Pfizer anuncia que su vacuna contra el coronavirus previene el 90% de los contagios, lo que supone un paso decisivo en la lucha contra la pandemia

Hombre vacunándose, vacuna de la gripe

Reuters/ LISI NIESNER

Una de las candidatas a ser la vacuna líder contra el coronavirus ya consigue prevenir contagios de COVID-19: un hito en la guerra de la sociedad contra la pandemia.

La farmacéutica Pfizer ha asegurado este lunes que su vacuna ha superado con éxito la etapa final de sus ensayos clínicos, que ha comparado a miles de voluntarios que recibieron dos dosis del antídoto experimental frente a otros que recibieron suero como placebo.

La farmacéutica defiende que la vacuna ha logrado ser un 90% efectiva previniendo contagios de COVID-19. En las personas que recibieron las dosis solo ha habido 94 contagios.

Ahora, la compañía neoyorquina va a solicitar a las autoridades aumentar la distribución de su vacuna. La compañía todavía necesita recabar más datos para determinar lo segura que es, antes de poder recibir el visto bueno urgente de las mismas. De momento, Pfizer no tendrá esos datos hasta finales de mes.

Pfizer y su socio alemán, BioNTech, son las primeras compañías en demostrar resultados positivos en sus ensayos clínicos para una vacuna contra el coronavirus. El desarrollo y examen de una vacuna efectiva en menos de un año es un logro sin precedentes en la medicina. Las acciones de Pfizer y BioNTech se han disparado en las operaciones previas a la apertura de mercado, que ya celebran con crecidas el éxito de la vacuna en sus ensayos clínicos.

Todo lo que debes saber sobre la vacuna del coronavirus que podría ser la única en conseguir llegar este año: quién está detrás, cuándo se aprobará, ventajas e inconvenientes

Aunque el estudio no ha terminado y planea recabar más datos para determinar su seguridad y su eficacia, la conclusión clave —y provisional— es que la vacuna funciona.

"Hoy es un gran día para la ciencia y la humanidad", ha defendido el CEO de Pfizer, Albert Bourla, en un comunicado. "Los primeros resultados de la fase 3 de los ensayos clínicos de nuestra vacuna para el COVID-19 son las primeras pruebas de la capacidad de la vacuna para prevenir contagios".

Sin embargo, todavía quedan muchas preguntas por responder. Por ejemplo, por cuánto tiempo funciona la vacuna o si habrá algún tipo de efectos secundarios que todavía no han sido detectados.

Este éxito no impactará de forma inmediata en la sociedad. Los desafíos claves ahora pasan del ámbito científico al regulatorio, logístico y político. Las autoridades tienen que revisar los datos y decidir si hay o no suficientes evidencias como para aprobar la vacuna. Los proveedores se verán muy tensados durante los primeros meses, a medida que la producción de la nueva vacuna se hace masiva.

La industria farmacéutica se enfrenta al reto de distribuir una vacuna para toda la población mientras lucha por mantener su actividad anterior a la pandemia

La vacuna de Pfizer también supondrá desafíos logísticos inéditos. Deberá ser distribuida y almacenada a 70 grados bajo cero. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) estiman que este año en el país norteamericano se podrán distribuir entre 20 y 30 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, por lo que de facto supone vacunar a menos del 10% de la población estadounidense.

La Comisión Europea cerró las primeras conversaciones con BioNTech y Pfizer para asegurarse la reserva de 200 millones de dosis más una opción preferente para otros 100 millones de dosis de su candidato vacunal contra el coronavirus.  

Si la vacuna consigue un visto bueno de emergencia por parte de las autoridades, no estará disponible para todo la sociedad. Las primeras personas en acceder a la vacuna podrán ser las más vulnerables o las que más riesgo sufran si se ven contagiados, como los sanitarios o las personas mayores.

Incluso cuando la gente comience a vacunarse, los expertos advierten que seguirá siendo esencial llevar mascarillas y mantener la distancia social.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Aunque el estudio revela que se ha tenido éxito reduciendo los casos sintomáticos de COVID-19, esto no implica que la vacuna evita las infecciones asintomáticas o las complicaciones derivadas de la enfermedad.

Esto supone que las personas vacunadas podrían seguir siendo portadores del coronavirus sin saberlo, y que por tanto, podrían seguir estando expuestos a desarrollar complicaciones derivadas de la enfermedad que puedan desembocar en una hospitalización o incluso en la muerte. Los datos a largo plazo de este estudio ayudarán a responder a estas preguntas.

