Pasar al contenido principal

El cierre de fábricas por el coronavirus ya ha afectado a más de un millón de trabajadores del sector automovilístico en toda Europa

Una trabajadora en una cadena de montaje de una compañía automovilística
Reuters

  • El cierre de las fábricas del sector automovilístico ha afectado a más de 1 millón de trabajadores en toda Europa, según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA).
  • Es decir, casi la mitad de los empleos de fabricación directa de la industria que proporciona un total de 2,6 millones de puestos de trabajo.
  • Así mismo, las ventas de coches también han caído un 7,4% en enero respecto a 2019 — su peor comienzo anual desde 2013.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El cierre de fábricas en todo el mundo ha afectado severamente al sector del automóvil que ya comenzaba 2020 con su peor dato de inicio anual desde 2013 — una caída en las ventas del 7,4% en enero

Consecuencia del cese de su producción y de la caída de las ventas de coches, más de 1 millón de trabajadores de la industria se han visto perjudicados y han perdido sus puestos de trabajo o reducido su jornada laboral.

"Nuestra primera prioridad es proteger la salud y el empleo de los casi 14 millones de europeos que trabajan directa o indirectamente en nuestro sector", dice Eric-Mark Huitema, Director General de la Asociación Europea de Fabricantes de Automoviles (ACEA) —haciendo también referencia a los 13,8 millones de puestos de trabajo que crea anualmente la industria en Europa.

Leer más: Bajan las ventas y crece la preocupación: estas son las consecuencias del coronavirus para el automóvil en España

De estos, 2,6 millones de empleos responden a la fabricación directa de las diferentes factorías. Y exactamente 1.110.107 empleados de fábricas de coches, camiones, camionetas y autobuses que responden a marcas como Volkswagen, Fiat Chrysler o Peugeot, han visto diezmada de alguna manera su actividad, según la asociación. 

Los datos de la ACEA, que tienen en cuenta la caída del inicio anual y el desplome de las ventas de coches, y estiman 1,2 millones de vehículos menos en 2020 —a excepción de que los bloqueos nacionales por la propagación del coronavirus no se alarguen más de los 16 días contemplados.

"En este momento, la principal preocupación de ACEA y de todos sus miembros es manejar la crisis inmediata que enfrenta la industria automovilística, que se detuvo abruptamente, algo que el sector nunca ha experimentado antes", reconoce Huitema.

Según Financial Times, los analistas estiman que la recesión a la que tendrá que hacer frente la industria cuando pase la pandemia será peor que la que sufrieron tras la crisis financiera de 2008. 

Y además