Pasar al contenido principal

"Vengo a trabajar con precaución, pero no con miedo", dice un quiosquero del centro de Madrid, cuyas ventas repuntan porque los clientes se llevan los periódicos de dos en dos

Dueños del kiosko Triviño Blázquez
Los dueños del kiosko Triviño Blázquez, situado en la glorieta de Cuatro Caminos (Madrid). Yovanna Blanco
  • Business Insider España quiere presentarte a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención y que, quienes tienen que quedarse en casa para frenar la expansión del brote de coronavirus, tengan cubiertas sus necesidades básicas.
  • Médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos, camioneros, cajeros de supermercados, reponedores, quiosqueros, conductores de autobús... La lista es larga y su labor merece un reconocimiento de toda la sociedad.
    Acudiendo a su trabajando y desempeñando sus funciones con normalidad permiten que nuestro sistema funcione en este escenario inédito en España. A cambio, sólo piden una cosa: que te quedes en casa, que salgas a la calle únicamente lo imprescindible. Es la manera de conseguir frenar el COVID-19.
  • Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Alfonso Triviño Blázquez no es quiosquero por vocación, sino por necesidad.

En 2015, montó el negocio tras quedarse sin trabajo. Fue una de las víctimas de la crisis económica y del latigazo que esta supuso para el sector de la construcción. Así fue como Alfonso, encargado de obra civil con Sacyr, cambió los cascos por los periódicos y las revistas.

Su negocio, situado en la glorieta de Cuatro Caminos (Madrid), abre con las primeras luces de la mañana. A las 6.30 ya está en marcha y suele cerrar a media tarde. Estos días, como las clases se han suspendido en los colegios de la zona por la crisis del coronavirus, cierra sobre las 15.00.

Octava generación de madrileños —uno de sus antepasados perdió la Posada del Peine, considerado el primer hotel de la ciudad, en una partida de cartas—, sigue al pie del cañón. “Vengo con precaución, pero no con miedo. Si vienes a trabajar con miedo, mejor no vengas”, dice el quiosquero, que ha ampliado el espacio que le separa de la estructura sobre la que descansan periódicos y revistas como medida de prevención.

“Sabíamos que íbamos a seguir abiertos porque el quiosco es un punto de información, pero es una situación rara. Bares y teatros están cerrados, pero la gente sigue viniendo a por el periódico”, explica.

No sólo siguen yendo. Van más y compran más. En estos días, un par de periódicos cada uno, lo que está animando las ventas del quiosco. Negocio al margen, Triviño tiene claro su diagnóstico: “El coronavirus va a llegar a todos los sitios”.

Leer más: Una enfermera de uno de los hospitales madrileños más afectados por el coronavirus explica que ir a trabajar es como ir a la guerra: "Tengo miedo de contagiar a mi bebé de 6 meses"

Por eso, tiene una petición: “La gente tiene que respetar lo que nos dicen. No salir de casa si no es necesario”. Y lo dice porque, precisamente, el COVID-19 ha confirmado lo que ya sabía: “Somos unos irresponsables y lo mismo sucedía en mi etapa anterior, cuando tenías que insistir para que se cumplieran las medidas de seguridad. No estamos concienciados; nos falta cultura y eso no es cuestión de carreras universitarias”.

Triviño nos pide ese favor a sus vecinos del barrio, porque desde su negocio ve personas que pasean sin necesidad. Y, a las autoridades, también les lanza un mensaje: “Este sector está en un momento flojo; necesitamos apoyo y ventajas de las instituciones, como ya se hace en otros países, no es una cuestión de dejar de pagar”. ¿Por ejemplo? “Que nos dejen trabajar libremente y ofrecer publicidad genérica, no sólo vinculada al sector de la cultura, en los quioscos”.

 

Este testimonio es parte de una serie especial de Business Insider España que trata de poner cara a las personas que, con su esfuerzo, están haciendo posible que los enfermos reciban atención o cubriendo las necesidades básicas de la población con su trabajo. Son médicos, enfermeros, auxiliares y administrativos pero también camioneros, cajeros de supermercados, reponedores o conductores de autobús. A cambio de su trabajo solo piden una cosa: que te quedes en casa y salgas a la calle solo lo imprescindible para frenar los contagios.

Si eres uno de ellos, nos encantará ponerte voz y contar tu historia. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del correo electrónico o mediante mensajes privados en nuestras redes sociales vía Twitter, Facebook, o Instagram. Si conoces a alguien en esta situación, compártelo. No dejemos pasar ni un día más para reconocer a todos los que están ayudando a los demás en esta histórica emergencia sanitaria.

Más héroes anónimos en Business Insider España:

Y además