El coronavirus podría estar relacionado con los casos de hepatitis grave en niños, apuntan 2 estudios recientes

niños covid-19
Reuters/AMIR COHEN

Dos estudios recientes señalan la posibilidad de que el COVID-19 esté detrás de los misteriosos casos de hepatitis grave identificados en cientos de niños en todo el mundo.

Si bien uno de ellos no ha sido aún sometido a una revisión por pares y en general se necesita más investigación al respecto. Es decir, que las investigaciones tan solo plantean hipótesis sobre las que seguir indagando.

No obstante ambos proponen que una infección por coronavirus SARS-CoV-2 podría plantear el escenario adecuado para desencadenar los graves efectos hepáticos experimentados por los pequeños. 

Según un informe publicado el sábado en medRxiv (aún no revisado por pares), los niños con COVID-19 tienen un riesgo significativamente mayor de disfunción hepática posterior. 

Los investigadores realizaron un estudio de cohorte retrospectivo en una base de datos nacional de registros de salud electrónicos de pacientes en los EEUU. Lo que supuso un total de 796.369 niños entre uno a 10 años, incluidos más de 200.000 que habían contraído COVID-19 entre el marzo de 2020 y marzo de 2022 y más 550.000 que contrajeron otras infecciones respiratorias durante el mismo período.

Estos son los síntomas de la nueva hepatitis infantil de origen desconocido y cuánto tardan en aparecer

En comparación con los niños afectados por otras infecciones respiratorias, los niños con COVID-19 tenían un riesgo significativamente mayor de niveles de enzimas hepáticas séricas y bilirrubina elevadas

"Estos resultados sugieren secuelas hepáticas agudas y a largo plazo de COVID-19 en pacientes pediátricos", recogen las conclusiones. Por lo que señalan la necesidad de más investigación "para aclarar si la lesión hepática relacionada con la COVID-19 descrita está relacionada con el aumento actual de casos de hepatitis pediátrica de origen desconocido".

Una infección previa por COVID podría empeorar el pronóstico tras el contagio posterior por adenovirus 

Un reciente estudio publicado en la revista The Lancet Gastroenterology and Hepatology  sugiere que los casos de hepatitis aguda en niños pueden ser el resultado de una infección por coronavirus leve o  desapercibida. La cual habría sido seguida de una infección por adenovirus después de la aparición de un reservorio viral en el tracto intestinal.  

"Nuestra hipótesis es que los casos recientemente informados de hepatitis aguda grave en niños podrían ser una consecuencia de la infección por adenovirus con trofismo intestinal en niños previamente infectados por SARS-CoV-2 y portadores de reservorios virales (apéndice)", afirman los investigadores del estudio en The Lancet.

En otras palabras restos persistentes del coronavirus en el tracto gastrointestinal podrían preparar al sistema inmunitario de los pequeños para reaccionar de forma exagerada al adenovirus-41F, con altos niveles de proteínas inflamatorias que terminan por dañar al hígado.

Infección por adenovirus: síntomas, vías de contagio y prevención del patógeno vinculado a los casos de hepatitis infantil

La persistencia del virus en el tracto gastrointestinal de los niños da como resultado la liberación repetida de proteínas virales en las células epiteliales intestinales, lo que conduce a la activación inmunitaria.

A su vez esta activación de las células inmunitarias es mediada por superantígenos, lo que se ha identificado como el mecanismo que causaría el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), según la investigación.

Este síndrome puede causar inflamación en múltiples órganos, incluidos el corazón como ya señalaron investigaciones previas. Ya en 2020 fue vinculado  a los síntomas compatibles con la enfermedad de Kawasaki, —un trastorno inflamatorio severo cuyos síntomas típicos incluyen fiebre, sarpullidos, e inflamación de glándulas detectado en varios niños—.

Es decir, que la enfermedad generada por el SARS-CoV-2  puede manifestarse poscovid con una inflamación exagerada del cuerpo. La cual en los menores con la hepatitis de origen desconocido podría haber causado las posteriores anomalías hepáticas tras la infección por adenovirus.

Se han notificado más de 300 casos de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños en varios países, incluidos el Reino Unido, la UE, los EEUU, Israel y Japón. 

Hasta el pasado viernes España ha notificado 26 casos mientras que en Europa el número asciende hasta los 232, según los últimos datos de la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa y el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades  ( ECDC, por sus siglas en inglés).

La mayoría de los niños desarrollan síntomas gastrointestinales junto con ictericia y, en algunos casos, insuficiencia hepática aguda. Sin embargo, los virus de la hepatitis A, B, C, D y E no se encontraron en los casos notificados. Sí que se han identificado en muchos de ellos infección por adenovirus.

En lo que respecto a los casos en Europa, de acuerdo al último informe de los 173 casos de hepatitis grave sometidos a la prueba de PCR para el SARS-CoV-2, 20 (11,6%) resultaron positivos. Los resultados de la serología para el SARS-CoV-2 sólo estaban disponibles para 19 casos, de los cuales 14 (73,7%) tuvieron un resultado positivo.  En Israel, 11 de los 12 casos diagnosticados han dado positivo en infección por COVID-19.

Otros artículos interesantes:

¿Cómo se contagia la hepatitis infantil y cómo se cura?

¿El confinamiento y la mascarilla ha debilitado el sistema inmune de los niños? Así lo ven los expertos

La variante ómicron podría ser entre 6 y 8 veces más contagiosa que delta en niños menores de 5 años, aunque los casos graves son menos frecuentes, apunta un estudio estadounidense

Te recomendamos