La crisis energética en Europa se está poniendo muy “fea”, advierten desde Bank of America

Vladímir Putin, presidente de Rusia.
Vladímir Putin, presidente de Rusia.

Reuters

La crisis energética europea, provocada por la escasez de gas natural, va de mal en peor, según Bank of America. En una nota publicada por la entidad este lunes, reafirman lo que ya todos los países están empezando a asumir: que la especulación de Rusia con el gas supondrá un problema con las reservas en invierno. 

"La situación del gas en Europa está pasando de un escenario 'malo' a un escenario 'feo' en el último mes", apuntaron desde el banco. 

Rusia es el mayor proveedor individual de energía de Europa y representa el 40% del consumo de gas natural de la región.

Gas natural licuado: la solución de Europa para reducir la dependencia de Rusia y en la que España juega un papel clave

Desde que invadió Ucrania está ‘jugando’ con el gas. En julio, el gigante energético estatal ruso, Gazprom, redujo los flujos a solo un 20% a lo largo del oleoducto Nord Stream (que une Rusia y Alemania) una semana después de que cortara los flujos por completo durante un período de mantenimiento de 10 días.

Posteriormente, llevó a países como Alemania y Francia a encontrar formas de planificar el racionamiento de los suministros de gas para acumular inventario antes de los meses más fríos. Algunas ciudades de Alemania, por ejemplo, han estado apagando los focos de los monumentos y edificios históricos para ahorrar energía.

Los precios del gas suben paralelamente al pesimismo

"Con los flujos del gasoducto Nord Stream 1 al 20% de su capacidad, las acumulaciones de almacenamiento en invierno podrían ser insuficientes y la UE ahora está planeando un racionamiento generalizado de la demanda. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?", se preguntan en Bank of America. 

Las tensiones entre Rusia y Europa han afectado al mercado energético en general, con precios de futuros de gas natural cerca de la marca de 200 euros por megavatio-hora (205,47 dólares al cambio actual), no muy lejos de los 300 euros que alcanzó en marzo de 2022. 

Un cierre total del gas ruso dejaría a Europa con graves problemas de suministro de energía: así afectaría a cada país, según el FMI

"A medida que crece el pesimismo sobre los suministros rusos, los precios al contado y a plazo del gas natural europeo se están estabilizando en un rango más alto", informan.

Sin embargo, agregan, "el apalancamiento de gas de Rusia está disminuyendo, por lo que el país puede decidir usarlo antes de que lo pierda. Los riesgos clave para TTF incluyen el clima, un alto el fuego y una reducción de los subsidios a los consumidores".

Como parte de la crisis energética, los futuros de gas natural TTF holandés, el punto de referencia regional, han subido casi un 200% en lo que va del año, en comparación con la duplicación de los precios en el Reino Unido y EE. UU. en el mismo período.

Otros artículos interesantes:

Rusia ha ralentizado los flujos de gas hacia Europa hasta el límite y la crisis energética podría prolongarse hasta 2025, según Goldman Sachs

¿Cómo la guerra entre Rusia y Ucrania ha provocado una crisis alimentaria a nivel mundial?

El gas ruso y la crisis energética, claves para el futuro del euro y la economía continental

Te recomendamos