta tu pasado, por lo que una carta de presentación para un trabajo debe estar enfocada en el futuro, en lo que quieres hacer después y por qué. Puedes aprovecharla también para explicar un cambio de sector que estés planeando y para vender tus habilidades transferibles, comparten expertos a la publicación estadounidense.

Al mismo tiempo, muéstrate como una persona que puede ayudarles a resolver sus problemas, necesidades o retos, basándote en la investigación previa que realizaste y cómo tu experiencia te capacita para ello.

En la carta de presentación, pon ejemplos de cuando resolviste un problema similar o de logros pasados, así como de 2 habilidades especialmente relevantes en la actualidad, según Lees: la adaptabilidad y la capacidad de aprender rápido.

Las 'soft skills' son un motivo de despido: por qué ahora parece más importante que seas resiliente a que hagas bien tu trabajo

Muestra entusiasmo

"Cuando no te contratan, no suele ser por falta de habilidades. Es porque la gente no se creyó tu historia, que querías el trabajo o que sabías en qué te estabas metiendo", advierte Jodi Glickman, experta en comunicación y autora de Great on the Job (Genial en el trabajo), a HBR.

"Me encantaría trabajar en su empresa. ¿A quién no le gustaría? Sois el líder del sector y establecéis reglas y líneas que los demás se limitan a seguir" podría ser un buen ejemplo para tu carta de presentación.

Descubre como conseguir que tu carta de presentación destaque

Ni te molestes en presentar tu candidatura si no te entusiasma algún aspecto de la empresa o del trabajo, afirma Harvard Business Review. Se llama carta de motivación por algo.

El entusiasmo, además, debe ir de la mano de la seguridad: "Si no estás seguro de ti mismo, ¿qué evitará que la persona que te puede contratar también dude de tus habilidades?", preguntan desde Page Personnel, señalando que toda la información incluida ha de ser "precisa y verificable".

Lo bueno, si breve...

Una carta de presentación debe ser corta. Si buscas modelos de cartas de presentación, verás que la gran mayoría tiene una extensión máxima de una página. Según los expertos consultados por la publicación de Harvard, incluso eso puede ser demasiado: "Debe ser lo suficientemente breve como para que alguien pueda leerla de un vistazo".

"Una carta de presentación debe ser una presentación concisa de ti mismo y de las razones de tu interés en el puesto. Dado que la carta de presentación precede al CV, no necesitas incluir información adicional que se puede encontrar allí", recuerdan también Page Personnel.

Pide opinión

Saber cómo hacer una carta de presentación para solicitar un trabajo y redactarla con base en estos consejos no implica que sea el fin del camino: aún falta la revisión de cada detalle y la retroalimentación.

"Haz que un amigo de confianza lea la carta varias veces. Dado que tú estás familiarizado con el texto, es probable que pases por alto errores de ortografía o frases que pueden ser poco claras o estén mal estructuradas", apunta la empresa de selección de personal.

Cómo retocar tu CV, carta de presentación y LinkedIn para encontrar teletrabajo

Los expertos consultados por HBR van un paso más allá: pregúntale si está claro el mensaje principal y qué defectos contiene, como un tono no adecuado, notas de desesperación, un exceso de modestia e infravaloración o 'venderte' demasiado.

Ejemplos exitosos de carta de presentación que pueden servirte de inspiración o modelo

Después de toda la teoría sobre cómo hacer una carta de presentación, unos ejemplos y casos de éxito pueden ayudar a tener modelos concretos e inspiradores en los que basarse.

Es el caso del estudiante Jerry Lee, quien mandó una carta de presentación tan brillante a Accenture que le ofrecieron un puesto con un salario poco usual en recién graduados: 66.000 euros anuales.

También el de la clienta de un coach, que obtuvo un trabajo en Tesla gracias a su atractiva carta de motivación, así como el de otras cartas que han abierto las puertas de Google, LinkedIn o Snapchat.

Otros artículos interesantes:

Descubre como conseguir que tu carta de presentación destaque

Las cartas de presentación que abren las puertas de Google, LinkedIn o Snapchat

Los autodidactas tienen una ventaja competitiva en la guerra por el talento: "Si te pones a preguntar si tienen título universitario, te lo roba la competencia"

Te recomendamos