Pasar al contenido principal

La tasa Google podrá estar lista antes de que se aprueben los nuevos presupuestos, pero no se liquidará hasta finales de año

Pedro Sánchez y Tim Cook, en el Foro de Davos 2020
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla en Davos con Tim Cook, CEO de Apple. Moncloa / Fernando Calvo
  • La cadena Ser ha adelantado este lunes que el Consejo de Ministros aprobará de nuevo esta semana las conocidas como tasa Google y tasa Tobin.
  • Fuentes de Hacienda han confirmado a Business Insider que solo hace falta enviar ambos proyectos a las Cortes para su tramitación parlamentaria.
  • Es algo que ya se hizo en enero de 2019, pero el adelanto electoral provocó que al final las dos normas acabasen en un cajón.
  • Todo dependerá de la tramitación parlamentaria, que podría extenderse varios meses y terminar en mayo o en junio.
  • A pesar de ello, la vicepresidenta Nadia Calviño ha defendido que este impuesto no se liquidará hasta finales de año tras negociaciones con EEUU.
  • La norma pretende gravar con un 3% los ingresos que generen por publicidad o intermediación en línea, o venta de datos usuarios.
  • Las afectadas serán grandes tecnológicas con una facturación mundial de 750 millones de euros y que generen 3 millones en España.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La revalorización de las pensiones y la subida de la nómina de los funcionarios han disparado el gasto público en cerca de 5.000 millones de euros. Esta es la razón por la que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se afana en sacar lo antes posible unos nuevos Presupuestos Generales del Estado.

Leer más: Los plazos con los que cuenta el Gobierno para aprobar los nuevos presupuestos antes de que acabe el verano, como quiere Sánchez

Mientras llegan o no, lo que sí parece segura es una cosa: el Consejo de Ministros aprobará este martes rescatar y enviar al Congreso la tasa Google y la tasa Tobin. Los dos anteproyectos de ley ya fueron aprobados, pero su tramitación parlamentaria acabó en un cajón por la convocatoria de elecciones en abril de 2019.

Aunque podría entrar en vigor a mediados de año si disfruta de una tramitación parlamentaria rápida, la ministra Nadia Calviño ha defendido en Bruselas, antes de entrar en el Eurogrupo, que su liquidación no se efectuará hasta finales de año. Lo ha anunciado tras haberlo negociado con EEUU, recoge Europa Press.

No es necesario aprobar de nuevo el anteproyecto, basta con remitirlo a las Cortes

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, popularmente conocido como tasa Google, buscará aplicar un gravamen al 3% de los ingresos generados por servicios de publicidad o intermediación en línea, o venta de datos recopilados de usuarios.

Es de prever que la norma no haya variado un ápice con respecto a la que se conoció en octubre de 2018. Ha sido la cadena Ser la que ha adelantado que estos dos impuestos volverán a tratarse en el Consejo de Ministros.

Fuentes de Hacienda han confirmado a Business Insider España que lo que se aprobará es que se envíen a las Cortes, ya que el anteproyecto ya estaba redactado. La última vez que se aprobó, el adelanto electoral provocó que no se tramitara ante la parálisis institucional.

Cuánto se tardará en tramitar en las Cortes

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso.
REUTERS/Juan Medina

Una vez comience su tramitación parlamentaria, la Mesa del Congreso llevará el texto al pleno, que votará las enmiendas a la totalidad —si es que los grupos de la oposición han presentado alguna en 15 días—. Después, se derivará el proyecto de ley a la Comisión de Hacienda, competente del asunto.

Aquí la Comisión tendrá un plazo de dos meses para tramitar el proyecto, pero este lapso de tiempo puede ser prorrogado indefinidamente por la Mesa de la Cámara. Una vez pase al Senado, la Cámara Alta sí tiene un plazo fijo fijado constitucionalmente: puede tardar hasta dos meses.

Eso sí, el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos cuenta con la posibilidad de declarar su tramitación por la vía de urgencia a fin de reducir los plazos y que se tramite en dos o tres meses a lo sumo.

Se prevé que será un debate bronco: una de las entidades de la patronal ya advirtió en diciembre que la tasa Google deslocalizaría empresas.

Llegarían antes de los nuevos PGE, pero no se liquidará hasta finales de año

El nuevo impuesto afectaría a empresas que facturen más de 750 millones de euros a nivel global y generen en España ingresos superiores a los 3 millones. El Gobierno calcula que percibiría unos 1.200 millones al año, útiles para balancear las cuentas ante el crecimiento del gasto.

Sin embargo, todavía es una incógnita cuándo entrará en vigor la norma: de ello depende lo que estipule la propia ley una vez se publique en el BOE, cuando ya haya sido aprobada en la Cámara.

Leer más: 3 elementos de la tasa Google francesa que podrían desembocar en un acuerdo internacional para que la economía digital pague impuestos

Lo que está claro es que no entrará en vigor antes de mediados de año, por lo que las perspectivas de ingresos del Ejecutivo se verían rebajadas al menos a la mitad: 600 millones de euros.

De hecho, la propia ministra de Hacienda ha confirmado en otras ocasiones que la norma no tendrá efecto retroactivo.

En esta tesitura, la vicepresidenta Calviño ha insistido este lunes en que aunque la nueva tasa entre en vigor a mediados de año, esta no se liquidará hasta finales de 2020, en búsqueda de que un mandato superior de la OCDE llegue a lo largo del curso.

No tienen las mismas perspectivas la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), la consultora PwC o la patronal CEOE.

La primera zanjó en un informe que la tasa supondrá un impacto negativo en el bienestar de los consumidores de entre 515 y 665 millones de euros, mientras que la Fedea rechazó que esta se aplicase de forma unilateral, como avanzó Europa Press. La propia patronal también incidió en que la tasa Google deslocalizaría empresas.

A la segunda irá la vencida: el Gobierno ya aprobó el trámite de la tasa

Sundar Pichai, CEO de Google
Sundar Pichai, CEO de Google. REUTERS/Yves Herman

Junto con la tasa Google también correrá la misma suerte la tasa Tobin, que pretende gravar con un 0,2% las opciones de compraventa de acciones entre firmas españolas con una capitalización bursátil de más de 1.000 millones. El Ejecutivo prevé ingresos de 850 millones anuales, que sumado a la tasa Google, supone 2.000 millones más para las arcas públicas.

Este Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales se presentó por primera vez en octubre de 2018, tras un Consejo de Ministros. 3 meses después, en enero de 2019, el Gabinete de Sánchez aprobó remitir ambos tipos al Congreso.

La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, advertía a finales de enero que el Ejecutivo no descartaba aplicar la tasa Google, pero que esperaría a que la OCDE definiese su propuesta.

Leer más: Francia y Estados Unidos llegan a un acuerdo sobre la tasa Google francesa: esto es lo que debes saber

Esto contrasta con el impulso que el Gobierno le da ahora a la medida y a las medidas fiscales. Varios medios como El Periódico han abundado en que este 'impulso' llega después de que la administración estadounidense de Donald Trump haya forzado al mandatario francés Emmanuel Macron a suspender temporalmente su propia tasa Google.

El proyecto de ley español asume la tesis de la vicepresidenta económica Nadia Calviño, con la necesidad de encontrar una solución "a nivel mundial, en el seno de la OCDE". Pero según recogía El Periódico, para la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advertía que es "inadmisible" que las presiones de Trump interfieran "en la soberanía fiscal" de España.

Y además