Los resultados iniciales son limitados, pero Pfizer anticipa una eficacia sólida

Estos resultados provienen de un análisis provisional del estudio, que todavía está en curso. El ensayo continuará con su análisis final de 164 casos de COVID-19, lo que debería ayudar a obtener resultados más rigurosos con el paso del tiempo. 

El ensayo reclutó 43.538 voluntarios, a los que se les administró aleatoriamente la vacuna o inyecciones de placebo. Los investigadores diseñaron el estudio para poder registrar los casos de COVID-19 entre los participantes del ensayo. Una vez que un cierto número de voluntarios se enferma, una junta independiente de expertos examina los datos para comprobar si los que recibieron la vacuna experimental tienen muchas menos probabilidades de enfermarse que los que recibieron la inyección de placebo.

El objetivo principal era comprobar si la vacuna reducía los casos de COVID-19 después de recibir ambas dosis. El protocolo del ensayo especificaba que un caso de COVID-19 sería alguien que diera positivo y mostrara síntomas. Los investigadores contaron los casos a partir de una semana después de que el voluntario recibiera la segunda dosis. Pfizer ha afirmado este lunes que la protección contra el virus se consigue después de 28 días de la dosis inicial. 

No hay datos de seguimiento a largo plazo disponibles sobre las personas que recibieron la vacuna de Pfizer. Eso significa que las respuestas a preguntas críticas sobre la durabilidad de la protección de la vacuna así como el riesgo de cualquier efecto secundario a largo plazo siguen siendo desconocidas

El estudio continuará para abordar esas preguntas. Los expertos han señalado que los ensayos de vacunas pocas veces son capaces de identificar los efectos secundarios poco frecuentes, que pueden ser de uno entre un millón de casos. Las agencias de salud de EEUU tienen sistemas de vigilancia para rastrear la eficacia y la seguridad de la vacuna después de que la vacuna llegue al público.

En los próximos meses habrá más resultados del resto de vacunas contra el coronavirus

Aunque la vacuna de Pfizer es la primera en comunicar resultados positivos en la fase final de sus ensayos, otros laboratorios están tratando de obtener rápidamente resultados para sus propias vacunas. 

Otras compañías destacadas en la carrera por conseguir la vacuna son la biotecnología Moderna, el gigante farmacéutico británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford, así como la mayor empresa de salud del mundo, Johnson & Johnson, y la pequeña biotecnológica Novavax.

Las vacunas desarrolladas por todos esos fabricantes de fármacos han comenzado la etapa final de las pruebas clínicas. Moderna espera comunicar resultados en noviembre, mientras que AstraZeneca aspira a tener datos antes de fin de año. J&J y Novavax probablemente tendrán resultados un poco más adelante, con el objetivo de finales de 2020 o principios de 2021.

La vacuna de Universidad de Oxford podría estar lista antes de finales de año y hay "una pequeña posibilidad" de que se empiece a distribuir para Navidad

Se espera que el éxito de Pfizer impulse la confianza en otras vacunas, ya que todas estas inyecciones apuntan a la misma porción del coronavirus: su proteína de punta. También es una confirmación de la prometedora tecnología en la investigación de vacunas que hasta ahora no ha sido probada. La candidata de Pfizer es una vacuna de ARN mensajero (ARNm), que requiere sólo el código genético del virus para diseñar una vacuna experimental. 

La información de Pfizer es el primer éxito en un estudio centrado en la eficacia para demostrar que esta tecnología funciona en los humanos. Moderna también se especializa en terapias y vacunas de ARNm y fue el primer fabricante de medicamentos del mundo en comenzar a probar una vacuna COVID-19 en humanos el pasado mes de marzo.

Otros artículos interesantes:

Pfizer comienza a probar la vacuna del coronavirus en niños de 12 años, pero no todos los expertos están de acuerdo

Pfizer y Moderna admiten que sus vacunas podrían tener efectos secundarios similares a los síntomas asociados con el COVID-19: fiebre, dolor de cabeza y cansancio

El gigante farmacéutico Pfizer va a empezar a probar su vacuna contra el coronavirus en niños de tan solo 12 años, un paso vital en la investigación contra el COVID-19

Te recomendamos

Y además