Pasar al contenido principal

China y Estados Unidos van a empezar a probar las primeras vacunas experimentales en humanos contra el coronavirus en la carrera por encontrar una cura

Coronavirus
Reuters
  • Moderna, una farmacéutica de Estados Unidos, remite la primera vacuna experimental contra el coronavirus al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas para que empiecen el primer ensayo clínico en humanos. 
  • Los primeros resultados del ensayo estarán disponibles a final del verano y, si concluye con éxito, podría darse un segundo ensayo con miles de personas. 
  • Sería el primer medicamento que la farmacéutica, que nació para investigar la cura de las enfermedades con tratamientos basados en genética, consigue comercializar. 
  • Por su parte, el viceministro de Ciencia y Tecnología de China ha asegurado que varios equipos de investigadores de país trabajan para desarrollar una vacuna y que comenzarán las pruebas en abril. 
  • La OMS ha reiterado que el proceso para empezar a comercializar vacunas podría llevar entre 12 y 18 meses.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Coronavirus

La farmacéutica estadounidense Moderna acaba de enviar el primer lote de una vacuna para combatir el coronavirus a un grupo de investigadores que iniciará un ensayo clínico en humanos a finales de abril con unas 20 personas, según informa The Wall Street Journal

Los primeros resultados, que estarían disponibles en torno a julio y agosto, demostrarán si la vacuna ARNm-1273 tiene el potencial de contener la epidemia de coronavirus originada en China y que ha infectado ya a casi 80.000 personas. 

Las líneas de investigación de Moderna incluyen la cura contra el cáncer, las enfermedades de corazón y las enfermedades infecciosas. La farmacéutica utiliza una tecnología basada en la genética y, hasta ahora, no ha comercializado ningún medicamento ni ninguna vacuna. 

Leer más: El 80% de casos del Covid-19 son leves: las claves del mayor estudio sobre el coronavirus realizado hasta ahora

Los investigadores de Moderna han estado trabajando con la secuencia genética del virus, que fue descifrada y publicada por los científicos chinos en enero. La farmacéutica ha escogido la sección genética del virus que cree que puede desencadenar la respuesta inmune más eficiente.  Es una de las decisiones más arriesgadas del proceso y será muy difícil saber si se ha equivocado hasta terminar los ensayos.  

Moderna terminó la fabricación de 500 viales la primera semana de febrero y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas será el encargado de llevar a cabo el ensayo clínico. 

Si el primer ensayo concluye con éxito, se llevaría a cabo una segunda prueba, esta vez con miles de participantes. Este segundo ensayo también tendría lugar en China o en zonas más afectadas por la propagación del virus. La vacuna estaría lista para su comercialización si el ensayo más amplio da buenos resultados. 

Leer más: Este mapa muestra en tiempo real la propagación del coronavirus por todo el mundo

Por su parte, China también está compitiendo por lograr desarrollar un tratamiento que frene la propagación del coronavirus. 

Xu Nanping, viceministro de Ciencia y Tecnología, ha asegurado a la cadena de televisión Channel News Asia que su país avanza rápido hacia el desarrollo de una vacuna, según informa Europa Press. "Varios equipos de investigación están probando técnicas diferentes para desarrollar una posible vacuna y se espera que la primera vacuna pueda ser sometida a exámenes clínicos a finales de abril", ha afirmado. 

El político ha asegurado que China avanza "a la par que en otros países" en la carrera por conseguir una vacuna eficaz contra el coronavirus. 

La Organización Mundial de la Salud ha reiterado en numerosas ocasiones que el proceso para empezar a comercializar vacunas podría llevar entre 12 y 18 meses. 

Y además